lunes, 2 de diciembre de 2013

El crimen del cine Oriente - Javier Tomeo

Publicado por Bejarana 76 en 21:14 3 comentarios


Hoy vengo a hablaros del último libro que me he leído, otro que encontré colocando la estantería, estoy encontrando libros que pensé que no tenía y que los tenía en casa de mi padre pero por lo que se ve no, están en mis estanterías, así que como lo vi corto y el título me llamó bastante la atención me puse a leérmelo sin pensármelo dos veces.
El autor del libro es Javier Tomeo del que después os hablaré un poquito.
El libro que yo tengo tiene 197 páginas y está dividido en 19 capítulos no muy largos, es de tapa dura y en cuanto al precio me acuerdo que me entró con el periódico hace ya muchos años, una colección que me hizo mi madre, pero indagando por internet, lo he visto con tres precios distintos; hay uno que es de la editorial Zeta bolsillo y su precio es de 5.70 euros, tiene 192 páginas y es de tapa blanda, editado en el año 2009.
Después hay otros dos de la editorial Plaza & Janes; uno de ellos es de tapa blanda, tiene 208 páginas, el precio es de 13.13 euros y está editado en el año 1997.
El otro libro es de tapa dura, editado en el año 1995, tiene 192 páginas y el precio es de 12.56 euros; como podéis ver, hay una gran diferencia de unos a otros.
Según tengo entendido, el libro está adaptado en película, así que tendré que verla a ver si me gusta.

==Javier Tomeo==

Javier Tomeo nació el 9 de septiembre de 1932 en Quicena (Huesca) y murió el 22 de junio de 2013, tan solamente hace unos meses, murió a la edad de 80 años, en Barcelona.
Se licenció en Criminología y en Derecho en la Universidad de Barcelona. Tiene 46 libros en el mercado, el primero que escribió fue en el año 1962 cuyo título fue '''Historia de la esclavitud''' y lo escribió bajo el pseudónimo Frantz Keller y el último que escribió fue en el año 2009 llamado '''Pecados griegos''', aunque no estoy segura pero me parece que salió otro al mercado en el año 2013.
'''El Crimen del cine de Oriente''', libro del que os voy a hablar lo escribió en el año 1995.
No os pongo los otros títulos de sus libros porque son muchos, pero lo que sí he observado es que este autor era un hombre que escribía con gran facilidad y le costaba muy poco sacar un libro al mercado, a lo mejor en un año publicaba hasta cinco libros, como fue en el año 1990.
En el año 1971 fue premiado con el premio de novela corta Ciudad de Barbastro, por El Unicornio.
No solo recibió ese premio sino que también fue premio Aragón a las letras del año 1994 y el 8 de octubre de 2005 le dieron la medalla de Oro del Ayuntamiento de Zaragoza.

==Argumento==

María, una prostituta, cansada de los malos tratos de Gustavo, su chulo y el dueño del prostíbulo donde ella trabajaba y con el que vivía, le abandona.
Esa noche era una noche de lluvia y se refugia en el cine Oriente, donde entra en la sala que estaban echando la película, se quitó los zapatos que estaban llenos de barro y al calor de cine se quedó dormida.
Cuando termina la película y sale toda la gente, Juan, el acomodador del cine la despierta para que se fuera pero le dio pena y la dejó una hora más allí.
Juan vuelve a despertarla cuando llega de tomar unos vinos y se ponen a hablar hasta que allí mismo llegan a tener sexo, sin mucho éxito por parte de Juan que no cumplió como tenía que cumplir.
Pasado esto, Juan le propone a María que se vaya a vivir con él, que vivía justamente en el piso de arriba del cine que el dueño del mismo había construido.
Cómo María no tenía a donde ir, aceptó su proposición.
Durante una semana tanto Juan como María mantienen una relación de lo más rara y peculiar, una convivencia a veces muy difícil de llevar por María por el carácter que tenía Juan.
¿Cómo terminará esa convivencia entre María y Juan? ¿María terminará también abandonando a Juan como lo hizo con Gustavo?

==Personajes==

En este libro, los personajes son muy pocos y a veces es lo mejor no con tanta saturación de personajes, así que no creo que me extienda mucho.

María: junto a Juan, es la protagonista de esta historia. Antes de conocer a Juan e irse a vivir con él, trabajaba en el prostíbulo El Cañaveral que estaba justo al otro lado de la ciudad. Antes de trabajar en El Cañaveral, estuvo trabajando en otros sitios parecidos pero hasta los 22 años estuvo trabajando en una peluquería.
Cuando entró por primera vez en casa de Juan, no se podía creer que iba a vivir más o menos en una casa decente aunque tuvo que limpiarla un poco.
La gustaba asomarse a la ventana donde se podía ver al otro lado de la calle una pared de ladrillos con cristales en la parte de arriba y una fábrica con una chimenea tan torcida que parecía que se iba a caer en cualquier momento. Más lejos había otras fábricas y al final de todo se veían los cipreses del cementerio, los campos de naranjos y el mar.
En la fábrica de la chimenea torcida siempre estaba metido en la garita Martín, el portero de la fábrica, y según iban pasando los días María y él se comunicaban los dos  por silbidos y así es como se entendían.
A María le gustaba mucho el cine, sobre todo las películas de amor.
Cuando se encontraba sola y triste, sacaba de la maleta el álbum de fotos familiar y se ponía a ver las fotos de sus padres cuando eran jóvenes y de su hermana que nunca llegó a conocer porque murió antes de que ella naciera, su padre también había muerto, sólo le quedaba su madre, la echaba mucho de menos y se acordaba de ella sobre todo en los días de lluvia.
Al final, María no sólo se quedó a vivir allí con Juan, sino que Juan habló con el dueño del cine y María empezaría a trabajar como taquillera y por el mismo sueldo como mujer de la limpieza en el cine, lo de taquillera la gustaba pero lo de mujer de la limpieza como que no le hacía mucha gracia.

Juan: no solo era el acomodador del cine Oriente sino que también trabajaba como portero en el mismo, era un todo en uno, como lo iba a ser María.
Lo primero que hacía era cortar las entradas, después alumbraba el camino a los que entraban y los acompañaba hasta la butaca.
Cuando ya estaba toda la gente sentada y viendo la película, Juan se sentaba en la última fila y se dedicaba a vigilar a las parejas que iban al cine solamente para meterse mano y algunas veces se pasaban demasiado.
Por eso Juan llevaba algunas veces tachuelas en los zapatos para que los hombres le oyesen acercarse mientras bajaba por el pasillo y tuviesen tiempo de esconderse sus miembros masculinos, sin embargo, otras veces llevaba unas zapatillas de felpa para no hacer nada de ruido y pillar a las parejas en plena acción.
Según él, dejó a su mujer porque ella siempre tenía una excusa para no tener sexo con él y que cuando mantenían sexo, él decía que su mujer no sabía hacerlo, que era muy mala en la cama.
Pero en una contradicción, le contó a María que desde que su mujer le había abandonado, se había dado a la bebida.
De todas formas, Juan no era un hombre como para volver loca a ninguna mujer y María pudo comprobar por sí misma que el que no valía nada en la cama era él, ya que no conseguía tener una erección.
Juan tenía dos hijos, un niño de 6 años y una niña de 4 años y llevaba un año sin pasarles la pensión y su ex ya estaba cansada.
Se casó con su mujer porque ella se quedó embarazada y estaba ya de 5 meses, además ella estaba muy convencida de que Juan era un buen hombre, aunque ya por aquella época era aficionado a beber, pero la cosa entre ellos fue empeorando cada día más y al cabo de una par de años entre los dos decidieron que lo mejor era tirar cada uno por su lado.
Era muy difícil vivir con él, era un hombre muy siniestro incluso muchas veces decía que se le metía el demonio en el cuerpo, pero no solo era siniestro, sino que también era muy mentiroso, muchas veces mentía más que hablaba.
Juan apenas se acordaba de sus padres y se le ponía los ojos brillantes al recordarlos.
Los padres de Juan murieron durante la guerra por una bomba y a él después le metieron en un hospicio, donde le enseñaron a tocar el saxofón.
Por no acordarse, ni se acordaba de qué color tenía los ojos su madre y no tenía ninguna foto de sus padres porque las había perdido todas.

Rosalía: era la taquillera que estaba actualmente en el cine, pero dejaba el trabajo porque se iba a casar y María se quedaba en su puesto.
María la describía como una rubia oxigenada. La chica decía que no se iban de viaje de novios porque su futuro marido era el encargado de una fábrica de cohetes y durante aquel mes empezaban las fiestas mayores de casi todos los pueblos de la comarca.
Cuando Rosalía le enseñó la foto a María de su novio, entonces fue cuando ésta se dio cuenta de que era un fulano con el que ella había estado en el prostíbulo por lo menos 5 ó 6 veces, este pájaro tenía el taller muy cerca de El Cañaveral, y muchas tardes, al acabar de trabajar, entraba a tomarse una copa con ellas.

Martín: el portero de la fábrica, tenía entre 35 ó 40 años y según María, era un hombre que cuando miraba a los ojos, la mirada le salía de dentro.
Según él, desde el primer día que vio a María asomada a la ventana se enamoró de ella y que si estaba todo el día en la garita era para verla a ella.
Es un personaje del que puedo hablar muy poco de él.

Gustavo: como comentaba en el argumento, era el dueño del prostíbulo y el chulo de María, vivían juntos hasta que la volvió a pegar por algo tan simple como que ella no se quiso acostar con un cliente que tenía la cara llena de granos y le puso el ojo morado.
Este es un personaje que durante todo el libro sale dos o tres veces, nada más, la primera vez que apareció fue cuando María fue a buscar sus cosas a casa, ahí se encontraba él y no pensaba que María tendría el valor suficiente como para irse de su lado, pero comprobó de que esta chica sí que tuvo mucho más que valor y eso no le sentó muy bien.

==Opinión personal==

Me va a costar un poquito dar mi opinión personal porque una vez más es el segundo libro que estos días me decepciona bastante, últimamente no elijo bien las lecturas, espero que el próximo que he elegido esté mejor y me haga disfrutar de su lectura.
En realidad el libro está muy bien escrito pero no me ha llegado como me pueden llegar otros libros.
Cuando yo leí el título del libro me llamó mucho la atención y pensé que iba a ser un libro donde la intriga iba a estar asegurada pero no ha sido así, por lo menos para mí.
Durante todo el libro estuve esperando a que pasara algo interesante pero no llegaba ese momento, la historia está muy bien construida pero le falta algo y es una pena porque se le podría haber sacado más partido.
La novela está ambientada en una capital de provincia pero que en ningún momento nos dice donde y la verdad es que me hubiera gustado saberlo.
Está ambientada en los años 50 y es una novela muy singular en la trayectoria de este autor, en ella se refleja las facetas inquietantes que nos hacen que la vida cotidiana sea un enigma más, cifrado aún en nuestro sueños.
Me gusta saber lo que valía entonces las entradas del cine y las sesiones que había al día.
En el cine daban dos sesiones, una empezaba a las cuatro de la tarde y la segunda a las nueve de la noche y entre sesión y sesión cerraban el cine para tener su tiempo libre para que hicieran lo que quisieran, no era un trabajo muy duro, el único trabajo duro ahí en el cine era el de la mujer de la limpieza.
En cuanto a las entradas, en esa época valían 50 pesetas, pero los domingos y días festivos eran más caras, 75 pesetas y los martes eran más baratos, solo 35 pesetas, así que me imagino que los martes el cine tendría mucho éxito.

En cuanto a los personajes están muy bien definidos y muy bien tratados, el autor supo cómo hacer que con algunos tuviéramos más empatía que con otros.
María es un personaje al que le coges cariño, yo por lo menos se lo cogí, no era mala chica, pero sí me hubiera gustado saber más sobre ella, el por qué pasó de trabajar en una peluquería a trabajar en la prostitución.
María al igual que yo, creía en el destino y decía también lo mismo que yo, que lo que tenga que ser será, por muchas vueltas que le demos, y con el tiempo se comprueba que es así.
Es una chica que me conmueve mucho, me transmite ternura y pena a la vez, quizás sea por la vida que le da Juan y sobre todo cuando hablaba de su madre, y aunque la tenía viva siempre estaba hablando de ella.
De los demás personajes, el que me gusta mucho es Martín, el portero de la fábrica, pero a Juan no le aguanto, es uno de estos hombres machistas, que encima son mentirosos y se aprovechan de la mujer para sus vicios.
El trato que le daba a María a veces era bueno pero cuando quería conseguir algo de ella, sin embargo otras veces era muy malo, que era la mayoría del tiempo.
En cuanto a Gustavo es mejor ni hablar de él ya que cuando un hombre pone la mano encima a una mujer no tiene lugar ni siquiera en un libro, es un personaje que para mí es totalmente nulo, no me gusta.
Lo que más me ha gustado del libro ha sido el final, la verdad es que a veces más o menos sabes lo que va a pasar pero sin embargo otras como que no te lo esperas, es un final algo sorprendente y te das cuentas de muchas cosas del libro, por eso, de cinco estrellas le voy a dar tres, no le voy a dar menos.

Ya por último, tan solamente me queda deciros si os recomiendo el libro y para seros sincera no sé qué hacer porque a lo mejor lo que a mí no me ha hecho vibrar a otros lectores puede que sí, cada uno tenemos nuestros gustos y opiniones, no nos puede gustar a todos lo mismo. Si lo que queréis es un libro sencillo y fácil de leer sí que os lo recomiendo porque es un libro que se lee en dos ratitos. Pero si lo que queréis es un libro que tenga intriga, este no es vuestro libro, así que la elección os la dejo en vuestras manos.

sábado, 23 de noviembre de 2013

Hot Line: Historia de una obsesión

Publicado por Bejarana 76 en 10:41 2 comentarios


Hace ya un tiempo que me leí la novela de la cual os voy a hablar y el otro día ordenando la estantería me lo encontré de nuevo y como apenas me acordaba de él me lo volví a leer y ya entiendo por qué no me acordaba de él, pero eso lo dejo para después.
'''Hot Line: historia de una obsesión''' es una novela erótica escrita por Francesca Mazzucato. Es un libro muy pequeño, tan solamente tiene 112 páginas pero el que yo tengo tiene 93 páginas, su encuadernación es de tapa blanda, de la editorial Tusquets Editores, su fecha de lanzamiento fue el día 1 de julio de 1997 y en cuanto a su precio es de 10 euros, desconozco si lo hay para e-Book pero creo que no. A ver cómo me sale la reseña porque siendo tan cortito me cuesta mucho hacerla, espero no extenderme mucho.

==Francesca Mazzucato==

Conozco muy poquito sobre esta autora, ni siquiera la conocía, para mí era totalmente desconocida. Nació en 1965 en Bolonia, es licenciada en letras y en aquel momento trabajaba como traductora entre París y Bolonia, pero actualmente no sé en lo que trabaja o si ha escrito más libros, solamente sé que debutó como novelista en 1996 con esta novela.
Francesca Mazzucato, trabajó durante tres meses en una línea erótica en Módena, al igual que Lorena, la protagonista de su novela.
Por ese motivo, ella al escribir la novela sabe de qué habla cuando nos cuenta en su novela la historia de una obsesión, al filo de un cruce de soledades, como ella misma lo llama, masturbación a distancia de las líneas calientes.

==Argumento==

Lorena es una chica de 28 años que trabaja en una línea erótica en Bolonia. Es una chica obsesionada por el sexo. Lorena procede de una familia con dinero.
En cuanto a sus relaciones con hombres no tiene ningún recuerdo que le cause placer ni que haya tenido satisfacciones sexuales, esa es la causa por la que Lorena decide prescindir del acto físico y entra a formar parte de la línea erótica donde espera disfrutar de las situaciones imaginarias.
Ella decía que al igual que las prostitutas, era una profesional del sexo, pero con la diferencia de que ella se dedicaba a una forma de sexo virtual, sus amigos franceses lo llamaban masturbación sophistiqué.
Las chicas que trabajaban allí tenían totalmente prohibido quedar fuera de trabajo y conocer en persona a los hombres que llamaban.
Casi todos los que llamaban le habían pedido alguna vez a Lorena que quedara con ellos pero ella siempre los decía que no, un no rotundo, sin arrepentimientos hasta una noche que llamó Gabriele, su voz la conquistó y había algo en esa voz que la sedujo y no la abandonaba, quizá era ya una obsesión, así que un día saltándose las normas de la oficina para la que trabaja, siente una necesidad muy grande de conocer a Gabriele, pero… ¿Llegará Lorena a conocer a Gabriele en persona? ¿Hasta dónde la llevará esa pasión que siente por Gabriele?

==Personajes==

Los personajes que aparecen durante todo el libro son muy pocos a excepción de los hombres que llaman a la línea de teléfono que tan solamente pondré alguno de ellos que cobran un poco de protagonismo en el libro.

Lorena: la protagonista de la novela. Lorena no era su nombre real, era el que había elegido para el trabajo y eligió ese nombre por una región de Francia porque era un país que la fascinaba.
Antes de trabajar en la línea erótica, trabajó a tiempo parcial en una editorial y acababa al mismo tiempo sus estudios, se licenció en Filosofía y Letras.
Era una chica de piel muy blanca, pelirroja, tenía los ojos verdes, los labios finos, bastante alta, de pechos grandes y caderas redondas.
Sus padres estaban separados pero por su padre sentía como un gran afecto morboso, un padre siempre lejano, quizás por eso su elección por ese trabajo en la línea erótica, también sentía una gran atracción por los lugares poblados de una humanidad marginal.
A Lorena le gustaba trabajar por las noches, iba siempre en tren de Módena a Bolonia, el viaje era realmente corto, encima la sede del teléfono estaba muy cerca de la estación.
Los padres no sabían que trabajaba en una línea erótica y ellos aunque estaban separados, seguían yendo los tres juntos como todos los sábados desde que Lorena era una niña al restaurante Fini.
Sin duda, era una profesional del sexo, era una chica que sabía decir muy bien las palabras adecuadas para satisfacer el deseo al hombre que estaba al otro lado de la línea y para ello también se sabía algún truco que otro.
Ella ejercía su trabajo con alegría pero con cierta inquietud ante la constante llamada de lo desconocido.
Era una chica bastante morbosa y un poco masoquista también diría yo, la iba mucho eso de que la humillaran y era una adicta al sexo como comentaba antes.

Jessica: esta chica es la que enseñó a Lorena como iba todo lo de la línea, también enseñó a otra compañera, Morgana.
Jessica llevaba trabajando allí casi un año. Era morena, delgada y amable, había dejado de estudiar pero la hubiera gustado ser veterinaria y no hacía nada más que hablar de ello.
Estaba enamorada de Paolo, un veterinario, según ella era un chico muy guapo y perdió la cabeza por él nada más verlo.
Ya no estaban juntos porque Paolo era bixesual y decidió quedarse con Luca, un amigo de él.
Ella confiaba que algún día volvería, lo esperaba y todo lo que hacía era por él, para cuando en un futuro vivieran juntos.
Trabajaba en la línea erótica diez horas al día, domingos incluidos, para pagar las obras de restauración de una casa en el campo que la había dejado un tío suyo, cuando estuviera terminada, abriría un criadero de perros, el sueño de Paolo y por eso estaba segura de que él volvería a su lado.
Era una chica muy guapa y aunque no era muy alta tenía un cuerpo muy proporcionado, de vez en cuando trabajaba como modelo para las firmas de ropa interior o para los centros de estética.

Mónica: otra de las chicas que trabajaba en la línea, era nueva y fue Lorena quien la enseñó, era de Carpi y había estudiado contabilidad, tenía tan solamente 21 años.
Mónica era rubia y tenía la piel algo tostada por los rayos ultravioleta, pronunciaba mal la ese y cuando sonreía, no le importaba enseñar sus dientes torcidos.
Le gustaba hablar de sí misma, Lorena la escuchaba mientras contestaba al teléfono.
Trabajaba promocionando productos en los supermercados tres veces a la semana, y por las noches iba a la línea para poder reunir un sueldo decente.

Marilyn: otra compañera de trabajo de Lorena, esta chica llegaba cuando Jessica se iba.
Nadie sabía su verdadero nombre y era una chica muy reservada, nunca contaba nada de su vida, fuera del teléfono su vida no existía, si le hacían alguna pregunta personal se limitaba a responder tan solamente con una sonrisa.
A Lorena le gustaba su capacidad para no mostrarse, para sustraerse, tenía algo de seductora. A Marilyn le gustaba hacer el papel de dominadora.

Gabriele: el nombre con el que Lorena se quedó, pero no solo se quedó con su nombre, sino también con su voz, tenía ganas de conocerlo y esperaba verlo algún día en la estación de tren, que fuera a buscarla.
Desde que lo escuchó, no se concentraba en otras voces y en otras palabras, era de Bolonia, lugar donde ella trabajaba.
Siempre llamaba después de la una de la madrugada, cuando Lorena estaba sola.
Era un hombre que hablaba pronunciando lentamente las palabras y con una sintaxis cuidada y precisa.
A Lorena le hacía muchas preguntas, pero él no le contaba nada o casi nada sobre su vida, era licenciado en derecho, trabajaba en los ayuntamientos de la región de Emilia Romagna, siempre estaba entre un ayuntamiento y otro.
Gabriele era muy alto, con el pelo rubio y los ojos grandes, con gafas redondas.

Luigi: un cliente habitual de la línea erótica, solía llamar para tener una conversación erótica, menos cuando su mujer se encontraba en la habitación de al lado, entonces llamaba solamente para hablar con Lorena porque no dejaba de pensar en ella.
Luigi era de Mestre, trabajaba en Correos y era poeta por hobby y le escribía poemas a Lorena.
Llamaba a la línea erótica dos o tres veces todas las noches, cada noche la dedicaba una poesía y la decía que su voz le hacía soñar.
A Lorena unas veces la agradaba, la divertía y la halagaba, pero por lo general la irritaba y la daba un poco de pena.

Alessio: es el jefe o el titular, como le llamaban todas con una especie de deferencia.
Este hombre sentía una gran debilidad por Jessica, porque era la más solicitada por los clientes fijos, y si había que cubrir un turno y faltaban chicas, ella siempre estaba dispuesta, incluso de noche, por eso tenía un sueldo fijo al mes y no trabajaba a porcentaje, en el fondo era una especie de empleada seria y fiable y se conocía unos trucos muy buenos.
Incluso Alessio para anunciar la línea erótica en los periódicos, ponía fotos de Jessica, fotos que ella llevaba que le habían hecho en ropa interior.
Las chicas siempre anotaban en un registro el día, la hora de la llamada, el número de teléfono del cliente, sus datos y la duración de la llamada y después Alessio y su mujer lo supervisaban y al final de mes les daban su tanto por ciento.

==Opinión personal==

Siempre me cuesta hacer una crítica mala sobre un libro o cualquier producto, no me gusta pero esta vez lo voy a tener que hacer, no me queda más remedio, no soy una crítica literaria pero sí una lectora que cuando me dispongo a leer un libro me gusta encontrarme con un libro que me llene, que con él disfrute y que la imaginación se me dispare, me gusta vivirlo, pero con este libro eso no me ha ocurrido, pensé que durante el libro iba a ir a mejor pero nada, tiene el mismo ritmo desde que empieza hasta que termina pero un ritmo en que no pasa nada interesante, no tiene intriga ni nada de nada, eso sí, te enteras sin quedarte ninguna duda de cómo funciona una línea erótica que a mí personalmente es una cosa que nunca me ha llamado la atención, pero la autora lo describe todo muy bien, incluso el lenguaje es un poco para mi gusto, grosero, a lo que al sexo se refiere, no tiene que ver que la novela sea erótica, se podría nombrar las cosas de otra forma más sutil, de una forma más bonita y suave y no en el modo que lo escribe ella, aunque a estas alturas de mi vida ya no me asusta nada o casi nada.
En su momento a Francesca Mazzucato, la crítica italiana comparó esta novela con Las edades de Lulú de Almudena Grandes, novela que he leído pero que no me acuerdo de ella y que me tendré que volver a leer para ver si hay alguna comparación con esta, aunque no creo.
En cuanto a los personajes, sinceramente no me dicen nada, no sentí empatía con ninguno de ellos, pero tampoco me caen mal, es que me son totalmente indiferentes incluso me pasa con la protagonista de la novela.
Lorena, la protagonista, nos narra en primera persona como es su vida y todo lo que siente cuando hay una llamada, nos narra que la llamada costaba sesenta mil liras por veinticinco minutos de conversación.
Muchos hombres decían que con ese precio era mejor buscarse una prostituta y por lo menos hacían sexo real, sin embargo había otros que sienten curiosidad por la novedad, les gusta esa sensación que sólo una voz especial y ciertas palabras o fantasías pueden hacerles experimentar.
Todas las chicas que trabajaban en la línea usaban nombres falsos, eso era evidente, según la protagonista, era como llevar una doble vida, algunas veces era hasta divertido pero otras puede ser una equivocación.
A Lorena le gustaba escuchar esas voces solitarias, algunas veces eran voces duras, otras tiernas y algunas otras eran ávidas, pero que la acompañaban en la noche donde estas voces, hombres que están en la sombra, van alternando experiencias comunes  con algunas otras mucho más extremas, muy crudas y casi hasta peligrosas, un poco fantasmales en que los límites parecen confundirse.

A pesar de que el libro es muy cortito, a veces me llegó a aburrir, eso sí, he de decir que es una lectura muy sencilla, demasiado diría yo y es un libro que se lee en un ratito, son de esas lecturas que no tienes que pensar mucho, es casi siempre lo mismo, un libro que yo para definirle mejor diría que es muy soso, una lectura totalmente prescindible, por lo menos para mí. Me gustaría encontrarle algo positivo pero por mucho que lo quiera poner, es que no se lo encuentro.
Yo creo que no hace falta que os diga si os lo recomiendo, porque creo que ha quedado muy claro de que no os lo recomiendo, a no ser que queráis saber y tengáis curiosidad de cómo funciona una línea erótica, con este libro seguro que os quedará muy claro de cómo funciona, por lo menos en aquellos años, actualmente me imagino que funcionará igual o parecido, no lo sé.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Yo, mi, me... Contigo - David Safier

Publicado por Bejarana 76 en 12:07 4 comentarios



Llevo una temporada que no me apetece leer libros complicados, me apetece leer más bien libros sencillos, así que después de leerme “Maldito Karma” y “Jesús me quiere” de David Safier, estoy siguiendo con los que me quedan de él y del que hoy os voy a hablar es el de “Yo, mi, me… Contigo”.
El libro es de la editorial Seix Barral, la encuadernación es de tapa blanda, tiene 304 páginas, el cual está dividido en 63 capítulos más el epílogo y los agradecimientos.
En cuanto al precio vale 16 euros, desconozco si lo hay para e-Book.

==David Safier==

Yo creo que ya os hablé una vez sobre él pero por si acaso lo vuelvo a hacer aunque la mayoría de vosotros ya lo conocéis.
David Safier nació en el año 1966 en Bremen. Se le empezó a conocer como guionista para series de televisión que fueron de éxito como Mein Leben Und Ich (Mi vida y yo), Nikola y Berlín, Berlín.
Fue galardonado con el Premio Grimme y con el Premio TV en Alemanía, y con un Emmy en Estados Unidos.
En Bremen es donde tiene su residencia y donde trabaja. Fue conocido por su primera novela escrita en el 2009, Maldito Karma, una novela que fue un gran éxito internacional que solamente en España tiene más de treinta ediciones.
Después de Maldito Karma este hombre no ha parado de escribir y a partir del 2009 ha sacado todos los años una novela nueva.
Jesús me quiere fue el segundo libro que sacó en el año 2010, luego siguió en el 2011 con Yo, mi, me… Contigo y ya por último, en este año 2012 ha sacado Una familia feliz, y ahora está reciente ¡Muuu!, todos ellos con la Editorial Seix Barral.

==Argumento==

Rosa es una chica normal, sigue enamorada de su ex Jan, pero este se va a casar con su actual novia Olivia.
Rosa no soporta la idea de que Jan se fuera a casar con otra que no fuera ella y tenía la esperanza de que conseguiría volver con él y que dejaría a Olivia por ella, así que un día un poco ebria se presenta en la consulta de Jan que era dentista, pero salió de allí con poco éxito, ya que Jan estaba muy enamorado de su comprometida Olivia.
Un día salió con Axel, un compañero de trabajo, fueron al circo y allí conoció a Próspero, el hipnotizador del circo y cuando terminó la función, Rosa se presenta en su caravana y esta se deja hacer una regresión que va a parar al año 1594 y se mete nada más y nada menos que en el cuerpo de William Shakespeare.
Si ya es difícil que una mujer y un hombre compartan vida en distintos cuerpos pues cuando un hombre y una mujer tienen que compartir el mismo cuerpo, eso tiene que ser un gran desastre…
Rosa solamente quiere una solución para su roto corazón y mientras está bajo la hipnosis, Rosa no podrá volver al presente hasta que no descubra lo que es el verdadero amor, y para que lo logre tiene que contar con la ayuda de un Shakespeare enamoradizo que odia sentirse controlado por una mujer. Pero ambos se dan cuentan de que mientras todo el tiempo discuten entre ellos compartiendo un mismo cuerpo, de que antes de poder amar a alguien, deben aprender a quererse a sí mismos.

==Personajes==

Rosa: Rosa era la típica chica normal, ella se veía con celulitis, con las pantorrillas demasiado gruesas y con mala luz, según ella, parecía un puma con la tripa caída.
Estudió Magisterio en Wuppertal. Trabajaba como profesora pero su trabajo no la gustaba mucho, eso de aguantar a los niños como que no la hacía mucha gracia.
Estaba totalmente enamorada de Jan aunque ya no estaba con él y sabía de sobra que estaba con Olivia, pero según ella, era el amor de su vida y lo perdió porque Jan la vio dándose un beso con Axel, su compañero de trabajo y a Jan le partió el corazón.
Rosa vivía en Düsseldorf pero nació en Wuppertal. Era una chica de 34 años y a pesar de haber pasado los años, ella amaba a Jan por encima de todo.

Olivia: La prometida de Jan, era totalmente distinta a Rosa, era más refinada y pegaba más con Jan.
Era todo lo contrario a Rosa, tenía un cuerpazo que hasta Heidi Klum se tiraría de los pelos de la envidia. Estudió Medicina en Harvard y trabajaba con Jan en la clínica dental.
Era una chica con buenos modales al igual que Jan, eran dos almas gemelas, pero aunque Jan la quería a ella, sentía miedo de que él volviera con Rosa, porque estuvo muy enamorado de ella.
Antes de conocerse Rosa y Jan, Olivia ya lo conocía, eran tan solamente amigos aunque a ella siempre le había gustado y había estado enamorada de él.

Jan: El gran amor de la vida de Rosa. Este chico tenía 39 años y era un dentista de prestigio y éxito. A pesar de ser tan distintos Rosa y él, de tener Rosa unos modales pocos adecuados, la amaba con locura, y cuando la vio besándose con Axel, para él fue peor que una puñalada y lo pasó muy mal, le partió en dos el corazón.
Rosa y él se conocieron porque Rosa le salvó de morir ahogado en la playa, a partir de ahí se enamoraron, la madre de Jan decía que su hijo se enamoró de ella por la falta de oxígeno en ese momento.
Rosa no caía muy bien a la familia de Jan, las familias eran muy distintas, la de Jan era muy refinada y la de Rosa era más campechana y no congeniaban pero a pesar de todo eso, Jan luchó por Rosa y por esa relación, no quería perderla porque las familias no se llevaran bien o fueran de un estatus diferente, la quería y eso era lo más importante en ese momento para él.
Sin embargo con Olivia era distinto, la familia de él estaba feliz de que estuviera con ella porque se amoldaba más a su estatus y a la forma de ser que era muy parecida a la de Jan.

Holgi: Este chico era el mejor amigo de Rosa, era homosexual. No era el típico amigo homosexual guapo, era más bien parecido a un pequeño hobbit, pero ayudaba mucho a Rosa y la daba muy buenos consejos, siempre estaba a su lado, tanto en los buenos como en los malos momentos, aunque desde la rotura con Jan eran más bien malos momentos porque Rosa no aceptaba que Jan ya no estuviera con ella, pero él no la dejaba por nada del mundo, la ayudaría en lo que fuera y estuviera en sus manos, amigos así son los que hay que conservar y Rosa sabía muy bien la persona que tenía a su lado como amigo.

Axel: Compañero de Rosa, era el profesor de Educación Física. Axel no eran de los hombres que se enamoraban, le gustaba ir picando de flor en flor, todas las profesoras del colegio habían pasado por su cama menos Rosa.
Tenía 35 años, un año más que Rosa, pero resultó que el don Juan tenía también su corazoncito y sentimientos.
Después de ir pasando de una mujer a otra, ya le apetecía tener algo serio, una estabilidad y la quería junto a Rosa, se enamoró de ella, pero fue el hombre que arruinó su relación con Jan por un simple beso.

El conde de Essex: Estaba enamorado de la condesa María de Warwickshire.
La condesa no estaba casada pero no quería ver a ningún hombre hasta que no pasaran 7 años, ya que estaba de luto por su hermano muerto y eso le había roto el corazón y tenían que pasar siete años para que el luto terminara, así que María no volvería a la vida normal hasta entonces.
El conde era clavado a Jan y lo más asombroso es que se parecía a él el mismo día que se conocieron, en que se enamoraron, en la primera vez que se besaron y en su primera vez.
Era como todos los hombres del ejército, un tonto insensato, nadie en su sano juicio no navegaría por medio mundo por orden de la reina ni cortaría la cabeza a hachazos a gentes de otras tierras sólo para llevar plátanos a Inglaterra.
Pero a veces era bueno tener cerca a uno de esos necios valerosos.
No solo el parecido a Jan era evidente, sino que el de la condesa María con el de Olivia, lo mismo, eran igualitas. Así que ese amor estaba quizás predestinado desde hace muchos años.

Walsingham: Era el hombre más poderoso del reino, los servicios secretos estaban a sus órdenes. Es el más estrecho consejero de la reina y durante casi una década también fue su amante secreto, luego ocurrió algo entre ellos, nadie sabe qué fue, probablemente fuera a consecuencia de la menopausia de la reina o que ella estaba enamorada de Essex, que eso se notaba en la distancia.

Kempe: Era uno de los actores del teatro y el mejor amigo de William Shakespeare, era como Holgi con Rosa, siempre estaba al lado de él y le sacaba de más de un lío en los que se metía e incluso le salvó la vida cinco veces, todas ellas en diferentes momentos y estados diferentes.

Próspero: Este hombre era el hipnotizador del circo donde Rosa había acudido junto a Axel una noche. Como comenté anteriormente, cuando terminó la función y se despidió de Axel, Rosa se acerca a la caravana de este hombre y allí se deja hipnotizar por Próspero y la lleva a meterse en el cuerpo de William Shakespeare.

William Shakespeare: Todos sabemos y conocemos quien era William Shakespeare por sus obras. En el libro era un hombre muy conquistador que luego los maridos de las mujeres con las que andaba le querían cortar la cabeza y eso era normal, siempre estaba metido en líos de faldas, pero él realmente siempre estuvo enamorado de una sola mujer, de Anne, el amor de su vida y le pasaba lo mismo que a Rosa con Jan, eran los dos iguales sólo que eran de distinto sexo.
William tenía tres hijos, sus tres soles a los que él adoraba pero a los que veía muy poco.
Tanto Rosa como él aprenderán mucho el uno del otro y pasarán por varias aventuras que los unirán aún mucho más.
William fue llamado por la reina Isabel de Inglaterra para que por parte del conde de Essex enamorara a la condesa María de Warwickshire, porque el conde debería estar al frente del ejército para no ser conquistados por los españoles y mientras la condesa no le hiciera caso, estaría todo el día bebido y durmiendo la borrachera, así no podía estar al frente del ejército, así que la tarea recomendada de William era que la enamorara a base de poemas y palabras bonitas supuestamente mandadas por el conde de Essex.
William no soportaba que una mujer estuviera dentro de su cuerpo pero es que a Rosa la pasaba lo mismo, no la hacía mucha gracia estar dentro del cuerpo de un hombre, aunque fuera el de William Shakespeare.

==Opinión personal==

Después de hablaros de los personajes que me han parecido más importantes en el libro, os voy a dar mi opinión sobre el libro.
Después de leerme dos libros anteriores de este autor, tengo que decir que en cada libro va perdiendo fuerza, quizás sea porque me gustó mucho Maldito Karma que hasta el momento los dos que me he leído después no lo han superado.
Con este libro, al principio te ríes con Rosa porque tiene unos golpes increíbles y te hace reír, para mi opinión empieza muy bien pero según van pasando las páginas va perdiendo bastante e incluso cuando se encuentra en el cuerpo de William Shakespeare, hay momentos en los que me aburro, no me acaba de llegar y se me hace muy pesado.
Enseguida coges mucha empatía con Rosa, es una chica muy graciosa pero cuando el amor se va y ves que la persona a la que quieres y piensas que es el amor de tu vida pues llegas a cambiar un poco y más sabiendo que esa persona se va a casar con otra.

Los personajes están bien definidos, como en todos los libros, unos te pueden caer mejor que otros y para mi opinión, el personaje que más vale es Rosa y junto a William Shakespeare hacen una buena pareja, diría yo un poco cómica.
Son dos personajes que pasan montones de aventuras juntos y cuando entre ellos dos discutían, había momentos en los que te hacen reír y verdaderamente es una situación cómica como comentaba antes.
Rosa es un personaje que desde el principio empieza a caerte bien, quizás porque es una chica sencilla y muy particular al igual que su amigo Holgi, me parece un personaje muy bueno y entre ellos también hacen muy buena pareja.
Rosa no creía mucho en esto de la hipnosis pero aún así se dejó hipnotizar y cuando se vio en el cuerpo de Shakespeare no se lo podía creer, en un principio no sabía en qué cuerpo estaba, cuando se miró por primera vez en un espejo, vio a un Shakespeare un poco delgado pero que era un hombre que no estaba nada mal, era normal que tuviera tanto éxito entre las mujeres.
Cuando Rosa vio al conde Essex, su gran parecido a Jan y después cuando vio a la condesa María de Warwickshire, que se era igualita a Olivia, se dio cuenta de que las almas de Jan y Olivia estaban predestinadas y ante eso no se podía hacer nada.
Con este libro llegas a la conclusión de que para poder amar a otra persona primero nos tenemos que querer nosotros mismos, si no es difícil poder querer a nadie.
Otra conclusión que yo he sacado es que como siempre digo, el destino siempre está ahí y lo que tengamos predestinado no nos lo quita nadie y que lo que tenga que ser será por mucho que lo demos vueltas y queramos cambiarlo.
En cuanto al final del libro, si os digo la verdad me hubiera gustado que hubiera sido otro, este no me convence mucho, me dejó como un poquito fría.

Ya tan solamente me queda recomendarlo, y yo personalmente sí que os lo recomiendo si lo que queréis es una lectura sencilla y nada complicada. Os vais a reír de vez en cuando con él, pero tampoco esperéis encontrar un libro para volverlo a leer, es un libro para leerlo una vez y nada más, por lo menos para mí. Es un libro que se lee muy rápidamente, en dos o tres días se puede leer tranquilamente.

 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare