sábado, 25 de octubre de 2014

Marina - Carlos Ruiz Zafón

Publicado por Bejarana 76 en 22:05


Marina fue el primer libro que leí de Carlos Ruíz Zafón, y a partir de ahí, vinieron sus otros libros.
Éste es un libro muy cortito, tan solamente tiene 290 páginas, divididas en 28 capítulos más el epílogo. Su encuadernación es de tapa blanda y en cuanto al precio, no sé exactamente lo que me costó porque hace más de un año que lo compre, pero ahora se puede encontrar en amazon por 8.51 €.

** Carlos Ruiz Zafón **

Es uno de los autores más leídos y reconocidos en todo el mundo. Su carrera literaria la inicia en el año 1993 con el Príncipe de la Niebla (Premio Edebé) , a la que le siguen El Palacio de la Medianoche, Las luces de septiembre (reunidos en el volumen La Trilogía de la Niebla) y por último, Marina.
En el año 2001 se publicó su primera novela para adultos, La sombra del viento, que pronto se transforma en un fenómeno literario internacional. Siete años después, con El juego del Ángel, vuelve al universo de El Cementerio de los libros olvidados, que sigue creciendo con El Prisionero del Cielo en el año 2011.
Sus obras han sido traducidas a más de cincuenta lenguas y han conquistado numerosos premios y millones de lectores en los cinco continentes.

** Argumento **

Quince años después, Óscar Drai comienza a recordar a Marina, una niña de su edad que conoció cuando estaba estudiando en un internado de Barcelona. Sus aventuras junto a Marina, le era difícil de olvidar. Al recordarlo todo, volvió a ver a aquel chico que vagaba entre las calles de Barcelona, el nombre de Marina vuelve también a él como si se tratase de una herida recién hecha, todavía sangrante.
En aquellos años, Óscar era un adolescente que le gustaba soñar despierto y siempre se quedaba deslumbrado al ver los palacetes modernistas que se encontraban cerca del internado.
En una de sus escapadas del internado, conoce a Marina, los dos se aventurarán y se introducirán en un enigma muy doloroso del pasado de la ciudad, todo un desafío de siniestras consecuencias que alguien deberá pagar y que los dos juntos intentarán averiguar dicho enigma.

** Personajes **

Óscar Drai: tenía quince años cuando conoció a Marina, estudiaba en un internado situado en la carretera de Vallvidrera.
Cuando terminaban las clases, Óscar tenía la costumbre de burlar el control de la portería del colegio y se iba a explorar la ciudad, después llegaba justamente para la cena, así nadie se daría cuenta de su escapada.
Le gustaba caminar entre las viejas calles y avenidas, siempre se le hacía de noche. Una tarde, a finales de septiembre de 1979, Óscar decide ir por una de las avenidas que frecuentaba llenas de palacetes modernistas y, entre los restos de un jardín abandonado se podía ver la silueta de una vivienda de dos pisos. Su fachada era sombría y ésta se erguía tras una fuente con esculturas, todas ellas llenas de musgo, era una casa con un aire fantasmal, era todo un poco siniestro, con un silencio aterrador. Dentro del jardín se encontraba un gatito que por su mirada, le llamó mucho la atención. Nunca pensó, que en esa casa con aire fantasmal vivía Marina junto a su padre Germán. Marina, esa niña que le hizo vivir intensamente momentos inolvidables.

J.F.: amigo de Óscar, también estaba en el internado como él, pero era un chico totalmente distinto a él. Éstas eran sus siglas, que no tenían que ver nada con su nombre.
Era un chico que tenía el alma de un poeta literario, con un ingenio tan afilado que a manudo terminaba por cortarse la lengua con él. Era de constitución más bien débil y solamente había que mencionar la palabra microbio en un radio de un kilómetro a la redonda para que J.F. creyera que había cogido ya una infección o algo peor, el pobre era muy hipocondriaco. Se llevaba muy bien con Óscar, aunque muchas veces reñían por las fantasías de Óscar, este chico tenía los pies bien puestos en el suelo, y no en las nubes como su amigo y compañero de habitación.

Marina: junto a Óscar, era la protagonista de la novela. Tenía la misma edad que él o quizá un año más, pero no se le notaba. Era como una muñeca, con su pelo largo y rubio. Su piel era pálida y sus ojos los tenía de un color gris intenso.
Vivía con su padre Germán, era todo lo que tenía en su vida, Marina se quedó huérfana de madre cuando solamente contaba con seis meses, no la conoció, solamente tenía el recuerdo de los cuadros que su padre la pintó en vida, y según su padre y Óscar, Marina era físicamente igual a su madre.
No acudía al colegio para no dejar solo a su padre y así poder cuidar de él. Su padre la había enseñado a leer, escribir y a pensar. A la niña le gustaba escribir y su gran sueño era poder llegar a ser algún día escritora.
Marina era una niña que le gustaba las emociones fuertes, era muy aventurera, y sus aventuras junto a Óscar quizá fueron los momentos más bonitos de su vida.
Esta niña es un personaje, para mí, muy enigmático, como todo lo que la rodeaba, como la casa, su padre y su gato Kafka, al que tenía un gran cariño y le cuidaba con amor.

Germán: el padre de Marina, un hombre muy alto, con el pelo todo blanco y bien peinado hacía atrás que le caía sobre los hombros. Tenía un canoso bigote y sus ojos eran oscuros y tristes. Lo que más le llamó la atención a Óscar fueron sus manos, tenía las manos blancas como las de un ángel, los dedos finos e interminables.
Era un hombre bueno y amable, con una voz muy suave. Su rostro era delicado, casi enfermizo, también era un hombre muy alto y delgado.
Marina y él tenían una corriente de efecto que iba más allá de palabras y gestos; un vínculo de silencio y miradas les unía, tenían mucha complicidad, se llevaban muy bien y eso se notaba, Germán la crio solo e hizo de madre y padre a la vez, nunca la faltó cariño.
Era un hombre elegante a pesar del tiempo, y muy educado, se veía que había tenido una buena educación. Había nacido en el seno de una familia adinerada que pertenecía a la burguesía catalana de la época.
A los diecisiete años, Germán decide que quiere dedicar su vida a la pintura, cosa que a su padre no le hizo ninguna gracia, él quería que Germán llevara la fábrica textil que pertenecía a la familia.
Quim Salvat, un pintor de renombre fue su profesor, cuando éste murió, Germán decide dejar Barcelona para irse a Francia.
En Francia tuvo éxito con sus cuadros y en la ópera fue donde conoció a Kirsten Auermann, con la que se casó.
Kirsten tuvo que dejar el teatro porque no solamente se quedó embarazada de Marina, sino que también porque la detectaron una enfermedad en la sangre, fue cuando Germán y ella decidieron volver a Barcelona y vivirían en la casa donde le tocó como herencia de su padre.
Kirsten murió a los seis meses después de dar a luz a su hija Marina. Después de la muerte de su mujer, Germán nunca volvió a pintar, la luz de su interior se apagó.

La dama de negro: era una mujer muy misteriosa, solamente se la podía ver en el cementerio de Sarriá.
La figura de esta mujer era la de una dama envuelta en una capa de terciopelo negro, y su rostro lo cubría con una capucha. Las manos siempre las llevaba cruzadas sobre el pecho, enfundadas en unos guantes también negros. La capa le tapaba los pies con lo que no permitía que estos se les viera y parecía que aquella mujer sin rostro ser desplazaba sin rozar el suelo. Era una mujer que pasaba por las tumbas como si se tratara de una aparición. Siempre llevaba entre sus manos una rosa roja, la flor parecía una herida fresca esculpida a cuchillo. Todas las veces que iba se acercaba a una lápida que a diferencia de las demás, ésta no tenía nombre, tan solamente tenía dibujada una mariposa negra con las alas desplegadas.
La dama de negro solo iba al cementerio el último domingo de cada mes, a la misma hora, a las diez de la mañana, y deja la rosa roja encima de la tumba.
Un personaje muy enigmático que me causó muchísima curiosidad durante toda la novela.

Benjamín Sentís: era un hombre corpulento, llevaba siempre una bata de franela y una pipa apagada entre sus labios. Su rostro estaba adornado por uno de esos bigotes que se unen con las patillas, estilo Julio Verne. Tenía la mirada de un lobo, fría y penetrante. Es un personaje que poco sale en la novela pero que tiene que ver mucho en ella para darnos cuenta de algunos sucesos en ella.


Víctor Florián: en 1945 fue inspector de la brigada judicial de Barcelona. Por aquel entonces iba a pedir el traslado a Madrid pero le asignaron el caso Velo-Granell, un caso que la brigada llevaba cerca de tres años investigando a Mijail Kolvenik.
Sus superiores se lo pintaron como una gran oportunidad y única para él labrarse una carrera, pero los casos difíciles, como lo era este, podían ponerte en el despacho del ministerio con un chófer y con el horario de un marqués, pero también puede ocurrir todo lo contrario, y la ambición no es nada buena.
Víctor era un hombre mayor y aunque a primera vista parecía un poco antipático, en la cercanía no era así, era un hombre amable y simpático.

Mijail Kolvenik: era un hombre extranjero que llegó a Barcelona sin nada, pero con el tiempo llegó a conseguir mucho. No era un hombre muy querido, tan solamente le adoraban su chófer, Luis Claret y su médico personal, el doctor Shelly.
Llevaban tres años investigándole, pero no pudieron probar nada de lo que sospechaban y de las cosas que de él se hablaba, de verdaderas atrocidades.
La suerte para él era que la fábrica Velo-Granell tenía unos buenos abogados y un laberinto de sociedades financieros donde todo se perdía en una nube.
Mijair se enamoró de una cantante de ópera, Eva Irinova, con la que al poco tiempo de conocerse se unieron en matrimonio.
Eva, le adoraba a pesar de todo lo que se escuchaba de él, no podía creer todo los chisme que corrían ante la población y de las personas más cercanas a ellos.

** Opinión personal **

Hará como cosa de un año que me leí este libro, dicen que cuando te acuerdas de una novela después de tanto tiempo, es que para bien o para mal te ha dejado huella.
Personalmente yo no me acordaba de esta novela, aunque según la iba leyendo, sí que me iba acordando de algo. Pero eso no quiere decir que no me hubiera gustado porque no es así. Es una novela que me ha gustado muchísimo, es entretenida, está bien escrita y te engancha desde que empiezas a leer hasta que la terminas.
Al tener tan pocas páginas se lee rápidamente y además empatizaremos mucho con Óscar, Marina y Germán, son los tres personajes que a mí más me han gustado de la novela, los demás no digo que estén mal, pero seguro que muchos de los que se la hayan leído les ha pasado igual.
Los personajes están todos muy bien definidos, todos ellos son muy enigmáticos, sin embargo, Óscar y las personas del internado eran muy distintos, no eran tan enigmáticos. Y, es de agradecer, que no tenga muchos personajes.
No solamente los personajes eran enigmáticos, sino que también el ambiente lo es, eso hace especial al libro y nos hará sentir a cada momento, nos tiene en un vilo constante y para ser sincera, en algunas escenas del libro lo pasé realmente mal, quizá muy desagradables, y más si estás sensible como lo estoy yo ahora en estos momentos.
En cuanto al final, no es nada previsible, hasta el último momento no vamos a saber cómo terminará y os puedo asegurar, que a mí el final me impresionó muchísimo.
La novela está escrita en primera persona, en ella Óscar nos irá narrando todas y cada una de sus aventuras y desventuras con Marina, entre la narración hay algunos diálogos.
La novela se desarrolla en Barcelona, parte de ella en la zona de Sarria.
Marina es una novela juvenil, pero perfectamente la puede leer cualquier persona, es perfecta para cualquier edad, menos para los peques de la casa.
Esta novela fue la última que el autor escribió de este género, después se embarcó en otros proyectos.
De todos los libros que Carlos Ruiz Zafón ha publicado desde que empezó a escribir, este libro es uno de sus favoritos, la escribió en Los Ángeles y no pensaba que iba a tener tan buena aceptación como ha tenido.

** Conclusión **

Es un libro que me ha encantado, por lo que os la recomiendo totalmente. Es un libro muy entretenido, nos introduciremos entre sus páginas y, viviremos junto a Marina y a Óscar todas sus aventuras como si las estuviéramos viviendo nosotros también al mismo tiempo, me alegro de habérmelo leído de nuevo. Aunque he de decir que también me he emocionado mucho con él. Con este libro he disfrutado muchísimo.

2 comentarios:

Margari on 26 de octubre de 2014, 0:08 dijo...

Lo leí el año pasado y lo disfruté mucho también. Me gustó más de lo que esperaba.
Besotes!!

Espe on 27 de octubre de 2014, 12:40 dijo...

Me has traído recuerdos de cuando lo leí, ya te lo comenté por otros lares.

Publicar un comentario

 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare