domingo, 29 de enero de 2012

Jamás sabrás por qué - Karine Giébel

Publicado por Bejarana 76 en 11:56 5 comentarios
Antes de nada y aunque sea ya un poco tarde os quería felicitar el año nuevo, espero que este 2012 os venga lleno de cosas buenas, que aunque las cosas se estén poniendo mal al menos tengamos la esperanza de que todo vaya bien, al menos en la salud para poder luchar… Bueno, dicho esto, hoy os quiero hablar sobre el primer libro que me he leído en este año, me lo terminé de leer el 4 de enero pero con la gripe que he tenido ni ganas de escribir la reseña he tenido y he visto que se me van acumulando ya que voy este mes por 4 libros, entonces no me puedo dormir en los laureles, así que me pongo a hablaros de él ya.

La autora de esta novela policiaca es Karine Giébel, la edición que yo he leído es de Círculo de Lectores, tiene 277 páginas de las cuales está primero el Prólogo y después está dividido el libro en 20 capítulos y para terminar está el Epílogo.
Sobre el precio no os puedo decir lo que a mi hermano le ha valido pero he mirado por ahí y cuesta 16,50€. También deciros que es de tapa dura, desconozco si lo hay de tapa blanda, al menos yo no lo he visto por ahí.

Karine Giébel
----------------------------------------------------------------------------------

Nunca antes había leído nada de esta autora, era la primera vez que leía incluso su nombre. Nació en el año 1971 en una ciudad pequeña de la costa de Provenza llamada La- Seyne – Sur Mer. Es licenciada en derecho y ha compaginado su carrera profesional con la literatura. Ha publicado cuatro novelas policiacas en la cual destaca con luz propia esta de la cual os voy a hablar hoy que es un abominable descenso a los infiernos de la locura y la maldad humana y es una excelente novela para la gente que les encanta el género de acción, terror y misterio.
Esta autora es una de las revelaciones de la narrativa francesa contemporánea.

Argumento
--------------------------------------------

Martes, 14 de diciembre de 2005, el inspector de la policía de Besanzón, Benoît Lorand se despierta en una fría habitación tumbado en un suelo de cemento, no sabía dónde se encontraba, no se acordaba de lo que había pasado la noche anterior, estaba totalmente desconcertado porque encima estaba rodeado de rejas de donde era difícil escapar.
Al poco tiempo de despertarse vio como unas piernas largas de mujer bajaban por unas escaleras con lo cual se dio cuenta de que estaba en el sótano de una casa.
Cuando vio a la mujer, una chica pelirroja, guapa y con un cuerpazo, empezó a recordar cosas e incluso el nombre de la chica que se llamaba Lydia.
Empezó a recordar que esa noche iba de regreso a casa después de estar unos días en Dijon.
Lorand era muy dado a ligar mucho y recuerda que esa noche paró en la carretera para ayudar a Lydia con su coche estropeado y así de paso ligársela pero a partir de ahí ya no se acordaba de cómo fue a llegar al sótano de la casa de la chica, tampoco se acordaba si antes de ir al sótano, se acostó con ella, cosa que no le hubiera desagradado para nada.
Lorand era un hombre casado y tenía un hijo de tres añitos llamado Jérémy.
Cuando en la comisaria recibieron la llamada de su mujer diciendo que Lorand había desaparecido, Moretti el comisario da la alarma y empiezan los movimientos de búsqueda e incluso desde París les mandan refuerzos y le envían a Auguste Fabre que pertenecía a la Brigada Criminal.
Una vez Fabre ya en la comisaría de Besanzón, Moretti le pone como compañera a Djamila y lo primero que hicieron los dos fue ir a Osstell que era donde vivía Lorand junto a su mujer Gaëlle y su hijo.
Estuvieron hablando con Gaëlle y fueron a interrogar a la vecina pero esta era una anciana que estaba en el hospital ingresada.

Van pasando los días y Lorand está sin comer nada, sin apenas beber, muerto de frío, Lydia lo golpeaba, lo drogaba, le sometía a todo tipo de torturas y vejaciones, lo tenía justo para mantenerle vivo hasta que la dijera lo que ella quería oír y que después muriera poco a poco y con dolor, un dolor con el que ella había vivido durante 15 años.
Lorand no sabía el por qué esa psicópata quería matarlo, por qué él y no otro hombre.
Lydia le culpaba de haber violado y matado a una niña menor llamada Aurélia, que tenía 11 años y todo ocurrió el 6 de enero de 1990.
¿Qué pasará con Lorand? ¿Y con Lydia? Hasta aquí os dejo que descubráis que pasa con estos dos personajes por si os animáis a leeros el libro.

Personajes
--------------------------------------------------

Es una novela en la que los personajes son más bien escasos pero intensos, cada uno de ellos tiene su misterio, así que como no quiero extenderme mucho os voy a describir no a todos de los personajes pero sí a los que más intriga me han proporcionado y los que más merecen de la novela.

Benoît Lorand. Voy a empezar a hablaros sobre el protagonista de la novela. Este era un hombre el que quería a su mujer muchísimo pero después se ligaba y acostaba con todo lo que tenía faldas, era un ligón y no necesitaba mucho para ligar ya que era un hombre bien puesto, era alto, fuerte y con los ojos azules, cualquier mujer caía rendida en sus brazos, lo que pasa que dejó muchos corazones rotos por el camino ya que él solamente le gustaba pasar una noche con ellas y luego las dejaba tiradas sin compasión ninguna, digo esto porque ellas sí que se enamoraban de él y sufrían cuando sin explicación alguna no quería saber de ellas después.
Todos los compañeros de la comisaría sabían de cómo era con las mujeres y en un principio pensaban que nadie le había secuestrado y que de un momento a otro podía aparecer porque habría estado por ahí con alguna chica.
Cuando fue secuestrado juró que cuando sus compañeros le encontraran y saliera de esa situación, jamás la seria infiel a su mujer pero a pesar de ello y con las torturas que estaba recibiendo de su secuestradora, tenía sueños eróticos con ella, no sé como ese hombre de la forma que estaba podía tener la libido tan alta.
Como os comentaba en el argumento, él se preguntaba el por qué esa chica le hacía eso ya que él no la conocía y ni tampoco a la niña Aurélia que ella tanto le nombraba, la hizo comprender que él no necesitaba violar, ni matar a nadie y menos a una menor ya que él tenía las mujeres que quisiera sin necesidad de violarlas, pero ella estaba convencida de que era él por una carta anónima que la habían mandado culpándole a él del asesinato y en el cobertizo de su casa había encontrado escondida la medalla de la niña junto a otros objetos personales de otros menores asesinados, cosa que a él le sonaba todo a chino e incluso llegó a pensar de que era una venganza de alguna mujer despechada e incluso se le pasó por la cabeza que fue su mujer que se había enterado de sus infidelidades y quiso vengarse de él pero luego se le quitó esa idea de la mente ya que su mujer jamás le haría eso.
Estando allí solo pensaba en su mujer y en su hijo, cuanto le gustaría en esos momentos estar con ellos, jugar con su pequeñín y salir a cenar como todos los viernes con su mujer y poder pasar las navidades con ellos ya que se aproximaban.
Lorand probó en sus propias carnes lo que era el dolor, cada día que despertaba le daba miedo de que Lydia entrara por la puerta y qué nueva tortura le esperaba ese día, él dedujo que era una psicópata que tenía que estar encerrada, la llamaba loca y eso a ella la ofendía mucho más, tan solo tenía sed de venganza pero a él no le sonaba lo de la muerte de esa niña, pensaba que era todo imaginación de ella, Lorand era muy buen policía y no había caso que se le resistiera pero no se acordaba de ese en concreto y más le extrañaba cuando le decía que la había matado a ella misma.
Lorand vivía en Osselle ya que él vivía de alquiler y cuando sus padres se fueron a vivir a otro lado se la dejaron para él.

Lydia Hénaudin. Lydia es la secuestradora de Lorand, es otra de las protagonistas de la novela. Una mujer según se la describe es pelirroja, muy guapa, con un cuerpazo y una chica joven de unos 26 años.
Para mí no era una psicópata por lo que estaba haciendo y acudía todas las semanas a una psiquiatra llamada Nina Waldeck, si no que esta chica refleja la sed de venganza de un dolor que ha vivido desde los once años, un dolor que día a día a tenido que soportar durante 15 años y solo quería encontrar el asesino de Aurélia, y sobre todo encontrar el cuerpo de esta niña que durante esos años no había aparecido y eso la comía por dentro, aunque no eso no justificaba lo que estaba haciendo con Lorand fiándose de un anónimo.
Para ella era muy importante esa chica y no os voy a decir por qué ya que es una pieza clave de la novela.
Cuando recibió el anónimo de que el culpable de haber matada a la niña había sido Lorand le vigiló día y noche, sabía todos sus movimientos e incluso todos sus gustos, quería asegurarse bien de cómo era el supuesto asesino de la niña, hasta que lo pilló e incluso Lorand se quedaba perplejo cuando se enteraba de todo lo que sabía de él, estaba bien empapada sobre su vida.
Era una chica muy rara, la gustaba sentarse allí a cenar o a comer mientras veía como Lorand sufría por la falta de comida, de bebida, con frío y además de una sesión de las suyas de tortura, pero aparte de odiarle, se enamoró de él, un sentimiento contradictorio.
Cuando estaba sola en casa se miraba al espejo y hablaba con Aurélia ya que decía que era ella, viéndolo así sí que parece que necesita más que una psiquiatra pero todo tiene su explicación, y cuando hablaba con ella decía que la empujaba a que ese hombre pagara lo que había hecho, tenía en la cabeza matarle de todas formas pero antes quería que le dijera que le hizo a la chica y donde puso su cuerpo, por eso lo mantenía vivo y sufriendo, para que confesara toda la verdad.
Tanto era el dolor que tenía esta chica que la frialdad que tenía al torturar a Lorand no tenía límites, era increíble, e incluso antes de cerrarle, le quitó sus esposas y su pistola, cosa que él temía que le disparara y terminara con él pero quizás en los pensamientos de Lorand hubiera sido mejor y no pasar por todas las torturas que estaba pasando.

Gaëlle. Mujer de Lorand, adoraba y quería con locura a su marido, aunque él no pensaba que su mujer sabía que la era infiel se confundía, sí que lo sabía pero le perdonaba todas porque estaba muy enamorada, pero fue una de las sospechosas y por ello fue detenida, cosa que Lorand se enteró y no daba crédito ya que su mujer no sería capaz de eso, era una mujer muy buena, se entera porque salió en los periódicos y Lydia se lo enseña toda orgullosa de que su pobre mujer está pagando también por lo que él se supone que ha hecho hace 15 años atrás.
A pesar de que Gaëlle decía que ella no era culpable, nadie la creyó hasta que se demostrara lo contrario.
Esta es una mujer que nos va a sorprender mucho también en la novela.

Djamila. Esta chica era compañera de Lorand, al principio, igual que sus compañeros pensaba que estaba con alguna de sus conquistas y que se le había ido el santo al cielo, ella le conocía muy bien y le odiaba, fue otra víctima más de él, fue su amante durante un tiempo. No la sentó muy bien que la pusieran al frente del caso y menos cuando le pusieron como compañero parisino Auguste Fabre ya que le parecía un sabiondo.
Era una chica poco agradable como si estuviera amargada y las enganchadas con Fabre eran muy comunes lo que pasa que era un hombre que no la hacía mucho caso.
Era una mujer que perfectamente también podría ser sospechosa ya que odiaba a Lorand.

Auguste Fabre. Llamado Fabre era inspector jefe y era un buen especialista en desapariciones por eso la Brigada Criminal le enviaron a la comisaría de Besanzón para encontrar a Lorand.
Era un hombre que sabía, un buen profesional pero entró con mal pie en esa comisaría ya que sus compañeros no le dieron una buena bienvenida, pero no les quedaron más remedio que aguantarse.
No le importó para nada que le pusieran como compañera a una mujer, y muchas veces incluso se reía de las impertinencias y malas contestaciones de ella, como buen profesional a él eso le resbalaba bastante y solo estaba cumpliendo con lo que había ido a hacer, encontrar al inspector Lorand.

Moretti. Era el comisario y feje de Lorand, era un hombre de muchos vicios y uno de ellos era el juego, cuando tenía mala racha llegaba al día siguiente a la comisaría y la pagaba con todos los empleados suyos, era de un carácter un poco raro, pero menuda sorpresa nos podemos llevar con él, una sorpresa que quién lo iba a decir, y aquí lo dejo.

Éric. Este chico era el mejor amigo de Lorand y también compañero de él, nunca creyó en la teoría de que que estuviera por ahí con alguna chica ya que lo conocía muy bien y sabía que nunca haría eso, no era tan tonto, por eso desde un principio creyó que algo le había pasado. Cuando detuvieron a Gaëlle intentó por todos los medios ayudarla, pero ella tampoco ayudaba mucho por un secreto que tenía y no quería que nadie se enterase pero terminó por confesárselo a Éric y este se quedó perplejo, el secreto no os lo puedo revelar pero yo por lo menos no me lo podía imaginar de ella.
Éric aparte de ser amigo de Lorand, también era su confidente, testigo y encubridor de sus correrías.

Nina Waldeck. Esta mujer era la psiquiatra de Lydia, era una buena profesional que sabía muy bien cómo hacer que sus pacientes la contaran todas las cosas e incluso les sometía a sesiones de hipnosis, cosa que a Lydia la gustaba y se las pedía porque llevaban mucho tiempo sin hacerlas pero Nina no estaba por la labor ya que decía que no era el momento.
No sé por qué pero es uno de los personajes que desde un principio no me cayó muy bien ya que sabía manejar muy bien las vidas de sus clientes, movía los hilos como si de marionetas se trataran, pero Lydia se encontraba bien cuando iba a su consulta, salía de ella nueva, todo lo que estaba haciendo con Lorand, a la psiquiatra se lo iba contando como en forma de sueño, un sueño que era realidad pero que ella no quería que lo supiera por miedo a ser delatada, por eso la decía que se lo había soñado.
Con esta psiquiatra me llevé una gran sorpresa y eso que en la novela no aparece mucho.

José Duprat. Este es otro de los chicos que es sospechoso por la policía ya que estaba recién salido de la cárcel y precisamente fue Lorand el que le detuvo, por eso el odio de este chico por él era evidente, poco más tengo que decir sobre él.

La señora Guichard. Esta mujer era la anciana vecina de Lorand, para la policía era un testigo clave ya que según Fabre, ella podría saber algo ya que los ancianos como no tienen mucho que hacer pues seguro que estaba todo el día mirando por la ventana y seguro que algo podría haber visto, por eso le dio mucha pena de que estuviera ingresada y no poder hablar con ella. Y con esta señora ya termino con los personajes.

Opinión personal
------------------------------------------

Ya solo me queda daros mi opinión y os tengo que decir que es más que positiva, es un libro que me ha encantado, lo bueno es que me ha enganchado desde la primera página hasta la última.
Me gusta en cada momento como se va desarrollando el libro y en cuanto a los personajes como nos van haciendo comer el coco y pensar quien podría ser porque ahí todos son supuestamente sospechosos porque Lorand al igual que levantaba pasiones y simpatía también podía producir el sentimiento contrarío, ser odiado por cualquiera, sobre todo por las mujeres y por todos a los que había detenido en su carrera de policía, pero Lydia también es una persona manipulada que por querer hacer daño a Lorand la mandaron el anónimo, para mí es otra víctima más.
Cuando mi hermano me comentó que el libro estaba muy bien no pensé que fuera bueno hasta tal punto que tenía ganas de que llegara la hora de quedarme tranquila por la noche para ponerme a leer el libro y por la mañana de vez en cuando leía algo pero es que estaba muy pero que muy enganchada a él, con deciros que me lo leí en dos días, con eso os digo todo y es que cuando un libro es así da gloria, se pasa el tiempo volando y se disfruta de la lectura muchísimo.

También he de deciros que en algunas ocasiones es un libro muy duro porque la autora nos describe muy bien como son las torturas a las que es sometido Lorand y otros aspectos del libro, pero bueno, aunque tengo la sensibilidad a flor de piel me lo he podido leer y os puedo asegurar que en ocasiones la imaginación me vuela y lo he pasado mal, pero esos son los libros que me gustan, que me hagan sentir y que me enganchen desde el principio hasta el final.
Como os comentaba al principio, nunca había leído nada de esta autora e incluso que era nueva para mí, pero como sus otras tres novelas policiacas sean como están merecen la pena leerlas, así que a ver si las pudiera encontrar para leérmelas.
De todas formas yo de todos los libros siempre saco una conclusión y la conclusión que aquí he sacado es que por muchos anónimos que nos manden, no nos los podemos creer a ciencia cierta porque pueden pagar justos por pecadores, no podemos juzgar a dedo, siempre tenemos que tener una base porque trampas nos puede poner cualquiera, porque esto es una novela pero cuantos casos no habrá de estos en la realidad, hay que ver como el odio puede transformar a una persona y lo que puede llegar a hacer, el odio no es un sentimiento bueno y no nos lleva a nada bueno, o será que yo jamás he sabido como es ese sentimiento, nunca he odiado.
En cuanto al final es sorprendente, según vas avanzando el libro te puedes imaginar varios finales pero yo nunca pude barajar este y es que hasta el final es genial, algo distinto.

Ya llegado a este momento tan solo me queda recomendaros esta novela y es evidente de que os la recomiendo totalmente por muchas razones, algunas de ellas es porque es un libro que engancha, porque está muy bien escrito y los personajes son inmejorables por lo menos para mí, y sobre todo se la recomiendo a quien les guste este género que fijo que os va a gustar.
A lo mejor como soy nueva en este género me ha impresionado y me ha encantado, pero puede ser que a los que os gusta este género y estáis acostumbrados a él si lo leéis penséis distintamente que yo, pero de todas formas me gustaría que os animarais a leerla. Es un libro que me ha dejado con un buen sabor de boca.
 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare