sábado, 29 de noviembre de 2014

Cuando la Tierra se olvidó de girar - Fina Casalderrey

Publicado por Bejarana 76 en 13:08



Hoy quiero hablaros sobre un libro infantil, voy a descansar un poquito de los de adulto para dar paso a los pequeños de la casa.
Desde que mi hijo era un bebé siempre le he leído, cuando fue creciendo empezamos a hacer lecturas conjuntas y seguimos haciéndolas todas las tardes después de los deberes del día, nos gusta leer juntos y así a él también se le hace más amena la lectura. Para mí es uno de los momentos más bonitos que paso junto a mi hijo, y a él le pasa lo mismo, pasamos un rato muy gratificante y bonito.
El curso pasado su tutor les mandó este libro para que se lo leyeran en las vacaciones de Semana Santa para después hacer un trabajo sobre él, tras leerlo, mi hijo lo dejó en la estantería como siempre, hasta hace unos meses que quiso volver a leérselo, así que nos lo leímos otra vez y aquí estoy con su reseña.

Cuando la Tierra se olvidó de girar es un libro de la colección azul de Barco de Vapor, como sabéis, es de la editorial SM y que son unos libros que a mí me encantan, siempre me han gustado y siempre me gustarán. La autora de éste es Fina Casalderrey, y el ilustrador, que también tiene su parte en el libro es Óscar Villán.
El libro es muy cortito, tan solamente tiene 59 páginas, la encuadernación es de tapa blanda. El libro está recomendado para niños de a partir de 7 años. En cuanto al precio, a nosotros nos costó 7.50€, se puede encontrar en cualquier librería, y si no lo encontráis se vende en Casa del Libro y en Amazon, también en Fnac, es fácil de encontrar.

Fina Casalderrey

Fina Casalderrey nació en Pontevedra en el año 1951. En el año 1996 recibió el Premio Nacional de Literatura Infantil por El Misterio de los hijos de Lúa, publicado también en esta colección al igual que Pimpín y doña Gata, Nolo y los ladrones de leña y El misterio del cementerio viejo.

Argumento

Hace muchísimos años algo extraño ocurrió: a la Tierra se le olvidó girar y de caminar por el espacio, había perdido la memoria. En lugar de dar vueltas sobre sí misma y danzar alrededor del Sol como había hecho siempre, se quedó parada.
Al no girar, en medio planeta siempre era de día y en el otro medio era siempre de noche.
Nadie veía una solución para que la Tierra volviera a girar, que todo volviera a la normalidad, ambas partes querían encontrar urgentemente una solución, así no podían seguir viviendo, necesitaban todos la noche y el día, les era necesario para vivir.
Decidieron hacer concursos para que se dieran ideas, si se premiaba a la mejor solución para el problema tan grave por el que estaban pasando, era porque quizá la gente pensara con más ganas, aunque en la situación que se encontraban, aunque no se les premiara pensarían igual con tal de que todo se solucionara. ¿Qué pasará con los habitantes de un lado y los del otro? ¿Encontrarán alguna solución para que la Tierra vuelva a girar como antes?

Personajes

En este libro hay pocos personajes, por un lado están los habitantes de la parte del planeta donde solamente reinaba el día, por el otro estaban los habitantes de la parte del planeta donde solamente reinaba la noche. Y entre todos ellos está Lucero.

Los habitantes de la parte del planeta donde solamente reinaba el día: estas personas, como hubiéramos hecho cualquiera, se empezaron a extrañar porque veían que la noche no llegaba. La pobre gente trabajaba y trabajaba, siempre esperando a que llegara la noche para terminar su jornada laboral, querían dormir y descansar, como es normal. Sin embargo, los dueños de las empresas estaban tan contentos con esta situación  porque así los empleados trabajarían más y más por el mismo sueldo. Esta gente agotada ya, se quedaban dormidos en cualquier lugar, del agotamiento que tenían caían rendidos. Cuando se dormían, el sueño era tan profundo que podía llegar a durar semanas enteras.
No solamente afectaba esta situación a las personas, también a los demás seres vivos, como a los animales de la noche, estos dormían y dormían. No comían, no volaban, no hacían nada, eso para ellos no era vivir.
Las plantas, a consecuencia de la luz solar se alimentaban las veinticuatro horas del día, así crecían sin parar y la gente tenía que arrancar las raíces de las plantas que brotaban cerca de sus viviendas porque hacían peligrar las paredes de sus casas.
Esto también influía en el empleo, peligraba el trabajo para las personas que trabajaban de noche, si la situación seguía así por mucho tiempo se quedarían sin trabajo.
Las personas se habían convertido en gentes de ojos muy pequeños, la piel se les puso muy morena y arrugada, en cuanto a la estatura, podían llegar a alcanzar los cuatro metros.

Los habitantes de la parte del planeta donde solamente reinaba la noche: estos al contrario que los otros, se extrañaban de que no llegara el día.
Esta gente tenía que tener la calefacción y las luces encendidas a diario, con lo que eso suponía la ruina para ellos por el gasto que eso acarreaba.
En esta parte del planeta, los paisajes eran tristes, la brisa suave desapareció, los árboles estaban sin hojas, no podían alimentarse y las pocas raíces que quedaban fuera se escondieron porque no querían estar fuera.
Aquí, la mayoría de las personas estaban cansadas de dormir en aquella noche continua, las semanas se las pasaban tiritando y saltando.
Los bebés nacían ya con los ojos bien abiertos y bien grandes, pero la vista de los habitantes de esta parte no alcanzaban a ver con nitidez lo que ocurría a su alrededor,  por eso les hacía escuchar con tanta atención que sus orejas se abrieron y crecieron desmesuradamente. En cuanto a su piel, cada vez la tenían más blanca y pálida.

Lucero: era una niña morenita y larguirucha, vivía en el lado de la luz e insistía en que ella sabía cómo arreglarlo, pero nadie la hacía caso ni la creía porque lo único que hacía para demostrarlo era caminar sin caerse sobre una pelota grande de colores.

Opinión personal

Cuando vimos el título del libro y la portada del mismo, a mi hijo le gustó mucho, desde pequeño tiene sus intuiciones con los libros y eso me gusta, con este libro no se equivocó como otras muchas veces, sin embargo yo tenía mis dudas de que le gustara, pero la que me equivoqué fui yo, a ambos nos gustó muchísimo.
Como os he comentado anteriormente, es un libro muy cortito y además tiene las letras bastantes grandes con lo que a los niños se les hace más fácil su lectura si tienen que leerlo ellos solos, de todas formas, nosotros cuando hacemos las lecturas conjuntas, Cristian lee una página y yo otra, así se le hace más ameno y disfrutamos los dos haciéndolo así, nos encanta.

El libro con su historia y sutilmente, nos va planteando el horror por el que van pasando los habitantes de ambos lados de la Tierra, viviendo sumergidos tan solamente en el día, o por el contrario tan solamente de noche, en la oscuridad y en el frío absoluto.
Según íbamos leyendo, Cristian se iba haciendo muchas preguntas a las cuales en algunas ocasiones eran difíciles de contestar pero que siempre tienen sus respuestas y él las obtuvo. Digo esto, porque Cristian son muchas las veces que va más allá de lo que está leyendo y se plantea muchos temas y me los plantea a mí, con lo cual, después de la lectura empezamos a hablar sobre esas preguntas que se cuestiona él al leer el libro, algo que a ambos nos gusta hacer, y luego ya cuando terminamos el libro damos cada uno nuestra opinión personal, lo que nos ha parecido a cada uno, a veces coincidimos, sin embargo otras discrepamos, pero creo que eso es lo bueno, que cada uno tengamos un punto de vista diferente, no todos tenemos que pensar igual. Luego después os pondré la opinión de Cristian que tiene sobre el libro, que es la que cuenta también.

Este es uno de los libros infantiles que a mí me ha gustado mucho, me suelen gustar todos, pero a veces unos gustan más que otros, por eso nos lo hemos leído dos veces y las que quizás nos queden, no serán las únicas veces que lo hagamos.
Quizá en su historia, en la forma de narrar los aspectos de los personajes y demás sea muy exagerado, algo que le chocó a mi hijo, pero no tenemos que olvidar que es un libro orientado para niños de a partir de siete años y Cristian ya va para once, con lo que su expectativa puede ser muy diferente que si lo hubiera leído hace unos años atrás, pero en estos libros es normal que la fantasía en ellos fluya.
Cuando la Tierra se olvidó de girar está dividido en siete capítulos muy cortitos, es una lectura muy fácil de leer y de entender, nos puede gustar tanto a los padres como a nuestros hijos, estoy convencida de que para los niños esta puede ser una buena lectura.
Como hago siempre que hablo sobre un libro infantil, no me puedo olvidar de las ilustraciones, algo que también tiene su mérito dentro de su lectura. Las ilustraciones son de lo más sencillitas, pero bonitas a la vez, se complementan muy bien con la historia, la verdad es que las ilustraciones en estos libros me suelen gustar todas.
En cuanto al final, tengo que decir que me sorprendió muchísimo, un final que no me esperaba, hay que ver de qué manera se pueden solucionar las cosas, la autora ha hecho un buen trabajo con el libro, tiene una buena imaginación, una historia que yo no me hubiera podido inventar porque ni si quiera se me hubiera venido una cosa así a la cabeza, y el final ya fue lo más, más imaginación todavía, aunque también he de decir que es muy surrealista pero dentro de eso me ha parecido divertido y está claro que siempre unidos y en armonía las cosas se pueden conseguir mejor y se les puede dar una solución a los problemas.


Opinión de Cristian sobre el libro


Mamá, el libro me ha gustado mucho, lo he disfrutado, pero también me he imaginado vivir solamente de día y solamente de noche, tiene que ser un horror, yo no podría hacerlo. ¿Qué pasaría si algún día ocurriera esto, mamá? No sé mamá, pero yo no podría vivir sin poder ver la luz natural del día, ni tampoco podría vivir sin poder ver que todos los días se vuelve de noche y poder descansar para ir bien al colegio y poder rendir mucho mejor, no creo que ningún ser humano pudiera vivir en esta situación, a no ser que fueran extraterrestres, esos quizá sí que pudieran hacerlo porque dicen que se adaptan a cualquier situación, pero nosotros los humanos no, aunque también nos podemos adaptar a muchas situaciones distintas y somos sobrevivientes pero en este caso no lo veo, de verdad que no lo veo ni me lo puedo imaginar, ¿tú sí, mamá?.
Sé que es un cuento y que es fantasía, pero todo puede pasar, nunca se sabe, y no lo quiero ni pensar, tendríamos que hacer como en el libro, nos tendríamos que unir todos para dar una solución al problema y hacer caso a las personas que piensan y que tienen una solución, no como hicieron con Lucero, pobre niña, la ignoraban todos y ella por lo menos sí que daba una solución al problema, o al menos lo intentaba ¿Por qué muchas veces no se les hace caso a los niños, mamá? Nosotros también contamos y también podemos tener ideas, no solamente los adultos, menos mal que tú siempre me haces caso y me escuchas, tú sí que eres una buena adulta, te gusta escuchar a los niños, y eso me parece muy bien.
Mamá, lo que hicieron en el cuento las personas, el cambiarse una semana, los del sol a la luna, y los de la luna a los del sol (así los define Cristian a la hora de hablar de cada parte de la Tierra dividida), pero es normal que no funcionara porque cada uno como en su casa en ninguna parte, y ver que te dejan cosas que no te gustan en casa, no gusta a nadie ¿Verdad mamá? A mí por lo menos no me gustaría que me dejaran mi habitación desordenada, con lo recogidita que la tengo a veces.
Mamá, yo recomiendo este cuento a todos los niños, seguro que piensan lo que yo, o a lo mejor no, porque tú muchas veces no piensas como yo, por eso habrá niños que piensen de diferente forma.
Si tengo que darle una nota al cuento, le doy un 8, porque se me ha hecho muy corto y me hubiera gustado que hubiera seguido la historia un poco más, y los dibujos me han parecido muy graciosos pero me hubiera gustado que fueran de otra forma, no sé, algo menos infantil.

Pues nada, esta es la opinión de Cristian, le he cortado porque si no sigue y sigue y esto se haría eterno, yo creo que con estas palabras ha quedado muy claro de que le ha gustado y de que se lo recomienda a los demás niños, os lo he contado tal y como él me lo ha ido contando, sí que es verdad que tiene un lenguaje muy enriquecido, me lo han comentado en el colegio y algunas otras personas, pero esto es lo que hace leer desde bien pequeño y seguir con sus lecturas diariamente, estoy muy orgullosa de él.

Conclusión

Ya para terminar, deciros que es un libro muy bien escrito, que tanto a Cristian como a mí nos ha gustado mucho y que con él hemos disfrutado, bueno, creo que ha quedado claro en toda la reseña, para él, la única pega que le pone son las ilustraciones, le parecen infantiles, pero yo creo que para un libro así están muy bien, aquí tenemos contradicciones pero es un mal menor, es algo que no tiene mucha importancia.
Os lo recomiendo totalmente para los más peques de la casa, estoy segura de que les gustará mucho.

3 comentarios:

Margari on 29 de noviembre de 2014, 17:39 dijo...

Pues aunque mi hija tiene ya once añitos me parece que también le gustaría mucho este libro. Y qué bien reseña tu hijo! Me ha encantado leerle.
Besotes!!!

Bejarana76 on 29 de noviembre de 2014, 18:04 dijo...

Estoy segurísima de que la iba a gustar Margari!! Un besazo!!

kabu leyendo es gerundio on 30 de noviembre de 2014, 9:07 dijo...

Pues el argumento es muy chulo para los peques. Lo apunto para tenerlo en cuenta. Un beso

Publicar un comentario

 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare