sábado, 5 de enero de 2013

El vendedor de sueños - Augusto Cury

Publicado por Bejarana 76 en 16:35
Hoy vuelvo para hablaros sobre otro libro que me leí este verano, es un libro de autoayuda, en su momento cuando lo compré no pensé que era de este género porque cuando lo compré me llamó muchísimo la portada y no os puedo explicar por qué pero me lo compré sin pensármelo dos veces, pero no me arrepiento de haberlo hecho. El autor de El vendedor de sueños es Augusto Cury, es de tapa blanda y contiene 286 páginas divididas primero por el prólogo y después en 32 capítulos muy cortitos y el libro termina con los agradecimientos y homenajes. En cuanto al precio, me costó 7.95€.

Augusto Cury
==============================

Augusto Cury es psiquiatra y psicoterapeuta desde el año 1986. En sus veinte años de profesión ha desarrollado la teoría de la psicología Multifocal, que es una de las pocas teorías mundiales que estudia las funciones de la memoria, la constitución del yo, la construcción del pensamiento y la formación de pensadores. Es un hombre que está considerado como el autor más leído en Brasil de los últimos diez años, con más de 15 millones de ejemplares vendidos en sus obras. Sus libros se han traducido en más de 50 países y están recomendados en múltiples Universidades y cursos de posgrado.

Argumento
=============================

Era un viernes a las cinco de la tarde y en lo alto del edificio San Pablo se encuentra Julio César con la idea de quitarse la vida, era un hombre de más o menos unos 40 años, de rasgos bien definidos, cejas gruesas, piel con pocas arrugas y con el pelo gris semilargo y bien cortado. Su erudición, fruto de muchos años de instrucción, ahora se reducía en polvo. Era un hombre culto y de los cinco idiomas que hablaba ninguno le servía para dialogar consigo mismo ni para comprender el idioma de sus fantasmas interiores. Julio pasaba por una crisis depresiva que lo asfixiaba, vivía sin sentido y en él nada despertaba ninguna emoción. Allí se encontraba la policía, los bomberos y también llamaron a un psiquiatra para que dialogara con él y lo hiciera entrar en razón para que no hiciera la locura de tirarse al vacío pero no dio resultado ya que Julio lo tenía muy claro, quería irse de este mundo. Cuando parecía que todo iba a terminar con un final trágico, entre toda la gente aparece un hombre que parecía un vagabundo, subió donde estaba Julio César y después de muchas horas y hablándole haciéndole reflexionar mediante preguntas, consiguió que Julio por fin no hiciera esa locura e hizo que se sincerara con él, tanto el jefe de policía y el psiquiatra no se podían creer lo que estaban viendo e incluso pensaron que ese hombre era un loco, pero un loco que había salvado una vida. Cuando ya se iban juntos Julio y el hombre, el jefe de policía le pide la documentación al hombre y este le dice que no tiene, entonces una persona sin documentos es una persona que no tiene identidad, con lo que le preguntan que quién es y este hombre les contesta que él es un vendedor de sueños, motivo para que mejor pensaran que era un loco. Julio no podía creer lo que estaba oyendo pero aún así decidió seguirle y vender con él sueños a las demás gente, a partir de aquí empieza una aventura junto al vendedor de sueños y a mucha otra gente más que van recogiendo en sus andares. ¿Era el vendedor de sueños un loco o por el contrario era una persona escarmentada por la vida? ¿Podría ser también un vagabundo? Todas estas preguntas os la dejo que las descubráis vosotros por si os decidís a leer el libro.

Personajes
==================================

Los personajes de los que os voy a hablar son los que siguen en las andaduras junto al vendedor de sueños, le siguen como si fueran sus discípulos, así que empiezo con ellos.

*El vendedor de sueños. Este hombre apareció entre la gente como de la nada, ni corto ni perezoso subió a donde estaba Julio César a pesar del impedimento de la policía pero al final se salió con la suya y le dejaron. Lo que pensaron todos es que era un vagabundo y además que estaba mal de la cabeza, que era un loco que lo único que quería era llamar la atención. Cuando dijo que era un vendedor de sueños, Julio se queda perplejo, parecía que este hombre había dejado su estado de lucidez para introducirse en la locura, así que para Julio esa manera de identificarse no significaba nada, salvo sorpresa. A veces parecía ateo pero otras se comportaba como si fuera el mesías y los que le seguían sus discípulos. Este hombre intentaba vender coraje para los inseguros, osadía para los fóbicos, alegría para los que han perdido la fascinación por vivir, sensatez para los incautos, críticas para los pensadores y para los que piensan en poner punto final a su vida, les intenta vender una coma, tan solo una coma, una pequeña coma para que puedan escribir su historia. El vendedor de sueños no tenía una residencia fija donde reclinar la cabeza, vivía debajo de los puentes, se alimentaba de lo que la gente le daba al igual hacía a la hora de vestirse, la gente le proporcionaba ropa. No era Cristo pero como comentaba antes tenía vocación mesiánica, no hacía milagros, no prometía el Reino de los Cielos, tampoco los prometía un reino terrenal, ni los daba ninguna seguridad, no tenía donde vivir, era pobre, no tenía coche, ni seguro médico, pero tenía un magnetismo impresionante con la gente, vivía del arte de la solidaridad, soñaba con abrir la mente de las personas, con combatir el virus del sistema y con luchar contra el egocentrismo, este hombre, fuera donde fuera y con solamente unas frases, convencía a la gente y se los llevaba de calle.

*Julio César Lambert. El hombre que se quería suicidar desde lo alto del San Pablo y el primero en seguir al vendedor de sueños. Pensando y dado vueltas a las palabras que le había dedicado el vendedor de sueños, llegó a la conclusión de que en realidad no quería suicidarse y menos morir, lo que en verdad necesitaba eliminar era sus prejuicios, estaba repleto de ideas vacías y conceptos superficiales sobre la vida y la muerte. Lo que exaltaba de él era su propia cultura pero ahora lo que necesitaba exaltar era su ignorancia, un comportamiento improbable y hasta doloroso para quien siempre se había creído un intelectual brillante. Julio no tuvo buena vida, porque cuando contaba con 6 años mientras él veía los dibujos animados, en otra habitación estaba su padre suicidándose dándose un tiro, Julio escuchó el estallido de la pistola fue a la habitación donde se encontraba su padre y se llevó el peor trago de su vida cuando vio a su padre tumbado en el suelo rodeado por un charco de sangre y para colmo en ese momento su madre no se encontraba en casa. A partir de ahí la vida de Julio no fue buena, perdió su infancia, su inocencia, su mundo se derrumbó y pasó a odiar los dibujos animados. Fue hijo único y su madre ya viuda, la pobre se tuvo que poner a trabajar y luchó con valentía para sacarle adelante hasta que la mujer cayó enferma de cáncer y murió cuando Julio tenía tan solamente 12 años. Cuando su madre murió le criaron sus tíos, el pobre iba de casa en casa y se sentía un extraño en lugares que nunca fueron suyos. Se convirtió en un adolescente irritable, no le gustaban las fiestas familiares, no fueron pocas las veces que lo trataron como a un sirviente y se tenía que callar. Había desarrollado una personalidad agresiva, era poco sociable, tímido e intolerante, se sentía feo y empezó a creer que nadie lo quería, pero para no destruirse, compensaba sus conflictos con el estudio, entró en la universidad con dificultades y se convirtió en un alumno brillante, trabajaba durante el día e iba a la facultad por la noche y cuando llegaba a casa se ponía a estudiar hasta la madrugada y también los fines de semana. Fue un universitario ejemplar y se convirtió en un profesor respetadísimo. Después se casó y tuvo un hijo llamado Juan Marcos. Julio creía que no fue ni buen amante y ni buen padre. Pasó el tiempo y hacía un año que se enamoró de una alumna 15 años más joven que él, se desesperó y por intentar seducirla, comprarla, no hizo más que contraer deudas, gastó todo su dinero, perdió su seguridad y al final su alumna lo abandonó pero para colmo su mujer lo descubrió y también lo dejó, cosa normal. Cuando su mujer lo dejó fue cuando se dio cuenta de que todavía la quería, no quería perderla e intentó reconquistarla pero fue inútil, su mujer ya estaba cansada del hombre intelectual pesimista, deprimido y en absoluto cariñoso. En cuanto a su hijo Juan Marcos, este cayó en el mundo de las drogas, era agresivo y le acusó a Julio de no haber jugado con él, ni haber sido amable, compañero y amigo. La relación entre ellos no era buena, lo intentaron varias veces pero Juan ya no quería nada con su padre y llevaban 5 años sin hablarse, cada uno por su lado. Julio César que era un especialista en sociología de la religión, conocía el cristianismo, el islamismo, el budismo y otras religiones, pero eso no le ayudaba a comprender al vendedor de sueños ya que no sabía si era un ateo irreverente o alguien que tenía una intimidad informal con el Autor de la existencia, intentaba saber quién era ese hombre que le hizo recapacitar, todos lo que se encontraban con este desconocido se preguntaban si este hombre era un loco o un sabio, o las dos cosas. Julio César es llamado por el vendedor de sueños como el superego, por su forma de ser, pero se llevaban bien y hacían un buen equipo.

*Bartolomé. Este hombre es de lo más gracioso y es el que nos hace reír con sus golpes durante todo el libro, le llamaba jefe a el vendedor de sueños. Bartolomé salió también de entre la gente cuando todo el mogollón, apareció curtido en vodka y whisky. Era otro hombre con cicatrices ocultas, incluso cuando siempre estuviera de buen humor y en algunos momentos resultara petulante. Su pelo era negro, rizado y relativamente corto, el cual no veía un peine y quizás tampoco agua desde hacía semanas, no superaba los 30 años y era de piel clara, cejas pobladas, rostro hinchado en que escondía las cicatrices de su existencia. Cuando apareció iba todo borracho y era un gran especialista en llamar la atención, pensaba que toda esa gente que miraba para arriba era porque estaban viendo un extraterrestre, ya que él veía uno que según él era amarillo, tenía cuernos y llevaba un arma en las manos. Bartolomé tenía un sobrenombre que era Boquita de Miel, no solo le gustaba beber sino también hablar y sus amigos íntimos decían que tenía el SHC, el síndrome del habla compulsiva.

*Dimas de Melo. Este chico era un rufián, tenía 28 años, cabello rubio con raya en medio, nariz grande y achatada y rasgos orientales. Lo llamaban Mano de Ángel pero en realidad su apodo debería haber sido Mano de Diablo. Era todo un ladrón, tenía aires de grandeza y quería hacerse rico a base de robar a la gente, sobre todo a las personas mayores, no solo era un ladrón sino también un gran mentiroso y se las ingeniaba muy bien para mentir a quien fuera incluso al abogado y a los jueces cuando le pillaban. Por eso el vendedor de sueños no dudó tampoco en llevárselo con ellos y poderle llevar por el buen camino aunque a Julio y a Bartolomé no les hacía mucha gracia que le metieran al grupo.

*Edson. Su nombre era este pero le llamaban el Milagrero, el apodo le venía por su capacidad de obrar milagros o eso era lo que él pensaba. A este chico le conocieron en un velatorio, saliendo de él, el vendedor de sueños le pareció un chico extraño y no dudó en perseguirlo para saber qué era lo que se traía entre manos. Edson tenía unos 30 años, tenía el cabello corto y ondulado, llevaba una chaqueta de color azul marino en conjunto con el pantalón y una camisa blanca, su aspecto era muy bueno y su imagen era imponente. Este chico se acercó al ataúd de una señora ya mayor, era un predicador, se colocó a los pies de la difunta e hizo un gesto de reverencia, y poco a poco se le iba viendo su rostro y también sus verdaderas intenciones que le impresionaron mucho al vendedor de sueños. Resulta que quería ayudar a otros, pero detrás de sus acciones siempre había una segunda intención, le gustaba promocionarse, este chico no era el líder espiritual encargado de decir las palabras de consuelo en el funeral, estaba allí por un interés propio, pero es que todavía hay personas que nos pueden sorprender y Edson era una de esas personas y aunque parezca increíble este chico deseaba resucitar a la anciana, quería ofrecer un espectáculo deslumbrante para que todas las personas se rindieran a sus pies, la ambición que tenía era rescatar a la señora de las garras de la muerte y así lo reconocerían como el poseedor de un don sobrenatural, como el emperador Calígula utilizaba su poder para que lo reconocieran como un dios, Edson lo que hacía era utilizar los textos bíblicos y el poder que creía tener para ser reconocido como un semidios.

*Salomón Salles. Este chico tenía poco más de 20 años, media metro ochenta, tenía el pelo ondulado y la piel oscura. Se lo encontraron en la avenida Presidente Kennedy y el muchacho sufría un grave trastorno obsesivo compulsivo. Como la gente es tan buena y no ven sus defectos sino los de los demás pues se reían de él e incluso los niños. Salomón había querido estudiar psicología pero los mismos maestros le llegaron a decir que un obsesivo nunca seria tomado en serio por sus pacientes y mucho menos podía debatir en los tribunales. En los trabajos no duraba más de tres meses, tampoco podía tener relación con ninguna mujer y el pobre siempre era ridiculizado, pero a pesar de todo era feliz, había aprendido a vivir así y era una persona extraordinaria del cual se podía aprender mucho.

*Mónica. Esta chica era una guapísima modelo, ella solo sabía desfilar, su mundo eran las pasarelas, la fotografiaron los mejores fotógrafos internacionales, su cuerpo apareció en las portadas de las principales revistas y fue llevada hacia la cima por el mundo de la moda, pero ese mismo mundo de la moda la expulsó cuando engordó 5 kilos, por culpa de ello tenía bulimia, ingería los alimentos compulsivamente y después sufría una descarga de culpa y ansiedad que finalmente se provocaba el vómito, su vida era un infierno, no sentía sabor de la comida, no sabía ya quién era ni lo que quería y se intentó suicidar tres veces.

*Doña Jurema. Esta anciana tenía más vitalidad y alegría que muchos jóvenes, tenía 80 años y también se unió al grupo. Su nombre completo era Jurema Alcántara de Mello, era una antropóloga de renombre y había sido una profesora universitaria de alto nivel, incluso había hecho un máster en Harvard, era reconocida internacionalmente, había escrito cinco libros que habían sido publicados en varios idiomas. Julio en ese momento recordó que había leído todos sus libros, había sido muy importante en su formación, admiraba a esa mujer por su forma de razonar, sintética y osada. Jurema era la viuda de un millonario y tenía chófer y muchos lujos.

Frases
===============================

Durante el libro hay muchas frases que me han llamado la atención y me he quedado con alguna no con todas porque entonces no acabaría nunca, por eso os voy a poner unas cuantas.

- ¿La muerte es un fin o un comienzo? ¿En ella nos perdemos o nos encontramos? Cuando morimos ¿La historia nos engulle como actores que nunca más salen a escena?
- Cada enfermedad es propia de un enfermo. Cada enfermo tiene una mente. Y cada mente es un universo infinito.
- No se puede ser esclavos de los patrones de belleza del sistema.
- El que no es generoso consigo mismo jamás lo será con los demás. El que exige demasiado es un verdugo con los otros. - Aunque planeen su muerte, los suicidas no quieren matarse, lo que buscan es matar su dolor. - Los egoístas viven en el calabozo de sus angustias, pero los que hacen algo por el dolor de los otros alivian su propio dolor.
- No hay personas inútiles, sino personas desvalorizadas, mal utilizadas, poco exploradas.
- El que no se deleita entrando en el mundo de los ancianos no es digno de su juventud. El ser humano no muere cuando su corazón deja de latir, sino cuando, por alguna razón, deja de sentirse importante.
- La envidia y la venganza son fenómenos exclusivos de los humanos. No se dan en ninguna otra especie.

Opinión personal
=================================

Ya tan solamente me queda daros mi opinión sobre el libro. El vendedor de sueños es un libro de autoayuda pero con una historia muy bonita, a la hora de comprarlo no me di cuenta de que era de autoayuda lo que me gustó fue su portada y el título, y si os digo la verdad no sé por qué pero me atrajo mucho. Es verdad que antes huía de los libros de autoayuda pero una vez empecé con ellos me empezaron a gustar, bueno, los hay de todo, como en los demás géneros pero este es uno de los que están muy bien, yo sé que a muchos de vosotros no os hacen mucha gracia esta clase de libros, pero os puedo asegurar que este sí que os iba a gustar, quizás por la historia de todos sus personajes e incluso de el vendedor de sueños que tiene su miga. El autor con este libro capturó la imaginación y los corazones de millones de lectores con un mensaje de optimismo y esperanza con la necesidad de vivir los sueños y no conformarnos con una vida cómoda, es muy bonito soñar, perseguir esos sueños y hacerlos realidad. Mediante la historia como habéis podido comprobar, aparecen bastantes personajes y todos muy distintos, cada uno con una historia diferente que nos hace recapacitar e incluso dar la razón al autor ya que se tocan muchos temas de actualidad e incluso te puedes sentir identificado con algunos de los casos que salen. Lo que no me gusta es que al vendedor de sueños le pongan como un mesías y los demás sus discípulos, este señor era un hombre con una gran experiencia a las espaldas y lo que quería era ayudar a los demás. El primer tema que aparece es el del suicidio, muchas veces cuando nos encontramos mal, que no vemos salida por ningún lado, algunas personas, no todas, su mejor salida es quitarse del medio, es una forma de ya no sufrir más y de huir de la realidad, una forma de terminar pero lo que algunos hemos pensado en ello no nos damos cuenta en los demás, en nuestros seres queridos, porque si un padre o madre se suicida sus hijos se harían la pregunta, ¿Por qué no soportó su dolor por mí? Y por la otra parte si es un hijo el que lo hiciera sus padres se harían la pregunta, ¿Qué podría haber hecho por mi hijo y no hice?... Tanto por una parte como por otra sería complicado, por eso yo he aprendido a que hay que hacerle frente a la vida y no nos podemos dejar comer por ella, todo tiene solución menos la muerte. Cuando el vendedor de sueños hablaba, Julio no podía creer lo que escuchaba, en un momento se queda paralizado porque el hombre había citado la famosa frase de Cristo y él ante esas palabras se preguntaba si ¿Acaso se creía Cristo? ¿Y si tenía algún brote psicótico? Pero es que parecía una persona intelectualmente sólido, inteligente y hablaba de Dios de una forma no religiosa, por eso tenía esa confusión Julio con él porque por una parte parecía ateo y por otra parecía que adoraba a Cristo, vamos una cosa contradictoria, crees o no crees. Otro tema que se toca en el libro es el tema de las mujeres, cuantas niñas caen en la bulimia o en la anorexia por culpa de los cánones de belleza, sino eres divina y tienes un tipo estupendo es como si fueras de otro planeta, eso es lo que les meten en la cabeza a las jóvenes desde el principio e incluso nos habla de una clase de muñeca que puede hacer mucho daño a las niñas a una edad muy temprana. Yo creo que todos somos personas y tenemos el mismo derecho a vivir, seamos como seamos, eso no importa, al hablar de la mujer también he de decir que las mujeres no somos objetos y que durante la historia hemos estado poco valoradas, e incluso ya es un insulto cuando se dice que a Eva se la hico con una costilla de Adán, y durante toda la historia la mujer ha tenido que recorrer un gran camino hasta donde hemos llegado que aún todavía no estamos muy bien vistas por algunos hombres y se piensan que pueden hacer con nosotras lo que a ellos les da la gana. El vendedor de sueño iba a cualquier sitio, igual iba a un velatorio para hacerle ver a la familia del difunto la muerte de otra forma y consolarlos, que pasaban por residencias para que sus seguidores vieran que el mundo de los ancianos no era tan malo como ellos creían y que el hecho de que estuvieran en una residencia abandonados no quería decir que muchos de ellos no tuvieran alegría, sino todo lo contrarío. Pasaban del mundo de los ancianos al de los niños, donde hace ver a unos padres que a los niños no se les puede dar todos los caprichos porque esa no era forma de crecer e incluso les recomienda que les lleve a jugar al campo, a respirar aire fresco porque lo niños no solo vivirán de los centros comerciales, sino de todas las aventuras de la infancia y es que no se puede malcriar a los niños y hay que enseñarlos a que disfruten de las pequeñas cosas que la vida nos ofrece y por eso no van a ser menos, porque las pequeñas cosas que nos ofrece la vida son fantásticas.

El libro es muy sencillito de leer, está muy bien escrito pero la letra es algo pequeña pero se puede leer muy bien. En cuanto al final me sorprendió aunque algunas veces yo sospechaba algo pero me sorprendió para bien, para nada pensé que iba a terminar así. Es un libro que se lee rápidamente, en un par de días como mucho tres se puede leer. Ya tan solamente me queda recomendarlo y yo os lo recomiendo aunque no te gusten los libros de este género, se os hará ameno y encima os hará pensar en muchas cosas y situaciones.

¡¡FELIZ AÑO 2013!!

7 comentarios:

Espe on 5 de enero de 2013, 21:35 dijo...

Pues la verdad es que no, por la portada no parecía de autoayuda... Feliz año también para ti.

Laura Fernández on 5 de enero de 2013, 23:38 dijo...

¡Feliz a tí también!. A mí no es que no me gusten los libros de autoayuda, lo que no me gusta es leer muchos seguidos porque me agobio, pero sí es cierto que de vez en cuando me gusta pasarme por alguno. Si es como este con más razón porque no tiene pinta de ser el típico pesado. Bicos.

Margari on 5 de enero de 2013, 23:50 dijo...

No parecía un libro de autoayuda. No tiene mala pinta, pero con tanto por leer no creo que me anime, que no me termina de llamar.
Besotes!!!

Shorby on 7 de enero de 2013, 22:13 dijo...

Buena reseña!!
No conocía el libro, pero la verdad es que no tenía pinta de ser como cuentas... Lo dejo pasar =)

Besotes

Concha Fernandez - De lector a lector on 14 de enero de 2013, 17:18 dijo...

Me gusta lo que cuentas de este libro y como lo cuentas.

Aunque me he retrasado un poco en anunciártelo, pasa por mi blog y mira lo que hay para tí.

http://leyendoyleyendo.blogspot.com.es/2013/01/premios-que-nos-han-y-hemos-otorgado.html

Diana Cedeño on 29 de abril de 2016, 3:19 dijo...

que significa vendedor de sueños

Diana Cedeño on 29 de abril de 2016, 3:20 dijo...

el libro da un buen significado para las demas personas???

Publicar un comentario

 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare