lunes, 19 de septiembre de 2016

Los arcos del agua - Montse Barderi

Publicado por Bejarana 76 en 15:49
Tras un tiempo sin escribir desde la última reseña que hice para el blog, hoy os quiero hablar sobre un libro que me leí hace ya unos meses y el cual tenía muchas ganas de leerme, sobre todo me atrajo mucho el tema del cual se trataba, el acueducto de Segovia, una gran construcción que no deja indiferente a nadie, ni si quiera para los que lo vemos casi todos los días, y que todos los días hay muchísimos turistas que se echan fotos junto a este gran monumento, y no es para menos, es muy normal.

Ficha
================
Autora: Montse Barderi.
Título: Los arcos del agua.
Género: Novela histórica.
Nº de páginas: 336.
Encuadernación: Tapa blanda y tapa dura.
Precio: tapa blanda – 7,60€; tapa dura – 5,65€.
Versión Kindle: 9,49€
Editorial: Ediciones B.
ISBN: 978 – 8466653060.

Montse Barderi
================
Escritora de profesión, fue finalista del premio Ramón Llull de literatura en el año 2007 con su libro Perder para ganar, que fue también publicado en catalán.
Aparte de ser escritora es también licenciada en filosofía y ha cursado estudios superiores en periodismo y en estudios de género.
Trabaja como especialista en comunicación y es colaboradora en medios radiofónicos como tertuliana y también colabora en la prensa escrita escribiendo artículos de opinión y crítica cultural.
Es la patrona fundadora de la Fundación María – Mercè MarÇal, y esta novela de la cual os voy a hablar hoy es su primera novela histórica.

Argumento
=============
Tras la muerte inesperada de Arístides, Lucio recibe una carta del mismísimo emperador, en esa carta le insta a que viaje hasta Segovia para seguir con la gran construcción del acueducto que su maestro había dejado empezada.
A pesar de las miles de millas que hay desde donde vive Lucio hasta Segovia, deja todo para acudir a la llamada del emperador, pero no solamente para terminar la obra del acueducto, sino para descubrir quien ha terminado con la vida de Arístides.
Una vez instalado en Segovia se tendrá que enfrentar al poder político y económico, y también a los fanatismos y a la pobreza de los sometidos, intentará hacer justicia en un mundo lleno de contrastes y peligros, donde siempre está la mano del poderoso.

Personajes
=============
Arístides. Era un hombre ya mayor, y un hombre muy sabio en muchas de las materias, de él aprendió muchísimo Lucio, no solamente le consideraba su gran maestro, si no que le quería como a un padre, siempre pensó que Arístides iba a volver de Segovia en cuanto terminara el acueducto y que se irían a vivir juntos, algo que no se le pudo cumplir.
Arístides tenía la intuición de que iba a morir, que su vida iba a ser arrebatada en cualquier momento, por eso dejó escrito que quería que Lucio fuera el que terminara la obra empezada por él.

Lucio Antíoco Póstumo. Era un chico que con 29 años que tenía todavía no estaba casado, muchos hombres de su edad ya lo estaban, pero a él era algo que no le importaba, se encontraba muy bien así en su soltería.
De su padre obtuvo una gran fortuna la cual le libraba de hacer cualquier trabajo ingrato, y la arquitectura era una labor en ese momento propia de las clases sociales más bajas, pero su interés por la construcción era vivida en Roma como la última veleidad en un estudioso lleno de privilegios el cual juega a llevar a cabo actividades a las que seguro se iba a dedicar durante mucho tiempo.
Era un chico que dedicaba mucho tiempo a Arístides, su verdadero maestro y su mentor de juventud, él era la única persona en la que confiaba y de él aprendió muchas cosas, como quien era y quien quería ser.
Lucio sabía muy bien que Roma no estaba hecha para él, aunque ésta fuera la ciudad de la luz, de las oportunidades y de los sueños, pero todo esto se alejaba bastante de su destino, y cuando Arístides viaja a Hispania para construir el acueducto de Segovia, Lucio decidió que ya nada le ataba en Roma.
Era hijo de Andramitio, un hombre conocido por todos ya que llevó a cabo su carrera militar en Germania durante trece años donde también desempeñó algunos cargos oficiales al servicio del emperador, Lucio nunca le conoció porque murió antes de nacer él, por eso su segundo apellido era Póstumo, porque nació después de la muerte de su padre.
Aunque lo suyo no era el matrimonio, llegó un momento que en su casa de Tarquinía, villa donde vivía, se dio cuenta de que la soledad no era buena, pero no quería una mujer enseñada tan solamente para servir en la casa a su marido y para tener hijos, sino que él tenía muy claro que quería una mujer a su lado con conocimientos, con ganas de aprender día a día y que le gustara estudiar, un hombre muy distinto al de aquella época, pocos hombres querían a mujeres así, no soportaban que fueran mejores y supieran más que ellos.
La obsesión de Lucio cuando llegó a Segovia era la de hallar el asesino o asesinos de Arístides, él sabía que no había sido muerto por muerte natural como le quisieron hacer ver y convencer.

Leukón. Era el esclavo de Arístides, el cual dejó escrito en su testamento que le daría la libertad a cambio del juramento del chico de que iba a proteger la vida de Lucio de camino a Segovia, y así fue, Leukón fue como el ángel de la guarda de Lucio mientras que duró el viaje desde Roma hasta Segovia, pero no solamente eso, sino que se convirtió en la mano derecha de Lucio, confiaba en él muchísimo y Leukón le era fiel cien por cien, era un chico muy leal y hacían un buen equipo.

Zayin. Era el ayudante primero de Arístides y después de Lucio en Segovia, era el ingeniero hidráulico y su nombre era de origen hebreo.
Parecía un hombre en un principio muy eficiente y leal, pero Lucio desde un principio no le dio muchas confianzas porque no confiaba en él, nunca quiso que fuera él quien llevara las cuentas de las obras, aunque Zayin se empeñaba en llevarlas, desde luego, él no era el hombre de confianza de Lucio al igual que no lo fue en su momento de Arístides.

Publio. Era el gobernador y máximo cargo de la provincia, tenía el derecho de juzgar y de condenar a muerte, menos a los ciudadanos romanos, que ellos podían apelar al emperador y al Senado.
Tenía varias regiones de Hispania bajo su poder y dependía directamente de Roma.
No era un hombre muy mayor, tenía cerca de los cincuenta años.

Tito Fabio Tauro. Era el duunvivo del municipio Flavio de los segovianos, un hombre que hacía y deshacía más incluso que el propio emperador, era un hombre cruel y se tenía que hacer su voluntad, y si no, la muerte del que no hiciera caso era inminente.
No tenía piedad ni con mujeres ni con los niños, y Lucio tuvo la mala suerte de encontrarse con él, pero tenía que ser así, aunque fuera un hombre que no le inspirara confianza, pero tenía que lidiar con él por el bien de la construcción del acueducto, era él quien manejaba todos los hilos.
La muerte que les daba a los ciudadanos que no cumplían como ciudadanos o que él lo creía así por el simple hecho de juzgarlos por ser distintos era horrorosa, lo que hacía este señor era meter a la persona, ya fuera hombre o mujer, en un saco junto a una víbora, un perro y un mono, imaginaros qué muerte más horrorosa, porque todos los animales estaban hambrientos, se tiraban días sin darles de comer para que la furia entre ellos fuera mayor.
Como a muchos de los emperadores romanos, le gustaba llevar los dedos llenos de anillos, y buenas túnicas, además de montar en su casa orgías donde se comía y se bebía hasta el cansancio y que duraban varios días.

Atos. Este chico era uno de los esclavos de Tito Fabio, era tan cruel con él como con todos los que no le convenían, el pobre muchacho fue comprado por Lucio para librarle de aquella bestia sin corazón ni piedad, decidió que fuera su esclavo, pero Lucio no le trataba como tal, todo lo contrario, le trataba igual que a uno más, como trataba a todos, para él no había diferencia entre los esclavos y él.
A Atos le gustaba estudiar y aprender, por lo que Lucio no escatimó en su enseñanza y se convirtió en otro hombre de su confianza.

Amal. Este es uno de los personajes que a mí más me ha gustado junto a Lucio, Atos y Leukón. Esta chica era de origen egipcio, pero su piel era albina, cuando ella nació su madre murió en el parto, y en Egipto la llamaban la hija de la muerte, por sus rasgos albinos fue rechazada allí, por eso su padre salió con ella huyendo a Hispania por miedo de que les hicieran daño, pero no se preocupaba por la vida de su hija, sino más bien por la de él mismo, ya que no quería a su hija, también sentía rechazo por ella, primero por haber muerto su mujer en el parto, después por sus rasgos albinos, y muchas veces fueron las que se vio tentado de matarla con sus propias manos, por eso, decidió ofrecérsela a Lucio como esclava, éste aceptó y se la llevó encantado, y él se volvió a Egipto, el lugar de donde ya sin su hija se sentiría seguro y así morir tranquilo, sin que nadie le pudiera arrebatar la vida.
Amal era una chica a la que le gustaba aprender, la gustaba estudiar y no quería ser como las demás mujeres, no quería casarse para servir a un hombre y tener hijos tras hijos, ella aspiraba a más que todo eso.
Atos y ella eran muy amigos, de hecho ellos dos se apoyaban, estudiaban y aprendían el uno del otro.
Si en Egipto era perseguida, en cuanto llegó a Segovia lo fue igual, pero esta vez por la secta del Sol, la consideraban un diablo, y la tenían como una amenaza, querían terminar con su vida.
Amal es un personaje con una vida complicada, nació y creció sin una madre que la protegiera y la diera todo el calor que solamente una madre sabe dar, con un padre que la culpaba de la muerte de su mujer y el cual la hubiera quitado también la vida tan solamente por salvar la suya, y desde que nació, el acecho de la muerte siempre estaba presente, una vida horrorosa pero de la que ella en vez de asustarse hizo todo lo contrario, supo luchar y hacerse una mujer fuerte.

Haros. Era el líder de la secta del Sol, una secta en la que tenían como dios al Sol, en la secta no podían entrar mujeres porque para ellos la mujer era una amenaza, ya que la relacionaban con la Luna, y era todo lo contrario al dios que ellos adoraban y por el que sacrificaban a nonatos hijos de prostitutas las cuales eran violadas día tras día y que muchas de ellas abandonaban a sus hijos, o bien ellas morían.

Opinión personal
==================
Es una novela que me ha encantado, no puedo decir nada negativo de ella, está escrita muy bien y la historia engancha desde el principio hasta el final, es de las novelas que te atrapan y no te dejan hasta que no llegas a su final.
Es una novela que está ambientada en la Hispania del siglo I, donde en ese momento la cerámica era importante en Segovia, era algo muy valorado, y con la llegada del agua se garantizaba una mejor calidad de la arcilla con lo que sería posible una producción intensa que enviarían a Roma, con lo que el acueducto era importante para que Segovia prosperara, y sobre todo para impulsar la producción, y no solamente eso, sino que la zona también era rica en lanas y se necesitaban grandes cantidades de agua para los lavaderos y los curtidores para poderles sacar partido.
Segovia también era un lugar perfecto para la explotación de cereales, en especial del trigo y la cebada, y además de los beneficios que provenían de la agricultura, era una constante riqueza como territorio conquistado; suministraba la artesanía, los curtidos, las pieles y los caballos para el ejército romano, desde luego, que Segovia era una tierra de grandes riquezas, y Lucio era muy consciente de que estaba viviendo un periodo de la ciudad por su patrimonio natural y por la gran expansión económica, por eso, él se sentía satisfecho de protagonizar la culminación de su proceso de municipalización, y de participar directamente en las necesidades arquitectónicas funcionales de un municipio en plena expansión con foros, templos y obras de ingeniería, él iba a ser la conexión que iba a hacer posible el mayor efecto propagandístico de la zona: el gran acueducto como símbolo del poder imperial.

La novela comienza con los agradecimientos y después está dividida en 44 capítulos no muy largos, la longitud de cada capítulo está muy bien, cuando termina con los capítulos comienza una parte en la que nos habla de las trece lecciones de Arístides, todas ellas muy interesantes y muy sabias, porque él era un hombre sabio que sabía de todo, y termina con una nota aclaratoria y la bibliografía.
La novela está ambientada en el acueducto, pero por la poca información que hay sobre él en los archivos ya que no se sabe quién en realidad lo construyó, pues la autora del libro ha tenido que meter una historia en la que los personajes son todos inventados, ninguno corresponde ni ninguno de ellos se les atribuye en la realidad con la gran construcción.

Personalmente, es una novela que me ha encantado, me la he leído en tres días y no es difícil hacerlo cuando una novela así engancha desde que empiezas a leerlo hasta el final de sus páginas, es una novela en algunos momentos desagradables, una época donde los sacrificios con humanos por sectas estaban al día, y donde los trabajadores morían por el esfuerzo inhumano y las precarias condiciones que tenían, y cuantos esclavos no morirían en la construcción del acueducto, cayéndose desde los andamios.
Llegado hasta este punto, me tiraría muchísimo más hablando sobre el libro, pero no quiero extenderme más, con esto creo que ya es suficiente y donde dejo claro de que es un libro que me ha encantado y de que os lo recomiendo totalmente y sin ninguna duda, si os gusta la novela histórica, esta entonces os va a encantar.




2 comentarios:

Marisa G. on 24 de septiembre de 2016, 9:51 dijo...

Pues habiendo estado en Segovia no hace mucho creo que me encantaría leer este libro. Besos

Bejarana 76 on 24 de septiembre de 2016, 10:06 dijo...

Estoy segurísima de que sí te va a gustar!! Besos.

Publicar un comentario

 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare