lunes, 18 de abril de 2016

Hypatia - Pedro Gálvez

Publicado por Bejarana 76 en 13:32
Hace más de un mes que me leí este libro, pero tenía dudas de si hablaros de él o no, pero he decidido de que sí que lo voy a hacer, porque ya que a mí no me ha convencido mucho, sí que les puede gustar a otras personas, quizás yo me esté haciendo muy exigente con las lecturas que elijo y que quiero para pasar un buen rato con la lectura.
Es un libro que nos puede atraer por su título y por su portada, e incluso por su argumento, pero después el contenido del libro es muy diferente, a mí personalmente me ha dejado un poco indiferente, pero bueno, ya os hablaré más adelante sobre ello.

Ficha del libro

Título: Hypatia.
Autor: Pedro Gálvez.
Precio: 5.95 €
Encuadernación: Tapa blanda.
Páginas: 269.
Editorial: Debolsillo.
ISBN: 978-84-9062-706-8.

Pedro Gálvez

Nació en el año 1940 en Málaga, y es nieto del poeta Pedro Luís de Gálvez, era un habitual de la bohemia madrileña de principios del siglo XX, y el hombre fue fusilado tras terminar la Guerra Civil.
Se crio en la Cárcel de Mujeres de Madrid y en una aldea de Castilla la Vieja. Estudió antropología en la Universidad de Caracas, economía en la Escuela Superior de Economía de Berlín, y también periodismo, sociología y politología en la Universidad de Múnich.
Tuvo que huir de Venezuela por su participación en el movimiento guerrillero, y de la desaparecida Alemania Oriental por su oposición a la invasión de Checoslovaquia.
Aquí en España ha colaborado con editoriales y con periódicos, ha publicado las siguientes obras: Historia de una hormiga, El duende, Desarraigo, Hypatia y la trilogía histórica romana compuesta por las novelas Nerón, diario de un emperador, El maestro del emperador y La emperatriz de Roma.
Sus libros parece ser que han sido traducidos en varios idiomas.

Argumento

Hypatia nace a mediados del siglo IV de nuestra era, nació en un seno familiar feliz, nunca tuvo hermanos, fue hija única.
Hypatia era hija de Teón, el único director que tuvo el Museo de Alenjandría, y también matemático y astrónomo. Desde pequeña demostró que iba a ser una gran matemática, tanto que superó a su padre, con lo que fue la maestra de un selecto grupo de estudiosos que hicieron de Alejandría uno de los centros de investigación más conocidos de la Antigüedad.
Hypatia en un principio iba a ser la sucesora de su padre en el cargo de directora del Museo de Alejandría, pero el fanatismo de la iglesia católica hizo que se destruyera el museo y la biblioteca.
A partir de aquí, ¿qué pasará con la vida de Hypatia? ¿Por cuantas cosas tendrá que pasar hasta su muerte?

Personajes

En la novela nos podemos encontrar con muchos personajes, demasiados diría yo, donde están solamente de paso o simplemente se habla de ellos, casi todos son emperadores que han pasado por Alejandría desde que Teón, el padre de Hypatia era joven hasta que ella creció y llegó al final que tuvo.
Por eso, nada más os voy a poner los justos y necesarios para que este apartado no se haga muy pesado.

Teón: empiezo por él porque prácticamente la novela se centra más en él que en Hypatia, tiene casi todo el protagonismo.
Teón fue un gran matemático y astrónomo, fue quien dirigió el Museo de Alejandría y la Biblioteca hasta que fueron destruidos.
Provenía de una familia de ascendencia helena, y para él era todo un orgullo. Cuando nació Hypatia él contaba con 42 años, adoraba a su mujer y junto a ella era el hombre más feliz del mundo, y luego con su hija su felicidad se vio completa. Estaba perdidamente enamorado de su mujer, la quería con locura, ella en él había despertado la pasión desde el primer momento que la vio.
Adoraba a Aristarco, un hombre que había observado los eclipses solares y lunares, que había estudiado las fases de la Luna y había ideado un método para calcular la distancia entre la Tierra y el Sol.
Muchos de sus amigos intentaban convencerle de que era griego, porque griegas eran sus raíces; sin embargo, otros aseguraban que un hombre que había nacido en Egipto, era un hombre egipcio de los pies a la cabeza, incluso sus padres, abuelos y unos cuantos antecesores, nacieron en aquella tierra maravillosa. Pero luego estaban los que le trataban de convencer de que era romano, porque era su título de ciudadanía; tampoco faltaban los que a su vez afirmaban que pertenecía al Imperio Romano de Oriente, pero él se sentía un ciudadano del mundo y después alejandrino.
Teón adoraba su ciudad natal, en ella aprendió que la universidad de las personas está muy por encima de todo regionalismo y que solamente ese sentimiento de universalidad permite a las personas comportarse como un individuo, razón no le faltaba.
Nació durante el reinado de Constantino, en un Imperio Romano Unificado, y ya convertido en monarquía, el cual fue también el primer emperador cristiano.

Pappo: este hombre era un anciano venerable y el maestro de Hypatia, era una persona que tenía la habilidad de conducirla por campos que hasta entonces a ella le eran totalmente desconocidos, y lo mejor de todo es que la hacía sentir que era ella quien descubría las cosas.
Cuando pasaba unas horas con él, Hypatia se quedaba totalmente entusiasmada por todo lo que había aprendido con él en tan poco tiempo, pero también se quedaba perpleja y asombrada de que ella hubiera sido capaz por sí sola de captar los problemas nuevos y encontrar por sí misma la forma de resolverlos.
Pappo siempre estaba con Teón e Hypatia, fueron ellos lo que decidieron que la niña no fuera a la universidad, y acertaron con esa decisión, ya que las cosas con la llegada del cristianismo no se lo estaban poniendo fácil a las mujeres y empezó a cambiar todo mucho.

Hypatia: la chica que da título a esta novela pero que no alcanza a tener el protagonismo que su padre tiene en ella, pero aun así, me encantará hablar sobre ella.
Nació en el año séptimo del reinado del panonio Flavio Valente en lo que entonces era el Imperio de Oriente, tuvo suerte en nacer en la parte oriental, porque era la parte más culta y en la que había más recursos económicos, y también la de mayor densidad de población.
Era un lugar donde la mujer podía forjar mejor su propio destino ya que ahí podían gozar de la mayor libertad y tenía más derechos.
Fue una niña tardía a la hora de hablar, pero cuando empezó a hacerlo, lo hizo con muchas ganas contenidas, como si quisiera recuperar el tiempo perdido, no paraba de hablar ni un segundo.
Con ocho años ya tenía un gran talento para las matemáticas, y eso le gustó mucho a su padre porque veía que su hija iba a seguir sus pasos.
A los tres años sabía leer; a los cuatro ya no solamente leía sino que también escribía a la perfección el griego y el latín; a los cinco recitaba estrofas enteras de la Odisea y tocaba la flauta con un gran arte.
Según se iba haciendo mayor iba perdiendo encanto por la literatura y se sentía mucho más atraída por el mundo de la geometría y la trigonometría, prefería leer un libro de botánica o de astronomía antes que una novela.
Muchas veces se llegaban a burlar de ella y la llamaban La Babilónica por la debilidad que tenía por los métodos de razonamiento algebraicos en detrimento de los geométricos, pero luego sentían un gran respeto por ella.
Su padre no quería mandarla a la escuela pública, si por él hubiera sido había contratado a profesores para ciertas asignaturas como eran la literatura, la música y la geografía, pero también ocurrió con la universidad, entre él y Pappo decidieron que haría sus estudios en el Museo, donde estaría protegida por las murallas del Serapeo y en un ambiente en el que estaría a salvo de los disturbios de los cuales cada vez eran más habituales en Alejandría.
Cuando contaba con 21 años, su padre le entregó un contrato que la convertía en catedrática del Instituto de Matemáticas del Museo, había pasado a ser la persona más joven de todo el cuerpo docente.  

Opinión personal

Muchas veces al comprar un libro nos dejamos llevar por su título y su portada, también su argumento nos tiene que gustar, no solamente la portada nos va a convencer, y eso es lo que me pasó a mí con este libro, después de buscar un libro de Hypatia que me convenciera por su argumento me decanté por este ya que me parecía atractivo y su portada lo mismo, pero me equivoqué con él y me ha decepcionado bastante, es un libro que me ha dejado indiferente.
Cómo podéis comprobar, el título de este no tiene que ver nada con el contenido del mismo, me explico, el libro tiene un prólogo donde sí, empieza hablando del nacimiento de Hypatia, pero según vamos pasando las páginas nos vamos encontrando de que de la niña no se vuelve hablar más, sino que toma protagonismo su padre Teón y la historia de Alejandría.
El libro consta de diez capítulos, la bibliografía y el índice, de los diez capítulos que consta el libro, no se habla de Hypatia casi nada, bueno, hay capítulos que ni se la nombra.
Los últimos dos capítulos son los que habla de ella cuando ya tiene una edad adulta para llevarnos a un final para mi parecer algo atropellado, del libro los únicos dos capítulos que me gustaron, los últimos, pero porque se centra en la vida de Hypatia, que es lo que realmente me interesaba y no la de su padre Teón, ni la historia de Alejandría ni de los emperadores que por ella pasaron cuando su padre era joven hasta que nació ella.
Tan solamente tiene 270 páginas, pero me llegó a cansar el libro, la verdad es que no me ha gustado.

Quien conoce un poco la historia de Hypatia,  sabe muy bien su trágico final, fue una mujer violada en una iglesia por un grupo de fanáticos cristianos, estaban a las órdenes de Cirilo, el patriarca de Alejandría en ese momento, pero no solamente fue violada, después fue torturada y despedazada viva, y su carne fue a parar al fuego.
Cuando nació Hypatia, en el Antiguo Egipto las mujeres eran igual que los hombres ante la ley, ellas también podían alquilar o comprar propiedades, emprender negocios, compartían la herencia en igualdad de derechos y muchas llegaron a gobernar, pero cuando el emperador Constantino I adoptó el cristianismo como la religión oficial, empezó a perseguir a todas las demás religiones, porque los nuevos pontífices no estaban dispuestos a tolerar más deidad que la suya, entonces llegaron los parabolanos, que eran unos monjes armados que acudían del desierto en ayuda de las altas jerarquías eclesiásticas, esos monjes se dedicaban a aterrorizar a los ciudadanos que se negaban a renunciar a las creencias heredadas de sus padres, pero no solamente eso, sino que empezaron a entrar en la universidad y atacaban a las chicas, las gritaban que sus obligaciones estaban en permanecer en casa, bajo la custodia de sus padres, y que no tenían que estar aprendiendo ciencias demoniacas que solamente servían para afrentar a Dios. También pretendían que se tapasen sus cabellos con velos y no exhibiesen sus carnes tan indecentemente como hacían según ellos.

Eso en cuanto a la religión, pero en cuanto al arte, era una época en la que se cultivaba el arte del espíritu griego, donde el conocimiento no se diferenciaba del arte, la búsqueda de la verdad era idéntica a la búsqueda de la belleza.
Hypatia fue una mujer muy importante en su época, pena que no se la diera el reconocimiento que se merecía y se merece, fue una matemática mejor que su padre, pero al ser mujer no fue tan reconocida como él, una pena que por el hecho de ser mujer sus méritos no fueran reconocidos como tal, menos mal que con el tiempo se le ha ido dando el lugar que le correspondía.

Conclusión final


Llegado hasta este punto, solamente os puedo decir que es un libro que personalmente no recomiendo, a mí se me ha hecho muy pesado, y eso que eran pocas páginas, que si es un libro que realmente me hubiera gustado, en dos días como mucho me lo hubiera leído, pero no fue así, tardé un mes en leérmelo, menos mal que lo compaginaba con otro, si no hubiera sido una pérdida de tiempo y quizás lo hubiera tenido que dejar por la mitad y sin llegar, no es un libro que se adapte a su título, se tenía que haber llamado Teón, ya que como he comentado anteriormente y repetidamente, está más centrado en él que en Hypatia. A mí me ha decepcionado muchísimo, no era ni por asombro lo que yo buscaba.

2 comentarios:

Margari on 18 de abril de 2016, 23:41 dijo...

Pues me llamaba este libro pero por lo que cuentas... Puede que lo empiece, pero lo que no sé es si voy a terminarlo.
Besotes!!!

Espe on 19 de abril de 2016, 16:12 dijo...

No puedo con los libros que se hacen pesados... Me lo apunto por si acaso, pero ya veremos.

Publicar un comentario

 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare