martes, 6 de octubre de 2015

El valle del asombro - Amy Tan

Publicado por Bejarana 76 en 20:23 3 comentarios


Hoy os quiero hablar del último libro que me he leído, estoy teniendo un año de lecturas muy variadas que distan mucho unas de otras.
El libro de hoy, es de una autora que a mí me encanta, la descubrí hará como dos años en un viaje a mi tierra, un amigo me habló de ella y me recomendó sus libros, de los cuales ya me he leído dos y ahora este tercero, ya os hablaré también de los otros dos, es una autora muy conocida para muchos pero sobre todo es una gran desconocida para otros, lo digo porque la mayoría de las personas con las que he hablado de ella no la conocen ni si quiera de oídas, pero eso nos pasa a todos con otros autores, por eso es bonito que entre amigos y demás hablemos sobre las lecturas que hacemos y descubramos autores nuevos.

Ficha

Autora: Amy Tan.
Título: El valle del asombro.
Número de páginas: 688.
Precio: en versión Kindle cuesta 9,49€ y en formato papel 21,37€.
Encuadernación: tapa blanda.
Editorial: Planeta.
Colección: Planeta internacional.
ISBN: 978- 8408124801

Amy Tan

Nació el 19 de febrero de 1952 en Oakland (California), Amy proviene de una familia de inmigrantes, actualmente vive entre San Francisco y Nueva York.
La escuela secundaria la terminó en Suiza, ya que se trasladó allí junto con su hermano pequeño.
Después estudió en las universidades de San José en San Diego y en Berkeley (California).
Tiene la licenciatura y maestría en inglés y lingüística, también realizó los estudios de doctorado en lingüística.
Fue asesora de programas para niños disminuidos entre los años 1976 y 1981, también fue editora, reportera y escritora técnica desde 1981 a 1987.
Tiene siete novelas en el mercado y dos infantiles, todas ellas han sido traducidas a treinta y seis idiomas.
Su primera novela, El club de la buena estrella (1989), fue llevada al cine en 1993 por Wayne Wang.
Después de esta le siguieron: La esposa del dios del fuego (1991), Los cien sentidos secretos (1995), La hija del curandero (2001), En contra del destino (2003), Un lugar llamado nada (2005) y por último, El valle del asombro (2013).

Argumento

Shanghái, 1905. Violeta es una niña de siete años que vive con su madre Lucía, una norteamericana propietaria de la mejor casa de cortesanas de Shanghái.
Violeta siempre ve como su madre evita hablar de su pasado, es una niña que no acaba de encontrar su lugar, y está convencida de que su madre no la quiere.
Cuando Violeta cumple los catorce años y sin poder llegar a arreglar esas diferencias que tiene con su madre, las dos son víctimas de un engaño que las separará, Lucía vuelve a San Francisco después de muchos años de su marcha y Victoria es vendida a una casa de cortesanas y la convierten en una más.
Unos años después, y como si el destino fuera una condena de la cual no pudieran escapar, Violeta sufrirá también los reverses de la suerte, y es cuando se da cuenta de que su única oportunidad de encontrar la felicidad es enfrentarse al pasado, compartir sus secretos y profundizar más en la relación complicada entre madres e hijas.

Personajes

Violeta. Cuando comienza la novela, Violeta es una niña de siete años, una niña con las ideas muy claras, sabía muy bien lo que quería, tenía muy claro que no era una niña mestiza, era algo que la producía mucho rechazo, tan solamente quería ser una niña americana, de hecho su forma de hablar y los modales eran típicos americanos, pero a la hora de hablar dominaba tanto el inglés como el chino, aunque cuando se daba cuenta de que hablaba el chino dejaba de hacerlo rápidamente.
Violeta no solamente renegaba de sus raíces orientales sino que también renegaba de su nombre. Si su madre la llamó Violeta era precisamente porque eran sus flores favoritas, pero empezó a odiarlo porque las cortesanas lo pronunciaban igual que una palabra del dialecto de Shanghái cuando se dice para ahuyentar a una alimaña, por esa razón no quería su nombre, y menos que las cortesanas lo pronunciaran.
Violeta era una niña muy viva y lista, no tenía amigas, tan solamente tenía la compañía de su gatita Carlota, junto a ella se pasaba los días enteros, era su fiel compañera.
El hecho de ser la hija de una madame la cerraba muchas puertas a la hora de ir al colegio, las madres de las niñas no querían que estuviera en el mismo lugar donde sus hijas estudiaban, según ellas era una mala influencia para sus niñas.

Lucía Minturn. También llamada Lulú Minturn, era la madre de Violeta y la única mujer blanca que tenía una casa de cortesanas de primera categoría en Shanghái.
Su casa de cortesanas se llamaba para los clientes orientales La Casa de Lulú Mimi, pero para los clientes occidentales su nombre era La Oculta Ruta del Jade, así que para los orientales se llamaba de una forma y para los occidentales de otra.
Era la primera casa donde se podían juntar occidentales y orientales, algo impensable que funcionara ya que a los chinos no les caían muy bien los occidentales, pero Lucía hizo que su casa se convirtiera en un lugar para que se hiciera negocios entre ambos.
Su padre, John Minturn, era profesor de historia y experto en arte, y su madre, Harriet Minturn, era hija de un ilustrador  botánico y naturalista aficionado, pasos que ella también siguió.
Sus padres eran unos libres pensadores y sus opiniones se basaban en la razón, la lógica, la educación y su propia manera de ver las cosas.
No era una mujer muy cariñosa con su hija, pero eso no quería decir que no la quisiera, era su forma de ser, su vida no empezó a ser fácil desde que conoció al padre de su hija con el que sufrió muchísimo porque eran culturas distintas.

Paloma Dorada. Esta mujer era la ayudante de Lucía, era una mujer más mayor que ella y siempre estaba a su lado.
Se encargaba de controlar la conducta y la apariencia de las cortesanas, también se aseguraba de que cumplieran las normas y mantuvieran la reputación de una casa de primera categoría, sabía muy bien que una chica podía perder el prestigio con mucha facilidad.
Paloma también había sido cortesana, una de las cortesanas más valoradas de la ciudad, hasta que uno de sus clientes le rompió los incisivos y la mitad de los huesos de la cara cuando fue golpeada por él.
Cuando se recuperó de todo y aunque con la cara algo torcida, se encontró con que otras chicas habían ocupado su lugar.
Era una mujer que quería mucho a Violeta y a Lucía, siempre dándoles muy buenos consejos, además, no solamente era la ayudante de Lucía, sino que también era su gran confidente, sabía cada paso que daba, a veces era cómplice de ella, sin embargo otras no estaba conforme con lo que hacía, y así se lo hacía saber.

Huevo Quebrado. Este hombre era el portero de la casa de cortesanas. Lucía le trataba con muchísimo respeto y también con gran sinceridad, muchas veces bajaba con él para tomar el té en su compañía, era el momento en el que hablaban de los chismorreos que por allí circulaban sobre los invitados de las fiestas que hacían.
Lucía siempre elogiaba la inteligencia y la lealtad que este hombre tenía hacía ella y las chicas.
El pobre hombre no sabía ni leer ni escribir, pero interpretaba muy bien el carácter de las personas, él sabía muy bien juzgar si realmente merecía la pena recibir a un huésped y sabía reconocer cuál era su categoría social, pero no solamente eso, sino que también memorizaba los nombres de todos los hombres poderosos y ricos que aún no habían visitado la casa.
En el momento que llegaba un hombre a la casa, se daba cuenta de lo que quería encontrar allí, por el tipo de ansiedad de cada uno era capaz de saber si su propósito era cortejar alguna chicha o por el contrario, buscaba un socio comercial.
Era todo un experto a la hora de saber lo que cada uno era por la apariencia que estos tenían, sabía reconocer los signos del prestigio antiguo, los cuales diferenciaban perfectamente a los hombres habituados a la fortuna de otros que acababan de alcanzarla.
Era un hombre al que le gustaba vestir muy bien, y en sus días libres se ponía algunos de los elegantes trajes que de vez en cuando le regalaban algún que otro cliente.

Arthur Fairweather. Este hombre era el amante de Lucía. Aunque a Violeta no le caía muy bien, reconocía que era normal que su madre se hubiera enamorado de él, sabía muy bien como quitarle como nadie el malhumor; era un hombre divertido, y un alivio para sus preocupaciones. La hacía reír y sentirse extremadamente atractiva.
Su relación empezó siendo amigos, él supo durante ese tiempo lo que ella necesitaba, fuera lo que fuese.
A Violeta le irritaba que tratara a su madre con tanta familiaridad, pero claro, en ese momento Violeta no comprendía, que su madre fuera más cariñosa con ese hombre que con ella, pero su madre le necesitaba, ya que cuando se enfadaba, él le quitaba el enfado comportándose como un niño castigado o bien hablando como un caballero medieval.

Calabaza Mágica. Cuando Violeta llegó a la casa de cortesanas se reencontró con esta chica, ya la conocía porque estuvo de cortesana con su madre, allí se llamaba Nube Mágica, que era como la conocía Violeta.
Esta chica adoraba a Violeta y ella lo mismo, era la única que le daba cariño cuando estaba con su madre.
Al igual que Violeta y muchas de las chicas que terminaban en una casa de cortesanas, Calabaza Mágica fue separada de su familia con tan solamente cinco años por su tío, la vendió como esclava a la mujer de un comerciante, con nueve años fue desflorada por el comerciante y a los once se quedó embarazada de él, pero nunca llegó a tener ese bebé ya que le provocaron el aborto.
Después de todo el sufrimiento fue vendida a un burdel. No tuvo una vida fácil pero se convirtió en la mano derecha de Violeta en la casa de cortesanas, dejó de ser ella una cortesana para convertirse en la doncella de la niña, ella fue quien durante un año la estuvo preparando para el día de su desfloración, Violeta la cogió tanto cariño que la quería como a una madre, de hecho ella hizo más por ella que su propia madre, y evidentemente ella la quería como a una hija.

Lealtad Fang. Este chico se convirtió en alguien importante para Violeta. Tenía 24 años y ya era el dueño de varias compañías navieras con rutas comerciales favorables. También tenía fábricas de porcelana en Hong Kong y Macao.
Su familia era una de las más distinguidas de Shanghái, varios de sus miembros de familia eran hombres prestigiosos que habían contribuido a construir la nueva República en China después de la caída de la dinastía Ching.

Edward Ivory. Cuando Violeta conoció a este chico su encuentro no fue muy bueno, era amigo de Lealtad Fang, y al igual que él, tenía 24 años y era americano.
Provenía también de una familia rica, era hijo único y fue un niño privilegiado y muy consentido.
Era un niño que no le faltaba de nada, sus padres y sus abuelos le daban todo lo que quería, nunca le hacían responsable de nada y actuaban como si nunca pudiera hacer nada malo, era imposible que lo hiciera.
Cuando Violeta y él se conocieron tan solamente les separaba cuatro años de edad, y aunque no se conocieron en unas circunstancias muy amables, se hicieron amigos, unos amigos inseparables. Fue un chico muy importante para Violeta, y prefiero dejarlo aquí ya que si leéis la novela es mejor que descubráis vosotros el porqué es tan especial para ella.

Lu Shing. Este hombre era el padre de Violeta. Cuando conoció a Lucía Minturn, ella tenía 17 años y él era un estudiante chino de pintura paisajística norteamericana, que llegaba desde el Valle de Hudson, en Nueva York, procedente originariamente de la China. Era natural de Shanghái, era un hombre poco valiente el cual prefirió seguir la tradición de su familia, y no luchar por el amor, algo que Lucía le reprochaba una y otra vez.

Con Lu Shing termino este apartado de los personajes, durante toda la novela nos encontraremos con muchos personajes más, son muchísimos los que aparecen en ella por lo que es imposible poner a todos, pero hay nombres muy curiosos como son: Danner Minerva, Perpetuo, Mansión, Empeño Yang, Viejo Salto, Pomelo, Azur, Madre Ma, etc…

Opinión personal

Después de haberme leído otros dos libros de Amy Tan, sabía ya muy bien como escribía esta mujer, la verdad es que tiene una forma de escribir y contar las cosas tan bien, que nos atrapa entre las páginas de sus libros, y es lo que me ha pasado a mí con este, es un libro que me ha atrapado desde sus primeras páginas hasta la última.
Es un libro que quizás lo leído en un mal momento y no he podido disfrutarlo como se merece, pero aun así, me ha encantado.
La autora tardó ocho años en escribirlo, ocho años de investigación sobre las casas de cortesanas, y los museos han sido importantes tanto para la investigación como para su inspiración.
La exposición “Shanghái” del Museo de Arte Asiático de San Francisco le abrió los ojos en cuanto al papel de las cortesanas en la introducción de la cultura occidental en Shanghái.
El valle del asombro surgió de una visita a la Alte Nationalgalerie de Berlín, a Amy Tan le quedó el recuerdo de un inquietante cuadro con ese título, cuyo autor, no sabía muy bien quien era, quizás podría ser de Carl Blechen, un pintor de paisajes fantásticos, una obra que ocupaba un lugar destacado entre la exposición de la Alte Nationalgalerie.

La novela está dividida en quince capítulos muy largos y termina con los agradecimientos. Durante estos quince capítulos seremos testigos del crecimiento de Violeta desde que tiene siete años hasta su edad adulta, y nos adentraremos en la vida que llevaban las cortesanas y en todo lo que les rodeaba.
Las cortesanas que habitaban la casa de Lucía eran chicas admiradas y las más talentosas de todas las que trabajaban en las mejores casas de Shanghái.
Eran mujeres elegantes, tenían una seductora timidez y poseían un gran talento para eludir los avances de sus admiradores, cantaban y recitaban poemas con emoción.
Todas ellas se llamaban “las Bellas Nubes” porque todas llevaban la palabra “nube” en su nombre, era un sello que identificaba a la casa a la que pertenecían, cada casa tenían un nombre identificador diferente.
Las chicas tan solamente abandonaban las casas para casarse, ingresar en un convento budista o bien para trabajar en una casa de menor categoría, y dejaban de llevar el nombre “nube”, en el caso de la casa de Lucía.
Todas ellas eran chicas menores de edad, tenían entre 13 o 14 años y se solían ir a los 23 o 24 años.
A las cortesanas había que cortejarlas, llevarles regalos muy caros casi todos ellos, tenían que competir por ellas con otros hombres y padecer sus desaires.
A la hora de tenerlas que desflorar, el hombre que pagara más sería el que lo hiciera, eran las niñas mejor pagadas, la desfloración se pagaba muy bien.
Cuando se enamoraban, la mayoría de ellas no aspiraban a ser la primera mujer del hombre al que amaban, sino que terminaban siendo la concubina, ya que en China el matrimonio era concertado y para nada se basaba en el amor, sino que era un arreglo comercial entre antiguos amigos y madres bastante entrometidas.
Muchos de ellos llegaban al matrimonio sin haberse visto ni una sola vez, no se conocían, no sabían si se iban a gustar y por eso era la excusa que los hombres daban para frecuentar habitualmente las casas de cortesanas.
Por esa época también abundaban las casas de opio donde era mucha la gente que acudía, la mayoría también hombres.

Los personajes están muy bien definidos, nuestra protagonista, es un personaje al que rápidamente se le coge mucho cariño, se llega a empatizar mucho con ella, a mí me llegó muchísimo, con ella he sufrido, he llorado y me he enfadado, es un personaje que me ha hecho sentir porque es un personaje para mí muy tierno pero también una sobreviviente, se adaptaba rápidamente a las situaciones.
No tuvo una vida fácil, y su infancia fue muy solitaria, tan solamente sentía el cariño de su gata Carlota, en esos momentos de su infancia en los que necesitaba a su madre, pero su madre no manifestaba ese cariño por ella.
A mi parecer, son muchos los personajes que salen durante toda la novela, incluso es imposible recordar a todos, con lo que me he quedado con los que me han hecho sentir, tanto para bien como para mal.

La novela está narrada en primera persona por Violeta y en otros momentos por su madre Lucía, también tiene diálogos.
En ella aparece la gran terrible gripe española con la cual murieron muchísimas personas, pocas eran las que se curaban de ella.
Es un libro que me ha gustado muchísimo, la historia está muy bien construida, los escenarios son excelentes y está estupendamente escrita.
Es verdad, que en algunos momentos se me hacía algo cuesta arriba, pero también es verdad que no estoy pasando por un buen momento y quizás sea por lo que había momentos en que la novela me parecía que no avanzaba.
Es una novela con la que he llorado, hay momentos en los que son duros pero muy duros por los que pasa Violeta, sin embargo, con Calabaza Mágica, nos reiremos algo, es el personaje que nos hará reír por las cosas que tiene.
En cuanto al final, he de decir que me ha gustado muchísimo, sinceramente no me lo esperaba, me esperaba otra cosa o me hubiera gustado que pasara otra, pero es un final a la altura de la novela.

Conclusión final

Si habéis llegado hasta aquí, os habréis dado cuenta de que está claro que es una novela que me ha encantado, y que por supuesto la recomiendo totalmente, lo que sí he de decir, es que los que seáis muy sensibles como lo soy yo, habrá momentos en los que lo pasaréis muy mal como comento anteriormente, aun así, os la recomiendo igualmente, estoy segura de que no os vais a arrepentir.
 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare