jueves, 1 de diciembre de 2016

El trono maldito - José Luis Corral y Antonio Piñero

Publicado por Bejarana 76 en 11:30
Tras terminarme de leer este libro me he puesto enseguida a escribir y hablaros sobre él, ya que es ideal para las personas que como a mí les gusta y disfrutan de la novela histórica.
Cuando le vi fue amor a primera vista, ya que el título me atrajo mucho, también la portada aunque es muy sencilla y no tiene mucho, y lo que me convenció a la hora de comprármelo fue su argumento, así que no me lo pensé dos veces y me lo llevé para casa. Así que sin más, os voy a hablar de él.

Ficha

Título: El trono maldito.
Autores: José Luis Corral y Antonio Piñero.
Páginas: 576.
Género: Novela histórica.
Editorial: Booket.
Idioma: español.
Precio: Tapa blanda – 10,40€
             Tapa dura – 20,81€
             Versión Kindle – 9,49€
ISBN: 978-8408150145.

Los autores

José Luis Corral. Nació en Daroca en el año 1957, no solamente es escritor sino que también es arqueólogo y catedrático de Historia Medieval.
Es profesor y es invitado en medio centenar de universidades no solamente españolas, sino que también extranjeras.
Está considerado el maestro de la novela histórica española contemporánea, además de novelas históricas, también ha publicado varias novelas de intriga.

Antonio Piñero. Nació en Chipiona en el año 1941, es catedrático emérito de Filología Griega, está especializado en literatura e historia del cristianismo primitivo.
Es autor de cerca de treinta libros sobre el Nuevo Testamento y el Cristianismo primitivo.
También es autor de un centenar de artículos científicos en revistas nacionales e internacionales y de la novela histórica Herodes el Grande.

Argumento

Corre el año 4 a.C. Herodes I el Grande muere y el trono de Israel queda vacante, en su testamento deja que sea su hijo Arquelao el que ocupe su lugar, pero tiene que tener la ratificación del césar Augusto, en aquel momento el emperador de Roma y gran amigo suyo. A partir de aquí en adelante, dos hijos de Herodes, Arquelao y Antipas, se disputarán el trono agriamente, en medio de esa pelea se encuentra Salomé, la tía de ellos y hermana de Herodes, la que urdirá varios planes y manejará la situación para su beneficio.
En el transcurso de esa lucha por el poder, se desencadena una truculenta historia de pasiones, perfidia, violencia y traición para ganarse al emperador Augusto, qué es el que tiene la última palabra.
En la mitad de todo esto, entra en escena Jesús de Nazaret, al que todos sus seguidores reconocen como el mesías, con sus predicaciones y sus sermones sobre el reino de Dios, revoluciona al pueblo judío, en ellos cuestiona los planes del emperador de Roma y de la casta sacerdotal judía.
Acabar con ese predicador y rebelde se convierte en el objetivo de los sacerdotes judíos y de los romanos.

Personajes

Son muchos los personajes que salen en la novela, las novelas históricas suelen ser así, los personajes son muchos, por eso tan solamente os voy a hablar de algunos pocos, no quiero extenderme demasiado en la reseña.

Salomé. Hermana de Herodes I el Grande, a pesar de su edad era una mujer que conservaba un buen cuerpo y era deseada por muchos hombres, uno de ellos su sobrino Antipas.
Era una mujer muy ambiciosa y el hecho de que su hermano le hubiera dejado el trono a Arquelao no la gustó mucho, para ella hubiera sido ideal Antipas.
Era muy amiga de Livia, la mujer de Augusto, desde siempre habían tenido una buena amistad, Livia la quería mucho y ella lo mismo.
Lo ideal hubiera sido que ella hubiera ocupado el lugar de su hermano, que el trono hubiera sido para ella, pero en aquella época una mujer no podía ser reina, ni podían ocupar cargos de hombres.
Su hermano cuando muere la deja una cuantiosa cantidad de dinero y el gobierno de la región de Gaza, en la zona costera mediterránea del sur de Israel, pero ella ambicionaba a más, no era de las que se conformaba con cualquier cosa.

Arquelao. Hijo de Herodes, era hijo de Maltace, su sexta esposa, y hermano de Antipas.
Era un chico que tenía la simpatía de los comandantes del Ejército, consideraban que tenía la misma fuerza y energía que su padre.
No era uno de los príncipes más conocidos entre el pueblo judío pero no le importaba lo que la gente pensara ya que iban a tener que obedecer al sucesor designado por Herodes.
Tan solamente tenía 20 años, un chico muy apuesto, un amante de las fiestas regadas por el buen vino, donde no faltaban las bailarinas con las que tendrían sexo, era un hombre muy lujurioso.
En su adolescencia había sufrido una y otra vez el desprecio de sus hermanos, los hijos de las otras esposas de su padre, porque su madre era una samaritana, una mujer de la estirpe enemiga de los judíos.

Antipas. Hijo de Herodes y hermano de Arquelao. A su muerte es nombrado procurador y tetrarca de Galilea y Perea.
Era más pequeño que Arquelao, pero tenía la esperanza de que el elegido iba a ser él como sucesor, al escuchar el testamento tuvo que fingir en ese momento y mostrar su rostro más amable cuando miraba a su hermano e inclinar ante él la cabeza acatando la voluntad de su padre, pero en el fondo consideraba que él debería ser el nuevo rey de Israel, y para su tía Salomé también era el ideal ya que a él le hubiera podido manejar a su antojo, como una marioneta y de alguna manera poder mandar ella desde la sombra.
De hecho, muchos pensaban que él sería un rey más tolerante y permisivo que su hermano Arquelao.

Filipo. Otro hijo de Herodes, era el segundo heredero, hijo de su esposa Cleopatra, nacida en Jerusalén. A la muerte de su padre le deja como herencia las regiones de la Gaulanítide, Batanea y Tranconítide, con el título de etnarca.
No era un chico ambicioso, era un chico bueno, a comparación de sus otros hermanos.
Arquelao se llevaba muy bien con él, y sabía que podía contar con su apoyo a la hora de que le concedieran el trono del que según él era merecedor.

Octavio Augusto. En ese momento el emperador de Roma, al que llamaban el amo del mundo, dominaba muy bien su cargo, pero siempre tenía a su lado a su mujer Livia, y en sus decisiones tenía mucho que ver ella, siempre la consultaba cuando tenía alguna duda.
Era muy amigo de Herodes, incluso en su testamento le deja mil talentos de su tesoro, y quinientos a Livia, por su amistad al pueblo Romano, con el que deseaba la paz eterna.

Livia. Como ya os he comentado, era la mujer de Octavio Augusto, y la gran amiga de Salomé.
Siempre estaba al lado de su marido, para él contaba mucho su opinión, y de hecho muchas veces la acataba aunque era él le emperador.
Eran dos personas que a pesar de todos su años juntos que amaban como el primer día.

Herodías. Hija de Aristóbulo uno de los hijos de Herodes el Grande, al que mandó ejecutar junto a otro de sus hijos, por lo que esta mujer era nieta de Herodes.
Era también sobrina y cuñada de Antipas, ya que se casó con un hermano suyo, y tío de Herodías, era ambiciosa, y por el poder era capaz de casarse con un tío, sobrino e incluso se hubiera casado con su propio abuelo.

Hipódamo. Hijo de Eurimedonte; el jefe de la Policía de Judea y de Galilea.
Cómo su padre ya contaba con mucha edad, fue contratado por Arquelao, para hacer el mismo trabajo que su padre, era un hombre fiel y nunca falló a Arquelao y luego a Antipas, que también después le contrató.
Era de origen griego, por eso no entendía las tradiciones ni religión de los judíos, pero se enamoró perdidamente de una chica judía con la que se casó sin el consentimiento del padre de ésta.

Ruth. Hija del sacerdote Jeconías y esposa de Hipódamo. Una chica buena y de origen judío, algo por lo que su padre se oponía a la relación y casamiento con Hipódamo, por lo que tomó la opción que nunca la hubiera gustado tomar, pero su amor era más fuerte que todo, y lo único que deseaba era estar al lado del hombre al que amaba.

Hasta aquí os pongo algunos de sus personajes porque hay muchísimos más, como pueden ser: Poncio Pilato, Ptolomeo, Publio Quintillo Varo, Publio Sulpicio Quirino, Tiberio, y un largo etc., así que por eso lo dejo aquí porque esto se extendería mucho.

Opinión personal

Tras léemelo tengo que decir que ha sido una novela que me ha encantado, no es fácil de leer y es muy dura en muchas de las ocasiones, porque hay muchas de las escenas donde la sangre de cientos de judíos corren por las calles como ríos, y las pareces de las casas se impregnan de ellas, y si a eso le añadimos cuando directamente cortaban la cabeza a alguno de ellos, es todo un horror, porque a partir de la muerte de Herodes se alzaron varios focos de rebelión dentro y fuera de Judea y por todo Israel.
Son unas descripciones demasiado explícitas, con las cuales en algunas de las ocasiones tuve que dejar de leer porque se me ponía muy mal cuerpo.

Herodes fue un hombre que dirigió todo su reino con mano firme y a la vez con destreza y habilidad, era odiado por todos los judíos, por eso, a su muerte no querían que sus hijos subieran al trono, porque serían igual que su padre, preferían estar en manos de los romanos que en la de los hijos de Herodes.
Murió a los 70 años consumido entre grandes calenturas y con el cuerpo lacerado por la comezón, el cuello rígido por los punzantes dolores que tenía, además de tener los pies hinchados y llenos de pústulas supurantes, el vientre hinchado, y el pene y los testículos podridos y recomidos por los gusanos. No se puede decir que tuviera una muerte buena y digna, parece ser que en su agonía pagó todo el daño que hizo en vida.
Pero aun así, en su lecho de muerte tuvo la fuerza suficiente para mandar ejecutar a sus hijos, Alejandro, Aristóbulo y Antípatro, y también a su segunda esposa Mariamme, a la mujer que más amó, pero ella le odiaba, aparte de ella, tuvo a otras 9 mujeres más, y centenares de amantes, por lo que podía tener hijos ilegítimos por todos los lados.
Durante 37 años fue el monarca de Judea, un trono que duró muchísimo años.

El libro se divide en dos partes y en 35 capítulos bastante extensos algunos de ellos.
En la primera parte transcurre todo lo de la muerte de Herodes y todo lo que conlleva su testamento, y en la segunda parte es cuando entra en escena Juan Bautista y Jesús de Nazaret, del cual incluso se pensaba que podía ser un hijo ilegítimo de Herodes por las cosas que de él y de su madre María se escuchaba y se decía.

Conclusión final


Para terminar con la reseña, solamente me queda deciros que es una novela que me ha gustado mucho, en ella nos podemos encontrar no solamente sangre derramada, sino también amor, pasión e intriga, es verdaderamente un libro que merece mucho la pena y que esta vez mi intuición me ha llevado a una buena novela histórica, no puedo deciros nada negativo sobre ella porque para mí no lo tiene, solamente esas escenas violentas y llenas de sangre de la cual os he hablado antes, pero los autores están muy bien informados y eso se nota, además de estar muy bien escrita.

1 comentarios:

Margari on 1 de diciembre de 2016, 23:46 dijo...

Pues tiene muy buena pinta. Y es un género que me gusta leer, así que me lo llevo bien apuntado.
Besotes!!!

Publicar un comentario en la entrada

 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare