miércoles, 11 de noviembre de 2015

El amante de Nefertiti - Álvaro Bermejo

Publicado por Bejarana 76 en 9:08 1 comentarios


Llevo una temporada que no tengo mucho tiempo para escribir, así que este fin de semana he encontrado un huequecito para hablaros de una de las novelas que me leí el mes pasado, de nuevo os traigo una novela histórica ambientada en el antiguo Egipto, donde los enigmas están asegurados, cosa que a mí me gusta, y a muchos de vosotros sé que también os gusta estos temas, somos muchos los que disfrutamos de estas novelas, sobre todo cuando buscamos que una lectura además de que sea amena nos haga pasar un rato agradable y lleno de emoción, algunas lo logran, sin embargo otras no tanto.

Ficha

Título: El amante de Nefertiti.
Autor: Álvaro Bermejo.
Páginas: 570.
Encuadernación:Tapa blanda.
Precio: 5,95 € en papel y 4,70 € en versión Kindle.
Editorial: Algaida Inter.
ISBN: 978-84-9877-846-5

Álvaro Bermejo

Nació en 1959 en San Sebastián. Es licenciado en Antropología e Historia, se licenció en la Universidad Autónoma de Barcelona.
Conoce muy bien las rutas de Oriente, es todo un experto ya que es un viajero infatigable.
Ha sido galardonado en varios certámenes como narrador, también ha recibido el premio Pío Baroja del Gobierno Vasco.
Escribe artículos regularmente  desde el año 1987 en El Diario Vasco.
En el año 2009 quedó finalista del premio de periodismo Solos de Clarín.
Hace tres años (2012) recibió el premio Gourmand Worl Cookbook por su ensayo La historia de la Gula.
Aparte de esta novela de la que os voy a hablar tiene nueve más editadas. Sus títulos son: Las arenas y el templo, El descenso de Orfeo, La madona de la tempestad, Benarés, El juego de la mandrágora, El reino del año mil, La piedra imán (XXXIII Premio Ateneo de Sevilla), El laberinto de la Atlántida (XIX Premio Luis Bernguer), y el clan de Atapuerca.

Argumento

Año 1920, llega a Capri el arqueólogo Kenneth Conway de la mano del barón Jacques d’Adelsward Fersen, ya que este hombre le contrata para que descubra la tumba y la momia de Akenatón, el faraón que hace tres mil años reinó en el Antiguo Egipto.
El barón Fersen estaba convencido de que la momia de Akenatón y de su amada esposa Nefertiti, se encontraban allí en Capri, justo en las ruinas del emperador romano Tiberio.
Tiberio tenía pasión por Egipto, algo que tuvo en secreto hasta su muerte, por eso no se descartaba que tuviera las momias en cualquiera de sus residencias, otro de los valiosos tesoros que se podría haber traído de Egipto.
El mismo día en que llega a Capri, Conway se encuentra con un cortejo fúnebre presidido por el barón Fersen, el funeral era el de Caltagirone, el hombre que se llevó unos interesantes papiros de Egipto, papiros que tendrá que descifrar Conway para poder encontrar la momia de Akenatón.
Tras empezar las excavaciones habrá una serie de cosas extrañas y una cadena de extraños asesinatos, pero… ¿Encontrarán lo que buscan? ¿Qué pasará tras las excavaciones?

Personajes

Es una novela en la que son bastantes los personajes que hay, quizás demasiados para mi gusto, como muchas veces os he comentado con otros libros, me gustan las novelas donde no hay tantos personajes porque si hay muchos me llego a saturar, y eso no es lo que quiero a la hora de leer una novela.
Durante la novela nos vamos a encontrar con personajes de hace tres mil años como Smenjkara, el hermanastro de Akenatón, el general Horemheb, Kafra, Kya y Perennefer, las personas que en aquel momento conspiraron contra Akenatón, y los que le dieron muerte. Todos ellos se verán reflejados en los personajes, como si se hubieran reencarnado y después de tres mil años estaban ahí y con la misma misión, acabar con Anekatón y su bella esposa Nefertiti.
Entre los personajes, como en toda novela histórica sobre Egipto, no pueden faltar los dioses como Anubis, Amón, Atón, Neftis, Knhum, o Seth, y otros tantos más.

Kenneth Conway. Llamado en casi toda la novela Conway, era escocés, un hombre que se describía débil y acabado, sobre todo en el terreno amoroso, para él solamente existía una mujer, ella era la bella Nefertiti, para él fue su primero y único amor, era su reina del Nilo. Cuando la descubrió por primera vez era un adolescente, la descubrió por el Times, fue cuando por primera vez vio el busto que se encuentra en Berlín, desde entonces para él era la mujer más bella de la historia y del mundo.
Conway tenía un parecido increíble al del faraón Akenatón, el faraón que revolucionó el Antiguo Egipto. Aunque tenía cerca de los cuarenta años, no los aparentaba, parecía todo un adolescente.
Desde el primer día que llegó a Capri y empezó las excavaciones fue vigilado las 24 horas del día, no se fiaban mucho de él, no fuera que hiciera algún descubrimiento y se marchara de allí con el tesoro.

Jacques d’Adelsward Fersen. Conocido como el barón Fersen, o simplemente como Fersen. Era una persona muy rara, en Capri se decía de él que era el mismo demonio.
Antes de llegar a Capri en 1904, había estado cumpliendo una condena de seis meses en la cárcel en París, por motivo de atentar contra la moral pública.
Era un gran admirador de César, se compró un terreno paralelo a Villa Jovis, una de las casas del emperador Tiberio.
En aquel terreno se construyó una gran mansión a la cual llamó Villa Lysis, un lugar que destacaba sobre todo por su gran salón egipcio, un lugar penumbroso, estaba presidido por una estatua del dios Horus, pero no solamente eso, sino que también tenía una cabeza mutilada de Akenatón, entre otros objetos egipcios.
Aunque era un hombre más bien pequeño, estaba lleno de una gran vitalidad que lo hacía grande y su forma de mirar, sus ojos tenían la clave de su magnetismo y él lo sabía muy bien.
Su único sueño era encontrar la tumba y la momia de Akenatón, era obsesión lo que tenía por este faraón.
Su fama no era muy buena, aparte de definirle como un gran demonio, también decían de él que era un pederasta, opiómano, pornógrafo y homosexual, esto último sí que lo era, opiómano también, eran más que conocidas las orgías que allí en Villa Lysis se practicaban, y no solamente orgías, sino también se practicaban rituales para poder ponerse en contacto con Akenatón.
Cuando fumaba más opio de lo debido, se creía que en realidad era el mismísimo Akenatón, como os comento, era obsesión lo de este hombre con el faraón.

Ezra Pound. Pound era poeta, de esos poetas que tenían el pelo largo y el bigote a lo becqueriano, con un rostro altivo.
Se le describía como el príncipe de la colonia de poetas transterrados y residentes en Capri.
Era todo un provocador, le encantaba la poesía oriental y sus libros se contaban por escándalos. Pertenecía al círculo de amigos de Fersen, solía acudir a las reuniones que se hacían en Villa Lysis, era un enamorado del opio negro que allí se fumaba.
Además de su profesión de poeta, fue quien descubrió las partículas perdidas de Vivaldi.

Baldassare Messori. Era el secretario personal de Fersen, si al barón se le consideraba como el mismísimo demonio, a Messori se le tenía como al propio Satán en persona.
Aparte de ser el secretario personal de Fersen, también era médico pero no ejercía su profesión.
Era italiano, sus ojos y su mirada era tan profunda que parecía que ardía como brasas.
Al igual que muchos de los personajes de la novela, este hombre también era judío.

Leticia Cerio. Era una chica joven, no tenía más de treinta años. Leticia era una mujer muy bonita, era hija de un buen amigo de Fersen, era muy perseverante, una mujer a la que una negativa se podría convertir en un gran estímulo.
Esta guapa italiana puso sus grandes ojos en Conway desde el primer momento que le vio en casa de Fersen, Conway aun sabiendo que se iba a casar con el barón, se dejó conquistar y aceptó ser su amante, hasta que llegó a su vida Ankhesa, Leticia sí se llegó a enamorar de él, pero no consiguió que él se enamorara de ella.
Siempre estaba rodeada de gente de su misma posición, sin ninguna inquietud que les moviera.
Leticia es de esas chicas que al igual que podía atraer a cualquier hombre por su belleza, también los podía perder a todos por su forma de ser, era muy bella, pero muy vacía a la vez. Aunque estaba en el círculo de Fersen, a la hora de fumar el opio, ella lo cambiaba por la cocaína, era más adicta a ella que al opio.
En su familia eran todos judíos, incluida ella, unos tiempos difíciles para ellos a causa del ascenso de los fascistas en Capri.

Ignacio Cerio. Padre de Leticia y el buen amigo de Fersen, era un hombre muy poderoso allí en la isla, era el dueño de casi toda ella, su carácter era déspota y benévolo, con unas grandes ambiciones dinásticas.
Era banquero y multimillonario, por eso comentaba que era dueño de casi toda la isla.
Sus raíces eran egipcias ya que provenía de Alejandría. Poco más tengo que decir sobre él, es un personaje con el que empaticé muy poco, por no decir nada.

Wystan Auden. Amigo de Ezra Pound, y al igual que él, también era poeta.
Su parecido con el príncipe de Gales era excepcional, tenía sus mismas orejas salientes y enmarcadas por el pelo cortadito, iba muy bien afeitado y masajeado con una loción intensa.
Cuando él y Pound llegaban a un grado ya más que elevado de ebriedad, competían por ver quién se mostraba más procaz, recitando versos clásicos, a cada cual de ellos más obscenos, algo que sabían muy bien que escandalizaba a los fascistas, pero eso les motivaba más para hacerlo con mayor frecuencia. También era inglés, al igual que Conway.

Lawrence. Era escritor y amigo del barón Fersen, un seguidor de Mussolini.
Llegó a Capri enfermo de tuberculosis, y al hombre cuando le llegaba un ataque de tos manchaba el pañuelo de sangre, al que él no daba importancia, y estaba acostumbrado a verse así, no temía nada a la muerte. Es un personaje que empieza flojo en la novela pero que según van pasando las hojas va cogiendo más protagonismo.

La marquesa Anna Luisa Casati. En Capri todos la conocían, era inglesa y había enviudado tres veces, sus maridos habían sido lores británicos auténticos.
A la “Viuda negra” le gustaban mucho los animales exóticos, y como mascota tenía un leopardo al que paseaba con una cadena por la calle con mucha alegría.
Pertenecía al círculo de amigos del barón Fersen y solía acudir a las fiestas de opio que Fersen organizaba en su mansión. Era fascista y se rodeaba de muchos de ellos para practicar rituales donde mataban a animales vivos.

Gaetano. Este chico era el sobrino de Giuseppe, el metre del hotel San Felice, lugar donde se alojaba Conway desde que llegó a la isla.
Aunque trabajaba en las excavaciones de Conway, era pescador, conocía muy bien el mar, algo que le vino muy bien a nuestro protagonista de la novela.
Estuvo en las excavaciones hasta que se convirtió en la mano derecha de Conway, empezaron a compartir un secreto y eso les unió todavía más.
Gaetano era un gran pícaro, se las sabía todas, es uno de los personajes que a mí más me ha gustado, incluso de vez en cuando me sonreí con él, me hacía gracia, empaticé muchísimo con él, me gustaba su forma de ser, aunque algunas formas de actuar no eran muy adecuadas, pero aun así me encantó.

Ankhesa. Esta chica fue la mujer que conquistó el corazón de Conway, su belleza era impresionante, tanto que parecía una diosa, era admirada allá por donde iba, pero no solamente por los hombres, sino también por las mujeres, Conway se sentía orgulloso de llevarla a su lado.
Ankhesa quería a Conway más que a su propia vida, era un amor intenso lo que sentía por él, y él por ella, era un amor correspondido por ambos.
Tenía un magnetismo especial, era una mujer que causaba mucho misterio, quizás fuera por su forma de expresarse, de hablar y de contar las cosas.
No os cuento más sobre ella, ni de dónde viene, ni a dónde quiere ir porque si os leéis el libro es mejor que lo descubráis vosotros.

Henry Mallowan. Era un colega de Conway, habían trabajado juntos en la última campaña egipcia. Estaba casado con la mismísima Agatha Christi, ella era catorce años más mayor que él, pero se adoraban, estaban muy enamorados.
Junto a su mujer y los dos ingleses Auden y Lawrence, pertenecían a la Fraternidad de las Pirámides, una Hermandad masónica que fue fundada en el año 1815 por dos oficiales de la armada napoleónica en Egipto.

Opinión personal

Cuando vi la portada del libro en la librería me atrajo muchísimo, y más cuando soy una enamorada de este género de novelas, es una portada y un título que atrae, pero cuando empecé a leerme el libro la cosa cambió muchísimo. Al principio es un libro que no me atrapó, según iba pasando las páginas y me fui adentrando más en la historia, me seguía sin atrapar, es un libro que me entretuvo, pero no me atrapó para decir que no podía parar de leérmelo, eso no me pasó.
La novela consta de 66 capítulos, todos ellos muy cortos, algo que se agradece, durante esos 66 capítulos el autor nos adentrará en el mundo egipcio mediante sus personajes, podremos disfrutar de un viaje por tierras egipcias, lugares como Luxor y El Cairo, sin olvidarnos tampoco de la maldición egipcia que recaía sobre los arqueólogos que habrían los sarcófagos, una maldición de la que siempre se ha hablado y a acompañado a las leyendas egipcias, o en los enigmas de esta tierra, según como se quiera mirar.
Estamos ante una historia en la que ya se presentía la llegada de la Segunda Guerra Mundial, y se decía que allí en Capri se encontraba el mayor negocio del fosgeno, un gas nervioso que se usó en La Segunda Guerra Mundial, era el infierno químico y la muerte más horrorosa que ha inventado el hombre.

El libro está escrito en tercera persona con algunos diálogos, aunque yo pensaba que la novela iba dedicada a Nefertiti, sí que lo hace, pero está más bien ambientada a la figura de Akenatón, quizás el faraón más enigmático de todos los que pasaron por el poder, se piensa que era un hombre de otro mundo, por eso no se ha encontrado todavía su tumba, se piensa que le tienen muy bien escondido para que nunca sea encontrado. Era un ser cósmico porque en él se unía lo masculino y lo femenino.
Fue asesinado por el sumo sacerdote que fue comprado por lo clérigos de Tebas.
Sí que era un hombre extraño, ya que desde el mismo día de su coronación él se presenta como un faraón femenino, de hecho su rostro es más parecido al de una mujer que al de un hombre, sin embargo, Nefertiti se presenta como la reina masculina, la reina del Sol. Ambos se amaban, eran los dos uno solo, pero al final del reinado de Akenatón, Nefertiti no volvió a aparecer a su lado, desapareció por completo, pero se comenta que la causa fue que no le pudo dar un heredero, solamente tuvieron hijas, seis para ser más exactos, por lo que Akenatón puso a su lado a Kya, mujer que llegó a tener el título de esposa real.

Es un libro que me ha gustado pero no me ha enganchado, es una novela entretenida donde nos encontraremos asesinatos, amor, desamor, aventuras y alguna vez que otra es un poco surrealista, hay de todo un poco.
El autor está muy bien documentado, eso se nota, y se aprende un poquito con la novela, la historia está muy bien contada pero hay algo que le falta, no sé qué es, el caso es que lo que no me ha gustado mucho de la novela es que el autor busca palabras algo rebuscadas, con lo bonito que son a veces los textos sencillos, sin palabras rebuscadas ni complicadas, después hay una palabra que la repite muchísimas veces durante toda la novela, es una palabra que yo en mi vida la había visto ni oído, ni sé su significado, no la encuentro sentido, la palabra en cuestión es barónnsándose, he intentado descifrarla, pero me he quedado tal y como estaba, la verdad es que me ha incomodado bastante. Aparte de esta palabra escrita de varias formas, también me he encontrado con un texto con bastantes faltas de ortografía y algunos fallos donde faltan algunas palabras, y es algo también incómodo a la hora de leer, por lo menos para mí.
Si tengo que elegir lo que más me ha gustado de la novela, me quedo con su final, es algo que no me esperaba y está muy bien desarrollado, personalmente me ha gustada mucho, un final adecuado.
En cuanto a los personajes, he de decir que están muy bien definidos, pero no he llegado a empatizar con todos, tan solamente con Gaetano, Conway y Ankhesa, son los tres que me han caído muy bien, los demás nada de nada.

Conclusión

Llegando a este punto, tan solamente me queda deciros si os la recomiendo, sinceramente os la recomiendo, quizás a vosotros os llegue más que a mí, puede ser que  la haya leído en un mal momento, pero creo que lo lea en el momento que lo lea voy a pensar lo mismo, es una novela entretenida pero que a mí no me ha llegado a enganchar, es que no puedo decir otra cosa.
Si os gusta este género de novelas y queréis viajar hasta Egipto, os la recomiendo, y espero que os llegue a enganchar más que a mí, que ya lo siento que no lo haya hecho.
 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare