sábado, 29 de octubre de 2016

La abadesa. María, la Excelenta - Toti Martínez de Lezea

Publicado por Bejarana 76 en 19:11
Hace tiempo que tenía muchas ganas de leerme este libro, ya que su autora, me encanta como escribe y los libros que he leído de ella ninguno hasta el momento me ha decepcionado, por eso, la semana pasada indagando por Amazon lo vi y no me pude resistir a comprármelo, así que el mismo día que me llegó me puse a leérmelo, ya echaba de menos la novela histórica que es el género que va conmigo y el que más me gusta, lo que pasa que tengo temporadas en las que descanso para dar paso a otros géneros, y así no saturarme solamente de uno, por lo que por eso voy descansando, luego lo cojo con más ganas todavía, que es lo que me ha pasado con esta novela, que en tres días me la he leído, se nota cuando gusta un género y un libro, además la época es la que más me gusta, así que ha sido una lectura con la que he disfrutado mucho.

Ficha

Autor: Toti Martínez de Lezea.
Título: La abadesa. María, la Excelenta.
Páginas: 253.
Editora: Embolsillo.
Encuadernación: Tapa blanda.
Precio: 8.55€
Versión Kindle: 7.59
Idioma: Español.
ISBN: 978- 8415140481

Toti Martínez de Lezea

Nació en Vitoria en 1949, empezó a escribir gracias al impulso por la fascinación que tenía por el Diccionario Mitológico de José Miguel de Barandiarán , eso la llevó a reescribir las leyendas vascas que a ella más le gustaban, sin embargo, las obras de Víctor Hugo y Alejandro Dumas fueron las que la introdujeron en la novela de género histórico.
Hizo sus estudios en Francia, Alemania y Gran Bretaña, donde se formó para dedicarse a la traducción técnica, disciplina a la que se dedicó muchos años.
Junto a su marido creó varios grupos de teatro, y luego más tarde,  empezó a trabajar en la cadena vasca ETB.
Escribió esta novela, que fue su primera, por una apuesta que hizo con un amigo, y gracias a esta novela descubrió el placer de escribir novelas, una actividad que desde entonces no ha abandonado.
No solamente escribe, sino que también da charlas y colabora en varios medios de comunicación.
Tiene muchas novelas en el mercado y poco a poco me las voy leyendo, todavía me quedan bastantes por leerme de ella y que espero hacerlo pronto.

Argumento

María Esperanza, abadesa del monasterio de Nuestra Señora de Gracia de Madrigal, situado en Ávila, nunca pensó que su vida iba a dar un giro al recibir un breve del Papa Julio II, donde se la reconoce como hija ilegítima del rey Fernando el Católico.
A partir de ahí María Esperanza no puede dejar de pensar en quien fue su madre y emprende un camino para encontrarla, se convierte en un objetivo para ella, tenía vagos recuerdos de su madre antes de los siete años, desde entonces no sabía nada de ella ni tampoco recordaba sus orígenes.
Guiada por su intuición y por los recuerdos que le despierta una nana que escucha a una de sus novicias, llega a Bilbao pero durante el viaje va conociendo a varios de sus familiares, como a su hermanastra María, ilegítima también como ella, y a la reina Juana la Loca, que se haya prisionera entre las paredes del monasterio de Tordesillas, y así hasta llegar a su tierra de origen.

¿Encontrará María Esperanza a su madre? ¿Qué será de ella en el momento que llega a Bilbao?

Personajes

Durante la novela nos vamos a encontrar con muchos personajes, no los voy a poner todos porque es imposible y sería una reseña larga, por eso os voy a poner algunos de ellos nada más, no quiero extenderme mucho con este apartado ni con la reseña, aunque luego termine haciéndolo, como siempre me pasa, sobre todo cuando me siento a gusto hablando de un libro, como es este el caso.

María Esperanza. También llamada María “La Mayor”, ya que en el monasterio había otra chica que se llamaba de la misma manera, por lo cual la otra era María “La Menor”.
Llevaba 25 años en el convento, muy pocas monjas sabían su fecha de nacimiento, pero ella sí, gracias a una medalla que llevaba colgada en el cuello de una virgen desconocida, con la fecha de nacimiento y con su nombre.
Tenía 33 años, en la vida fuera del convento, sería ya una mujer madura, pero en la vida religiosa era todavía joven porque la mayoría de las monjas llegaban a edades muy avanzadas gracias a una vida sedentaria y sin sobresaltos, llegaban al refugio del convento donde siempre tendrían un cuenco de sopa que llevarse a la boca.
Llevaba como abadesa cinco años, todo un honor para ser tan joven. Por mucho que hacía memoria y quería recordar, no sabía de dónde provenía, cuáles eran sus raíces y quienes serían sus padres, ya que al convento siempre llegaban chicas y mujeres con un alto rango, ya que muchas de ellas provenían de familias que pertenecían a la alta sociedad.
Era una mujer que tenía que luchar continuamente consigo misma para poder evitar ese genio que tenía, pero con el tiempo lo había aprendido a disimular, muchas veces se guardaba su opinión y otras tantas callaba lo que realmente pensaba.
Para ella el ser monja era algo que se le había impuesto al igual que la disciplina, los rezos y la obediencia, si hubiera podido elegir nunca hubiera sido religiosa, pero no podía hacer otra cosa ya que no tenía familia y no tenía ningún lugar a donde ir.
Conoció a la reina Isabel la Católica, la vio dos veces en su vida, pero su experiencia con ella no fue buena, la reina siempre la rechazaba y la miraba mal, algo que ella no llegaba a comprender, y que con el tiempo lo entendió, no dejaba de ser una hija ilegítima de su marido Fernando el Católico.

María Esperanza “La Menor”. Al igual que la abadesa, esta religiosa se llamaba de la misma manera, pero al ser tres años menor que ella decidieron que sería María “La Menor”.
Entró también al monasterio con la edad de seis o siete años, las dos habían crecido y tomados los hábitos juntas, ambas tenían un cierto parecido físico, algo que las hacía reír de vez en cuando.
Era una mujer muy dulce y estaba muy bien dotada para llevar las cuentas del monasterio, su carácter era todo lo contario al de la abadesa, pero se complementaban muy bien y se llevaban de maravilla.

La hermana Joaquina. Era la hermana portera del convento, era una mujer joven y demasiado gruesa, por eso se enrojecía con facilidad al menor esfuerzo.
Siempre iba corriendo por los pasillos como alma en pena, al principio cuando llegó, las demás monjas se asustaban al verla correr, pensando siempre que algo grave ocurría, aunque pronto se acostumbraron y sus carreras pasaron a ser motivo de risas y comentarios.
Es un personaje con el que me he reído algunas veces, era muy graciosa en algunas ocasiones, sobre todo por su forma de gruñir, le molestaba todo.

Inés. Era una novicia a la que la abadesa la cogió mucho cariño, quiso que fuera ella y Joaquina quienes la acompañaran en su viaje a Bilbao, ya que ella procedía de allí y la sería de gran ayuda.
Se encontraba en el convento porque escapaba de su tío Tristán Díaz de Leguizamón, porque sus padres murieron y este hombre quería que se casara con su hijo para poderse quedar con todas sus tierras, la hacían casar con su primo, a un primo que no quería y repudiaba, por eso entró al convento, huyendo de todos ellos, aunque su vocación no era la religión.
Su padre era Martín de Múgica, había sido un naviero y comerciante principal que amasó una gran fortuna, que pasó a manos de Inés cuando sus padres murieron.
Inés era como la hija que María Esperanza no tuvo nunca y que la hubiera gustado tener, y así la trataba.
Era una chica alegre y nada que ver con las novicias que querían tomar los hábitos, a ella se la notaba que estaba allí porque no quería casarse con su primo, pero nada más, ni ella misma tenía claro de que algún día iba a tomar los hábitos.

Tristán Díaz de Leguizamón. Era un hombre todopoderoso, Pariente Mayor del linaje al que pertenecían los Larrea, su palabra era la ley y la mayoría de sus parciales la acataban sin cuestionarla porque estaban en juego otros intereses mucho más importantes que el simple honor o la defensa del buen nombre.
Era un hombre ambicioso, cuanto más tenía más quería, todo era para él, llegó a ser el paje del rey Fernando el Católico.
Es un personaje que causa rechazo y otros sentimientos por su forma de ser, son de esos personajes con los que nunca se tiene y nunca se tendrá empatía por muchas veces nos leamos el libro.

Doña Elvira. Fue la primera persona que la trató con cariño cuando María Esperanza llegó a Madrigal, la consoló, secó sus lágrimas y estuvo a su lado en todo momento.
En aquellos tiempos no era la Reverenda Madre, era doña Elvira, la abadesa.
Entre María Esperanza y ella había un lazo de unión muy fuerte y muy especial, y ellas dos lo sabían, para doña Elvira, ella fue su discípula predilecta desde el momento en que sus caminos se cruzaron y se vieron por primera vez, la enseñó a leer y a escribir, también la ayudó con el latín.
Era una mujer buena, nunca había pensado hacerse monja, antes de ello estaba prometida con un chico que conocía desde su niñez, le amaba tanto que cuando se enteró de que había muerto cuando se fue a luchar fuera, decidió que no quería ningún pretendiente más y se metió en el convento.

Opinión personal

Cómo os comentaba al principio, he vuelto con la novela histórica y tengo que decir que he disfrutado de ella, aunque a veces lo he pasado mal y otras tantas, las lágrimas querían salir de los ojos, y de hecho en alguna ocasión se han escapado, pero era normal que eso ocurriera.
En ella, y gracias a la protagonista queda retratada la vida en España del siglo XVI, sus viajes nos enseña la realidad de ésta.
Era muy normal que el rey Fernando el Católico fuera dejando hijos ilegítimos allá donde iba, era un chico joven y era considerado el hombre más atractivo de los dos reinos, tanto el de Aragón como el de Castilla.
Era sabido el gusto que sentía por todas las mujeres de cualquier condición, es algo que le daba totalmente igual con tal de satisfacer sus gustos y sus deseos, tenía fama de ser un amante fogoso e incansable, era una fama que adquirió desde muy joven, sus aventuras llenaban las conversaciones de comadres y vecinos, ya que su éxito con las mujeres era considerado como  una muestra de su extraordinaria virilidad, con lo que levantaba envidia y admiración tanto entre los hombres como entre las mujeres.

Al principio del libro viene un mapa, en el cual se encuentra los lugares por los que la protagonista, María Esperanza, pasa y viaja hasta encontrar sus orígenes, sale del monasterio en Madrigal, donde la internaron y donde pasa parte de su vida, después pasa por Tordesillas, Medina del Campo, Valladolid, Burgos, Orduña, Bilbao y Vitoria.
La historia empieza en el verano de 1476 en Bilbao, para dar paso luego a varios años después, y la novela sigue con el Epílogo para terminar luego con la Cronología.
En la novela aparece también la medio hermana de María, Juana la Loca, una mujer encerrada y cautiva en un convento donde la lucidez es tan solamente a días y a ratos, está sumida en una locura profunda por un marido que la fue infiel y el cual no la quiso más que por su poder, una triste historia la de esta mujer.
En ella también nos encontraremos con el personaje de la reina Isabel la Católica, una mujer fuerte, y orgullosa, también muy celosa, algo muy normal sabiendo cómo era su marido, pero tenía una mano ejecutora que no la temblaba a la hora de deshacerse de los hijos ilegítimos y de sus respectivas madres, aunque algunos de los niños fueron criados en palacio como si fueran hijos suyos.

En cuanto al final, tengo que decir que me ha gustado, no me lo esperaba, no es un final premonitorio, sino todo lo contario, a mí me ha sorprendido por varias razones que no las puedo comentar, porque desvelaría mucho, y no es lo que quiero, ya que los lectores que se decidan a leerla que disfruten tanto como yo lo he hecho.
Hay momentos del libro que son bastantes desagradables, pero es normal de aquella época, es algo de lo que estamos acostumbrados los que somos asiduos a las novelas de este género y sobre todo de esta época, la cual me atrae más que ninguna.

Conclusión

Para quienes nos gusta la época medieval y las novelas históricas, esta es una de ellas que os va a gustar muchísimo, sí que es verdad que como a la mitad de la novela, se me hizo un poquito pesada, pero luego remontó perfectamente y volví a disfrutar como al principio, por lo que os la recomiendo totalmente.


1 comentarios:

Margari on 30 de octubre de 2016, 18:07 dijo...

Esta autora me gusta mucho y este libro aún no lo he leído. Pero caerá.
Besotes!!!

Publicar un comentario

 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare