martes, 13 de diciembre de 2011

La herencia de la tierra - Andrés Vidal

Publicado por Bejarana 76 en 0:00
Como siempre, vuelvo para hablaros sobre otro libro, el último que me he leído, lo empecé el miércoles y lo terminé el sábado, así que antes de que se me olvide no quiero que se me quede en el tintero.
El autor del mismo es Andrés Vidal y poco sé de él, tan solo que es el primer libro que ha escrito, lo que sí os puedo decir es que es un libro que tenía muchas ganas de leer pero me ha decepcionado bastante, no sé si os habrá pasado alguna vez pero yo me dejé envolver por su portada y por su síntesis.
Es un libro que no sé como catalogarlo, lo haré como novela histórica más o menos, el caso es que el libro cuenta con 770 páginas divididas en 5 partes con 100 capítulos algunos más cortos que otros.
Las partes van divididas por años, primero está el prólogo, después las partes, el Epílogo y los agradecimientos.

Las partes son las siguientes:
Parte I. 1815-1834
Parte II. 1836-1848
Parte III. 1849-1858
Parte IV. 1858-1864
Parte V. 1864-1881

El libro está encuadernado en tapas duras y en cuanto al precio lo he tenido que mirar ya que yo lo conseguí en una página donde por hacer encuestas puedo conseguir regalos y yo siempre pido libros, pero si lo queréis, el libro vale 20.90€, que si os digo la verdad me parece muy caro para lo que el libro es.
Luego ya en mi opinión personal os contaré más sobre él, así que comienzo con el argumento.

Argumento
_____________________________________________________________________

Corre el año 1815 y Rosendo, un niño de 5 años sale huyendo como ya era costumbre todos los días porque los niños del pueblo se metían con él y le pegaban, pero esta vez se metió por el bosque y un grupo de ellos le persiguieron hasta que la cosa cambió y Rosendo cogió a uno de ellos llamado Daniel Bonilla y con tal furia le pegó que le dejó sin vista en un ojo.
Cuando Rosendo llegó a casa su madre Angustias se preocupó al verle sangre aunque ya estaba acostumbrada de que su hijo llegara casi todos los días con alguna herida o con alguna paliza, pero ella no se podía ni imaginar que esta vez había sido su hijo quien había dado hasta que llegó su marido Narcís y reprendió a Rosendo, pero lo peor fue que cuando se iban a poner a cenar llegó el párroco Don Pablo y les contó lo que había pasado y que el padre del niño tenía pensado presentarse allí para ajustar cuentas.
Narcís era nacido en Martinet y no se quería ir de allí pero a este no le quedó más remedio así que cogieron las pocas pertenencias que tenían y la vaca Estrella que le regaló su jefe don Miguel, ella era la que tiraba del carro y la que les daba leche.

En un momento su destino era Barcelona ya que allí vivía una hermana de Angustias y ella les podría dar cobijo y comida, pero durante el camino tuvieron un problema, se encontraron con un hombre que les pidió ayuda, y estos lo hicieron obrando con buena fe, pero cuando despertaron al día siguiente vieron que este hombre era un ladrón y les quitó no solo el poco dinero que tenían sino que también la vaca y algunas de las pertenencias que tenían para subsistir, no le quedó más remedio que Narcís tirara del carro donde iba su mujer Angustias y su hijo Rosendo.

El viaje duró tres años hasta que llegaron a una casa comunal que estaba asentada en los lindes de Runera y allí tocó a la puerta, una mujer la abrió y los ayudó y allí decidieron asentarse.
En aquella casa vivían varias familias contratadas por el amo de aquellas tierras, el señor Valentín Casamunt
Narcís siempre había sido campesino y allí había encontrado lo que le gustaba, aunque las condiciones de la vida en el campo eran las mismas, si no peores tras la guerra de la independencia ya que numerosas aldea se quedaron abandonadas por el avance de las tropas mientras otras fueron saqueadas o se convirtieron en involuntarios escenarios de conflictos armados.

Después de estar un año talando árboles, Narcís con la ayuda de los vecinos, construyó un nuevo hogar y empezó a cultivar el campo que Casamunt le había arrendado y Angustias quedó embarazada de nuevo.
Rosendo con tan solo 8 años empezó a trabajar con su padre en el campo pero también a la vez su madre le enseñaba a escribir y a leer, era un niño inteligente y además le gustaba.
Llegó el día del parto y nació otro niño al que llamaron Narcís como el padre, todos estaban alegres y sobre todo porque nació sanito, su padre esperaba que su hijo naciera distinto a Rosendo.

Pasaron los años y Angustias se sentía débil y Emilia Sobalev que a la vez que era la partera hacía también de médica, la recomendó que descansara y que tenía que comer más carne y otras cosas que ellos no se podían permitir el lujo, así que un día estando en el pueblo Rosendo junto a su padre y su hermano Narcís, él robó una manzana con la buena intención para su madre que para él era todo.
Cuando llegaron a casa y Rosendo todo contento le dio a su madre la manzana su padre se enfadó tanto porque la robó que le dio una paliza que el pobre muchacho no volvió a robar nada.

Rosendo siendo más mayor y viendo la situación en su casa y sobre todo la de su madre quiso darles lo mejor y una noche se presentó en la casa de la familia Casamunt precisamente estaban en la fiesta de largo de Helena, la hija de Valentín Casamunt.
El pobre muchacho fue víctima de risas cuando le propuso al señor Casamunt que quería explotar las montañas que nadie usaba, para sacar carbón de la mina y ante un notario que allí se encontraba, hicieron un contrato de que cuando pasara 1 año les tenía que pagar 5000 reales más el diezmo de los beneficios de la mina, si eso no se cumpliera pasaría a ser servidor de ellos durante 5 años pero si cumplía todos los años, cuando pasaran 50 años, las tierras pasarían a manos de Rosendo.
Así que como Rosendo estaba tan convencido de que iba a cumplir el contrato lo firmó, sin embargo el señor Casamunt también tenía muy claro que él no lo iba a cumplir nunca, ni siquiera el primer año y todos se frotaban las maños pensando que Rosendo iba a ser su criado durante 5 años y eso él no lo podía soportar porque sería la deshonra de sus padres y su hermano.

Rosendo no tenía ni idea del negocio del carbón pero el pobre se tiraba día y noche picando en la mina para luego vender el carbón en el mercado de Runera, que al principio fue engañado, fue un año muy duro y el pobre chico después de haber trabajado tanto en aquella mina veía que no iba a poder cumplir el contrato con la familia Casamunt, hasta que desde Escocia llegó Henry Gordon y le propuso mientras le sacaba de unos escombros de la mina, que fueran socios en el negocio y si no es por él no hubiera podido pagar los 5000 reales a los Casamunt.

Llego la hora de pagar y se hizo el pago acordado, cosa que le molestó muchísimo a Fernando y a Helena, hijos de Valentín Casamunt, porque querían al campesino como criado.
A partir de aquí Rosendo vio como muchos de sus trabajadores murieron primero por la epidemia del cólera y después por los derrumbamientos de la mina.
Pero fue un hombre que hizo una especie de aldea que fue construyendo poco a poco y dio trabajo a muchas familias que venían de fuera. A la aldea le dio el nombre de El Cerro Pelado.
Construyó hasta una iglesia y una escuela para los hijos de los trabajadores. Se casó con Ana, la hija del alfarero e hizo una casa donde se llevó también a sus padres y a su hermano a vivir con ellos y con Ana tuvo tres hijos, la primera fue una niña a la que llamaron Anita, el segundo lo llamaron Rosendo como su padre y al tercero le llamaron Roberto.

En la etapa de la mina fue pasando por varias etapas y por culpa de Fernando Casamunt las pasó muy mal ya que este contrataba a bandoleros para que asaltaran la mercancía y muchas cosas más porque este hombre no soportaba que un simple campesino hubiera hecho todo eso y que la gente le adorara, pero este campesino era muy buena gente y subió tanto hasta que llegó a construir allí mismo una fábrica textil…
Bueno, hasta aquí os puedo contar y como el libro es muy largo me he extendido quizás mucho en el argumento.

Personajes
__________________________________________________________________

Durante toda la novela aparecen nuevos personajes pero no quiero hablaros de todos sino de los que considero que son los más importantes, ya que si pusiera a todos no acabaría nunca y esto se haría eterno y eso no es lo que yo quiero. Así que voy a empezar por nuestro protagonista.

Rosendo. Cuando este chico contaba con 3 años, el médico del pueblo en Martinet le diagnosticó que era retrasado mental, pero su madre nunca creyó en ese diagnóstico, simplemente su hijo era diferente a los demás, era un chico muy calladito pero para nada era agresivo, e incluso la gente del pueblo decían que qué rarito era y los niños ninguno jugaba con él, tan solo se dedicaban a pegarle y a llamarle imbécil, nombre con el que le bautizaron y así se quedó con ese nombre en el pueblo.
Cuando ya llegaron a Runera y su madre tuvo a su hermano, un día cuando su madre se echó un poco para descansar, cogió la almohada para matar a su hermano pero este le agarró con su manita el dedo y le enterneció hasta tal punto que ya nunca más pensó en eso, sino que le protegía más que a nadie, siempre andaban juntos.
Su primer amor fue una chica del pueblo que se llamaba Verónica pero esta chica era un poquito alocada y cuando llegaron los soldados a la casona de los Casamunt quedó embarazada de uno de los soldados y se fue con ellos, eso a Rosendo le quedó muy clavado y sufrió mucho por ese amor.
Era un hombre fuerte y luchador y lo demostró, sobre todo a su padre que desde que tuvieron que huir por haber pegado a un niño no lo dirigía la palabra, ni siquiera lo miraba a la cara.
Era pasión lo que tenía por su madre, con ella tenía una comunicación increíble, era esa complicidad que siempre se tiene una madre con su hijo, al menos yo la tengo con mi peque.
Sufrió muchos problemas por culpa de los hermanos Casamunt pero también tuvo que sufrir la envidia de su hermano aunque también tuvo alegrías como el casarse con su mujer Ana y tener los tres hijos que para él eran sus joyas y de los que estaba muy orgulloso.
Lo que más le dolió de su hija Anita es que se enamorara de Álvaro, el hijo de su enemigo Fernando Casamunt.
Para concluir, decir que era un hombre hecho y derecho, un hombre de la cabeza a los pies y se ganó el respeto de toda la gente.

Angustias. Madre de Rosendo, era una mujer encantadora y muy buena, en todo momento apoyó a su hijo y le ayudó.
Si no hubiera sido por ella, Rosendo no hubiera sabido leer ni escribir y cuando este cumplió los 15 años le regaló, un libro, un lápiz y un diario para plasmar todas sus vivencias. A Rosendo eso le hizo súper feliz y lo estrenó rápidamente.
De tanto que pasó, se convirtió en una mujer débil pero que ayudó en la escuela cuando se abrió.
Cuando vivían en Martinet, ella se quería ir porque no aguantaba a la gente de ese pueblo porque era mala pero como su marido no quería pues se tuvo que aguantar hasta que pasó la desgracia que pasó.
Siempre se sintió orgullosa de su hijo y cuando logró todo lo que logró más todavía porque ella siempre confió en su querido hijo.

Narcís padre. Este hombre era un poco tosco, a Rosendo le trataba de una forma que el pobre chico no se merecía porque desde bien pequeño trabajó como nadie con él en el campo, un trabajo para ser un niño muy duro.
Era un hombre tan orgulloso que por muy orgulloso que estuviera de su hijo, nunca se lo decía, sin embargo al otro hijo le trataba de otra forma.

Narcís hermano. Este chico desde que tuvo uso de razón le gustaba el ejército y más desde que un chico del ejército le dio una bala, que le sirvió de amuleto y siempre la llevaba con él.
Cuando fue mayor empezó a tener una envidia enfermiza de su hermano, se alistó en las tropas y se fue a luchar, que era lo que él había querido siempre.
Es un personaje que no me cayó muy bien ya que su hermano luchó mucho para que incluso él tuviera una vida buena pero no lo supo apreciar, le podía más la envidia que le tenía a su hermano que todo lo demás. Sinceramente me parece un personaje algo desagradecido.

Ana. Era una chica humilde, pero muy guapa e hija del alfarero, pero con la posición que tenía eso no le impidió casarse con ella a pesar de las malas lenguas que decían que ella estaba liada con Jordi, el hijo del herrero, cosa que era mentira y él no creyó en esas habladurías, todo lo contrarío, le empujó más a casarse con ella porque era el amor de su vida.
Ana adoraba a su marido y estaba tan orgullosa de haberle dado tres hijos y de cómo era su marido, e incluso era envidiada por muchas mujeres de allí que para ellas querían a Rosendo, sobre todo Helena Casamunt.
Ella también llevaba junto a su madre y a Angustias la escuela, era una chica muy buena.

Anita. Era una chica igual que su madre, una chica muy buena y que también cuando creció ayudó en la escuela, lo único que le dolió a su padre es que se enamorara de un Casamunt, una familia que le había hecho mucho daño y no podía evitar odiar también a ese chico porque pensaba que era de la misma índole que su familia pero estaba muy equivocado. Según narra la novela, era un retrato a su madre.

Rosendo y Roberto. Hijos de Rosendo y Ana, eran los dos muy diferentes en cuanto a carácter y tenían sus más y sus menos pero luego se querían y cuando se paraban a hablar siempre llegaban a un acuerdo y nunca llegaba la sangre al río.
Rosendo era más serio, sin embargo Roberto era un liberal y eso a su hermano le reventaba, no lo aguantaba porque todo el trabajo de su padre se lo podía cargar en cuestión de momentos porque fueron ellos quienes se hicieron cargo de la fábrica textil.


Valentín Casamunt. Este hombre era el dueño de todas las tierras y de eso se mantenía, de las rentas que los pobres campesinos le pagaban y de un tanto por cierto de la cosecha, cuando la cosecha se daba bien pues fenomenal pero cuando se daba mal los podía hasta echar de las tierras porque tenía muy claro que otra familia vendría para explotarlas.
Cuando cobraba los 5000 reales de Rosendo, siempre iba a Barcelona a gastarse algo y allí tenía una prostituta, siempre la misma.
La relación con su hijo no era muy buena, siempre estaban discutiendo y Valentín pensaba de él que si estaba viviendo como un rey era gracias a él y le tenía como un parásito, siempre le convenció que gracias a Rosendo Roca ellos estaban saliendo adelante ya que las rentas de las parcelas cada vez iban a menos.

Fernando Casamunt. Este chico a pesar de vivir como un rico, no podía soportar que un vulgar campesino pudiera subir como la espuma y conseguir con un cacho mina todo lo que consiguió y lo que estaba consiguiendo, por eso le hizo la vida imposible a Rosendo y le ponía toda clase de trampas para que no siguiera adelante con todo, pero si él era malo y avaro, la hermana no era menos y detrás de todo estaba ella, le calentaba tanto la cabeza que terminó manejándole como un títere.
Se casó pero enviudó muy pronto y se quedó con su hijo Álvaro.

Helena Casamunt. Era una mujer ambiciosa, se casó con un barón por imposición de su padre pero nunca lo quiso y ni siquiera tuvo hijos con él.
Además de la ambición por el dinero, el odio que tenía por Rosendo Roca era porque no lo había podido conseguir ella ya que estuvo enamorada de él siempre, incluso en el río llegaron a tener algo pero Rosendo no era bobo y se dio cuenta de lo que esa mujer quería de él y cuando él iba a eyacular se retiró rápido de ella y lo hizo fuera, eso la dio mucho coraje porque quería un hijo suyo, que saliera sano y fuerte como él, porque el barón según ella no valía nada de nada.
No solo manejó a su hermano a su antojo y le empujó a hacer muchas cosas malas, sino que también manejó a su sobrino Álvaro haciéndole creer que ella era su tía del alma y que quería lo mejor para él pero lo que a ella le convenía es que se casara con Anita y se metiera en la familia Roca y así se metería también en los negocios de los mismos.

Álvaro Casamunt. Todos pensaban que era igual que su familia, por eso Rosendo no lo quería para su hija. Pero este chico era distinto a los Casamunt, desde bien pequeño su padre le mandó a Salamanca para que se formara, tenía otra educación y otro saber estar y no era nada ambicioso, no tenía nada que ver con esa familia, lo único que llevaba de ellos era el apellido, nada más.
Se enamoró perdidamente de Anita, la quería con locura e incluso sufrieron mucho los dos por ese amor que no veían aceptado por ninguna de las dos partes e incluso fue unas cuantas veces abofeteado por su padre por decirle que estaba enamorado de una Roca, a su padre eso le hervía la sangre.
No quería ver sufrir a Anita y los dos pensaron en separarse y no verse más pero el amor era tan fuerte que eso no pudo ser, se tenían que ver todos los días en un lugar que no los vieran.

Henry Gordon. Este hombre como os comentaba en el argumento era escocés y fue comercial por eso conocía muy bien el asunto de los negocios y de cómo estaba el comercio, fue como un ángel para Rosendo porque llegó en el peor momento, si no hubiera sido por él nunca hubiera podido cumplir con el contrato que firmó con los Casamunt, desde entonces no solo se hicieron amigos sino que llegaron a ser como hermanos, siempre estaban juntos e incluso a los hijos de Rosendo los dio clases de inglés. Como es natural, echaba muchísimo de menos su país e incluso estaba todo el día hablando de él, pero en España también se encontraba muy bien.

Héctor. Cuando Rosendo llegó a Runera fue el primer amigo que tuvo y solo se le ocurrió que el primer día se subieron a un árbol y ahí le dejó a Héctor toda la tarde hasta que se acordó y fue a por él.
El pobre niño seguía en el árbol hasta que Rosendo llegó y le explicó como tenía que bajar y lo hizo él solo, a partir de ahí también se hicieron inseparables y fue al primero que colocó en la mina. Eran inseparables y luchó junto a su amigo Rosendo en todo momento, jamás lo dejó solo.

Pantenus. Aunque no os he hablado de él en el argumento también tiene un papel muy importante en la novela. Este hombre era el abogado de Rosendo, vivía en Barcelona y fue quien le enseñó todos los rincones de Barcelona e incluso la playa, no se lo podía creer porque Rosendo siempre había visto y estaba acostumbrado al río pero el mar le alucinó.
Fue un hombre que también le ayudó muchísimo a Rosendo y sobre todo en los temas legales porque ya era perro viejo y se las sabía todas, era un gran abogado.

Don Roque y la hermana Herminia. Estos dos llegaron cuando Rosendo construyó la iglesia, de la monja poco puedo decir, nada más que se dedicó a la escuela, pero don Roque era más malo que la rabia, y es que con el clero hemos topado, como estaba de parte de la familia Casamunt pues a los feligreses les tiraba pullitas para que todos se pusieran en contra de Rosendo Roca y su familia.
Pero claro, él se inclinaba por los que le untaban bien los hocicos, todos se dieron cuenta de cómo era el señor cura y ya nadie le hacía caso e incluso las misas eran sermones dirigidos por los Casamunt, todo lo que les decía ellos luego iba a la misa con la maldad que le caracterizaba. Incluso mucha gente comentaba que era una vergüenza que un cura hablara así y que siempre fuera a por Rosendo pero la gente no iba a morder la mano de quien les daba de comer y si no fuera por Rosendo, muchos de ellos estarían pasando hambre y no tendrían que darles a sus hijos de comer.
En conclusión, que el cura era bien malo y es otro de los personajes que me caía fatal.

Emilia Sobaler. Esta mujer era ya mayor y era la partera del pueblo que a la vez hacia también de médico hasta que llegó un boticario.
Ella fue la que tuvo que lidiar con la epidemia del cólera, fue la que trajo al mundo al hermano de Rosendo y la verdad es que la mujer sabía mucho y toda la gente acudía a ella fuera la hora que fuera y ella sin mediar palabra acudía rápidamente.
Era una buena mujer.

Bueno, en cuanto a personajes llego hasta aquí, yo creo que ya he puesto muchos pero son los que toman un papel importante en la novela.

Opinión Personal
____________________________________________________________

Bueno, después de daros una buena charla ya solo me queda opinar sobre el libro y me parece que esta vez mi crítica no va a ser muy buena y mira que no me gusta hablar mal de un producto, en estos momentos sobre este libro pero no me va a quedar más remedio.
El libro empieza con mucha fuerza pero según van pasando las páginas se va apagando, llega a ser lento e incluso aburrido, de 770 páginas que tiene le sobra 270 ó 300, es un libro donde se le mete mucha paja y va de bien a mal no, sino a fatal, me he aburrido tanto con él que me a mitad del libro me he quedado con ganas de dejarlo a medias pero como no me gusta dejar las cosas a medias me lo he leído hasta el final pero con muchísimas ganas de terminarlo cuanto antes porque no estaba disfrutando con él, a mí me gustan los libros que van de menos a más y que enganchen pero no me gustan de que vaya de bien a peor y sinceramente no me ha logrado a enganchar, además de todo esto me he llegado en algunos momentos a sentirme con angustia por los sucesos e incluso se me han llegado a caer algunas lágrimas en algunos casos, una que es madre y sinceramente no me gustaría que mi hijo pasara por lo que pasó Rosendo.

En cuanto al final es un final que no me sorprendió para nada porque estaba cantado ya desde casi la mitad del libro.
La novela está ambientada cuando empezó a reinar Fernando VII que al morir este pasó el reinado como todos sabéis a su hija Isabel II y fue cuando los Carlistas y los cristianos empezaron la guerra.
Era época de bandoleros y allí la ley no debería existir ya que cada uno se cogía la ley por su cuenta, el ojo por ojo y diente por diente.
Si mataban a alguien no se molestaban ni a investigar a ver quien lo había hecho para que cumpliera la condena correspondiente. Y después a lo largo de muchos años llegó la revolución industrial.

Es muy desagradable de cómo describe las matanzas que se hacían, dan escalofríos si te lo imaginas según lo vas leyendo.
Es una novela en la que la envidia brilla constantemente e incluso entre hermanos, cosa que no me parece bien ya que siempre se quiere lo mejor para tus seres queridos.
Pero de que me sorprende si es ahora y la envidia sigue vigente en muchas personas pero claro, es el deporte nacional de al menos este país, en otros países no lo sé pero por lo menos en este hay mucha, que no lo entiendo todavía porque cada uno tiene lo que tiene y no hay que darlo más vueltas y no se puede vivir por encima de nuestras posibilidades, hay que vivir conforme con lo que tenemos.

No me gusta la ambición que tenían Fernando y Helena, llegaban hasta puntos que los daba igual que cayeran los que cayeran con tal de que ellos tuvieran poder y pudieran vivir muy bien a costa de la pobre gente que explotaban con sus rentas, es normal que todos los habitantes se acogieran a lo que Rosendo les ofrecía, por lo menos no tenían que pagar rentas y tenían sus casas bien hechas, aunque el trabajo de la mina era muy duro pero iban por turnos, lo que pasa que los pobres cobraban por días que iban a trabajar, si por cualquier cosa no trabajaban, no cobraban.
Pero Rosendo siempre miró por esa gente porque él sabía de dónde venía y sabía muy bien lo que se sufría y que para ser alguien había que luchar mucho pero siempre se tenía su fruto.

Otra cosa que me reventaba de los hermanos Casamunt era que a Rosendo le llamaban campesino como tratándolo con desprecio, como si tuviera la peste, pero las personas que trabajan en los campos es un trabajo tan respetable como otro cualquiera y tienen mucho mérito ya que es un trabajo muy duro, para que luego la tierra no les dé quizás el fruto que ellos quisiera porque contra los fenómenos de la naturaleza nadie puede luchar contra ellos.
Y por qué no, un campesino como Rosendo no puede hacerse rico, a nadie le ha quitado nada, sino que todo fue fruto de su esfuerzo y su trabajo, y lo mejor de todo es que no se le subió el poder a la cabeza y siguió siendo igual de humilde al igual que toda su familia.

Y de todo esto me quedo con una frase que su padre Narcís le dijo cuando robó Rosendo la manzana y le pegó, la frase es la siguiente: Jamás disfrutes de algo que no te hayas ganado con tu esfuerzo.
Una frase que tiene toda la razón y que habría que inculcarla a nuestros hijos y más en los tiempos que corremos.

Bueno, y con esto ya solo me queda recomendarlo y lo siento por el autor porque seguro que es un libro que ha hecho con mucho amor con la idea de que gustase a los lectores pero conmigo no lo ha conseguido, como os he comentado me ha aburrido muchísimo y se me ha hecho muy pesado, yo si tuviera que recomendarlo os diría que si os lo dejan o lo encontráis en la biblioteca, vale, pero yo sinceramente no pagaba ese dinero por este libro, al menos es mi opinión, no me gusta andar con medias tintas.
La conclusión es que me ha decepcionado muchísimo este libro, como siempre digo, quizás a otra persona le atraiga más que a mí, todos los gustos no van a ser iguales.

6 comentarios:

Espe on 13 de diciembre de 2011, 10:30 dijo...

Pues te ha durado bastante poco para el número de páginas que tiene. Lástima que no te haya terminado de convencer...

Tatty on 21 de diciembre de 2011, 18:41 dijo...

Qué pena que no te haya gustado, pues es uno de los que tengo en mi lista de pendientes porque me llamaba mucho la atención...

diariodeunacharra on 8 de enero de 2012, 0:35 dijo...

Pues que pena que no te haya entusiasmado, la trama tiene buena pinta. Un beso.

Kayenna on 8 de enero de 2012, 12:26 dijo...

He visto el libro alguna vez en las librerías y me ha llamado la atención, pero ya había leído alguna crítica que coincidía con la tuya y por eso lo estoy dejando pasar. Ahora ya tengo claro que dado que tengo una lista importante de libros esperando, mejor volcarme en lo seguro.
Un beso.

Anónimo dijo...

¡Caramba! Me sorprende tu opinión personal. Internet anda lleno de valoraciones muy positivas de esta obra. Yo la disfruté muchísimo y me enardeció el espíritu del esfuerzo y el tesón cosa bárbara. La he regalado tanto en tapa dura como en bolsillo a empresarios y gente del mundo del "business" porque me encandila el "back to basics" por el que aboga.
El estilo: perfecto a mi humilde entender (yo busco que me cuenten buenas historias, que me emocionen y me interesen). Para mí es un 9 sobre 10.
Un abrazo y enhorabuena por el blog.
Juan (desde Alicante)

Deborah on 30 de octubre de 2014, 1:00 dijo...

A mi me gustó mucho el libro, tienes que pensar en que época vivían y como estaba dividida la sociedad. Me gusta por que es una época de cambios, y en un pueblito... ni se enteran. Pero muy interesante tu reseña.

Publicar un comentario

 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare