lunes, 11 de noviembre de 2013

Yo, mi, me... Contigo - David Safier

Publicado por Bejarana 76 en 12:07



Llevo una temporada que no me apetece leer libros complicados, me apetece leer más bien libros sencillos, así que después de leerme “Maldito Karma” y “Jesús me quiere” de David Safier, estoy siguiendo con los que me quedan de él y del que hoy os voy a hablar es el de “Yo, mi, me… Contigo”.
El libro es de la editorial Seix Barral, la encuadernación es de tapa blanda, tiene 304 páginas, el cual está dividido en 63 capítulos más el epílogo y los agradecimientos.
En cuanto al precio vale 16 euros, desconozco si lo hay para e-Book.

==David Safier==

Yo creo que ya os hablé una vez sobre él pero por si acaso lo vuelvo a hacer aunque la mayoría de vosotros ya lo conocéis.
David Safier nació en el año 1966 en Bremen. Se le empezó a conocer como guionista para series de televisión que fueron de éxito como Mein Leben Und Ich (Mi vida y yo), Nikola y Berlín, Berlín.
Fue galardonado con el Premio Grimme y con el Premio TV en Alemanía, y con un Emmy en Estados Unidos.
En Bremen es donde tiene su residencia y donde trabaja. Fue conocido por su primera novela escrita en el 2009, Maldito Karma, una novela que fue un gran éxito internacional que solamente en España tiene más de treinta ediciones.
Después de Maldito Karma este hombre no ha parado de escribir y a partir del 2009 ha sacado todos los años una novela nueva.
Jesús me quiere fue el segundo libro que sacó en el año 2010, luego siguió en el 2011 con Yo, mi, me… Contigo y ya por último, en este año 2012 ha sacado Una familia feliz, y ahora está reciente ¡Muuu!, todos ellos con la Editorial Seix Barral.

==Argumento==

Rosa es una chica normal, sigue enamorada de su ex Jan, pero este se va a casar con su actual novia Olivia.
Rosa no soporta la idea de que Jan se fuera a casar con otra que no fuera ella y tenía la esperanza de que conseguiría volver con él y que dejaría a Olivia por ella, así que un día un poco ebria se presenta en la consulta de Jan que era dentista, pero salió de allí con poco éxito, ya que Jan estaba muy enamorado de su comprometida Olivia.
Un día salió con Axel, un compañero de trabajo, fueron al circo y allí conoció a Próspero, el hipnotizador del circo y cuando terminó la función, Rosa se presenta en su caravana y esta se deja hacer una regresión que va a parar al año 1594 y se mete nada más y nada menos que en el cuerpo de William Shakespeare.
Si ya es difícil que una mujer y un hombre compartan vida en distintos cuerpos pues cuando un hombre y una mujer tienen que compartir el mismo cuerpo, eso tiene que ser un gran desastre…
Rosa solamente quiere una solución para su roto corazón y mientras está bajo la hipnosis, Rosa no podrá volver al presente hasta que no descubra lo que es el verdadero amor, y para que lo logre tiene que contar con la ayuda de un Shakespeare enamoradizo que odia sentirse controlado por una mujer. Pero ambos se dan cuentan de que mientras todo el tiempo discuten entre ellos compartiendo un mismo cuerpo, de que antes de poder amar a alguien, deben aprender a quererse a sí mismos.

==Personajes==

Rosa: Rosa era la típica chica normal, ella se veía con celulitis, con las pantorrillas demasiado gruesas y con mala luz, según ella, parecía un puma con la tripa caída.
Estudió Magisterio en Wuppertal. Trabajaba como profesora pero su trabajo no la gustaba mucho, eso de aguantar a los niños como que no la hacía mucha gracia.
Estaba totalmente enamorada de Jan aunque ya no estaba con él y sabía de sobra que estaba con Olivia, pero según ella, era el amor de su vida y lo perdió porque Jan la vio dándose un beso con Axel, su compañero de trabajo y a Jan le partió el corazón.
Rosa vivía en Düsseldorf pero nació en Wuppertal. Era una chica de 34 años y a pesar de haber pasado los años, ella amaba a Jan por encima de todo.

Olivia: La prometida de Jan, era totalmente distinta a Rosa, era más refinada y pegaba más con Jan.
Era todo lo contrario a Rosa, tenía un cuerpazo que hasta Heidi Klum se tiraría de los pelos de la envidia. Estudió Medicina en Harvard y trabajaba con Jan en la clínica dental.
Era una chica con buenos modales al igual que Jan, eran dos almas gemelas, pero aunque Jan la quería a ella, sentía miedo de que él volviera con Rosa, porque estuvo muy enamorado de ella.
Antes de conocerse Rosa y Jan, Olivia ya lo conocía, eran tan solamente amigos aunque a ella siempre le había gustado y había estado enamorada de él.

Jan: El gran amor de la vida de Rosa. Este chico tenía 39 años y era un dentista de prestigio y éxito. A pesar de ser tan distintos Rosa y él, de tener Rosa unos modales pocos adecuados, la amaba con locura, y cuando la vio besándose con Axel, para él fue peor que una puñalada y lo pasó muy mal, le partió en dos el corazón.
Rosa y él se conocieron porque Rosa le salvó de morir ahogado en la playa, a partir de ahí se enamoraron, la madre de Jan decía que su hijo se enamoró de ella por la falta de oxígeno en ese momento.
Rosa no caía muy bien a la familia de Jan, las familias eran muy distintas, la de Jan era muy refinada y la de Rosa era más campechana y no congeniaban pero a pesar de todo eso, Jan luchó por Rosa y por esa relación, no quería perderla porque las familias no se llevaran bien o fueran de un estatus diferente, la quería y eso era lo más importante en ese momento para él.
Sin embargo con Olivia era distinto, la familia de él estaba feliz de que estuviera con ella porque se amoldaba más a su estatus y a la forma de ser que era muy parecida a la de Jan.

Holgi: Este chico era el mejor amigo de Rosa, era homosexual. No era el típico amigo homosexual guapo, era más bien parecido a un pequeño hobbit, pero ayudaba mucho a Rosa y la daba muy buenos consejos, siempre estaba a su lado, tanto en los buenos como en los malos momentos, aunque desde la rotura con Jan eran más bien malos momentos porque Rosa no aceptaba que Jan ya no estuviera con ella, pero él no la dejaba por nada del mundo, la ayudaría en lo que fuera y estuviera en sus manos, amigos así son los que hay que conservar y Rosa sabía muy bien la persona que tenía a su lado como amigo.

Axel: Compañero de Rosa, era el profesor de Educación Física. Axel no eran de los hombres que se enamoraban, le gustaba ir picando de flor en flor, todas las profesoras del colegio habían pasado por su cama menos Rosa.
Tenía 35 años, un año más que Rosa, pero resultó que el don Juan tenía también su corazoncito y sentimientos.
Después de ir pasando de una mujer a otra, ya le apetecía tener algo serio, una estabilidad y la quería junto a Rosa, se enamoró de ella, pero fue el hombre que arruinó su relación con Jan por un simple beso.

El conde de Essex: Estaba enamorado de la condesa María de Warwickshire.
La condesa no estaba casada pero no quería ver a ningún hombre hasta que no pasaran 7 años, ya que estaba de luto por su hermano muerto y eso le había roto el corazón y tenían que pasar siete años para que el luto terminara, así que María no volvería a la vida normal hasta entonces.
El conde era clavado a Jan y lo más asombroso es que se parecía a él el mismo día que se conocieron, en que se enamoraron, en la primera vez que se besaron y en su primera vez.
Era como todos los hombres del ejército, un tonto insensato, nadie en su sano juicio no navegaría por medio mundo por orden de la reina ni cortaría la cabeza a hachazos a gentes de otras tierras sólo para llevar plátanos a Inglaterra.
Pero a veces era bueno tener cerca a uno de esos necios valerosos.
No solo el parecido a Jan era evidente, sino que el de la condesa María con el de Olivia, lo mismo, eran igualitas. Así que ese amor estaba quizás predestinado desde hace muchos años.

Walsingham: Era el hombre más poderoso del reino, los servicios secretos estaban a sus órdenes. Es el más estrecho consejero de la reina y durante casi una década también fue su amante secreto, luego ocurrió algo entre ellos, nadie sabe qué fue, probablemente fuera a consecuencia de la menopausia de la reina o que ella estaba enamorada de Essex, que eso se notaba en la distancia.

Kempe: Era uno de los actores del teatro y el mejor amigo de William Shakespeare, era como Holgi con Rosa, siempre estaba al lado de él y le sacaba de más de un lío en los que se metía e incluso le salvó la vida cinco veces, todas ellas en diferentes momentos y estados diferentes.

Próspero: Este hombre era el hipnotizador del circo donde Rosa había acudido junto a Axel una noche. Como comenté anteriormente, cuando terminó la función y se despidió de Axel, Rosa se acerca a la caravana de este hombre y allí se deja hipnotizar por Próspero y la lleva a meterse en el cuerpo de William Shakespeare.

William Shakespeare: Todos sabemos y conocemos quien era William Shakespeare por sus obras. En el libro era un hombre muy conquistador que luego los maridos de las mujeres con las que andaba le querían cortar la cabeza y eso era normal, siempre estaba metido en líos de faldas, pero él realmente siempre estuvo enamorado de una sola mujer, de Anne, el amor de su vida y le pasaba lo mismo que a Rosa con Jan, eran los dos iguales sólo que eran de distinto sexo.
William tenía tres hijos, sus tres soles a los que él adoraba pero a los que veía muy poco.
Tanto Rosa como él aprenderán mucho el uno del otro y pasarán por varias aventuras que los unirán aún mucho más.
William fue llamado por la reina Isabel de Inglaterra para que por parte del conde de Essex enamorara a la condesa María de Warwickshire, porque el conde debería estar al frente del ejército para no ser conquistados por los españoles y mientras la condesa no le hiciera caso, estaría todo el día bebido y durmiendo la borrachera, así no podía estar al frente del ejército, así que la tarea recomendada de William era que la enamorara a base de poemas y palabras bonitas supuestamente mandadas por el conde de Essex.
William no soportaba que una mujer estuviera dentro de su cuerpo pero es que a Rosa la pasaba lo mismo, no la hacía mucha gracia estar dentro del cuerpo de un hombre, aunque fuera el de William Shakespeare.

==Opinión personal==

Después de hablaros de los personajes que me han parecido más importantes en el libro, os voy a dar mi opinión sobre el libro.
Después de leerme dos libros anteriores de este autor, tengo que decir que en cada libro va perdiendo fuerza, quizás sea porque me gustó mucho Maldito Karma que hasta el momento los dos que me he leído después no lo han superado.
Con este libro, al principio te ríes con Rosa porque tiene unos golpes increíbles y te hace reír, para mi opinión empieza muy bien pero según van pasando las páginas va perdiendo bastante e incluso cuando se encuentra en el cuerpo de William Shakespeare, hay momentos en los que me aburro, no me acaba de llegar y se me hace muy pesado.
Enseguida coges mucha empatía con Rosa, es una chica muy graciosa pero cuando el amor se va y ves que la persona a la que quieres y piensas que es el amor de tu vida pues llegas a cambiar un poco y más sabiendo que esa persona se va a casar con otra.

Los personajes están bien definidos, como en todos los libros, unos te pueden caer mejor que otros y para mi opinión, el personaje que más vale es Rosa y junto a William Shakespeare hacen una buena pareja, diría yo un poco cómica.
Son dos personajes que pasan montones de aventuras juntos y cuando entre ellos dos discutían, había momentos en los que te hacen reír y verdaderamente es una situación cómica como comentaba antes.
Rosa es un personaje que desde el principio empieza a caerte bien, quizás porque es una chica sencilla y muy particular al igual que su amigo Holgi, me parece un personaje muy bueno y entre ellos también hacen muy buena pareja.
Rosa no creía mucho en esto de la hipnosis pero aún así se dejó hipnotizar y cuando se vio en el cuerpo de Shakespeare no se lo podía creer, en un principio no sabía en qué cuerpo estaba, cuando se miró por primera vez en un espejo, vio a un Shakespeare un poco delgado pero que era un hombre que no estaba nada mal, era normal que tuviera tanto éxito entre las mujeres.
Cuando Rosa vio al conde Essex, su gran parecido a Jan y después cuando vio a la condesa María de Warwickshire, que se era igualita a Olivia, se dio cuenta de que las almas de Jan y Olivia estaban predestinadas y ante eso no se podía hacer nada.
Con este libro llegas a la conclusión de que para poder amar a otra persona primero nos tenemos que querer nosotros mismos, si no es difícil poder querer a nadie.
Otra conclusión que yo he sacado es que como siempre digo, el destino siempre está ahí y lo que tengamos predestinado no nos lo quita nadie y que lo que tenga que ser será por mucho que lo demos vueltas y queramos cambiarlo.
En cuanto al final del libro, si os digo la verdad me hubiera gustado que hubiera sido otro, este no me convence mucho, me dejó como un poquito fría.

Ya tan solamente me queda recomendarlo, y yo personalmente sí que os lo recomiendo si lo que queréis es una lectura sencilla y nada complicada. Os vais a reír de vez en cuando con él, pero tampoco esperéis encontrar un libro para volverlo a leer, es un libro para leerlo una vez y nada más, por lo menos para mí. Es un libro que se lee muy rápidamente, en dos o tres días se puede leer tranquilamente.

4 comentarios:

Concha Fernández - De Lector a Lector on 11 de noviembre de 2013, 17:22 dijo...

Una lectura que está bien, pero personalmente también prefiero otros del autor. Un beso.

Margari on 12 de noviembre de 2013, 0:48 dijo...

NO me he estrenado aún con este autor, pero cuando lo haga, creo que será con Maldito Karma, que parece que convence más.
Besotes!!!

Espe on 12 de noviembre de 2013, 10:06 dijo...

Ya te decía por otros lares que me lo he apuntado, a ver qué tal.

Shorby on 15 de noviembre de 2013, 1:30 dijo...

Solo he leído Maldito Karma... y no me hizo mucho tilín...
Pero este lo tengo en casa, así que a ver.

Besotes

Publicar un comentario

 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare