lunes, 10 de octubre de 2011

El Castillo de Otranto - Horace Walpole

Publicado por Bejarana 76 en 15:37
Después de unos meses sin escribir ya que el verano no ha sido bueno a lo que en leer me refiero porque tuve una conjuntivitis agresiva, primero en un ojo y después se me pasó al otro pero que me ha dejado un poquito de secuelas y aunque ya parece que voy aguantando más a leer todavía no acaba de ponerse bien, de todas formas tendré que regularme la vista por si acaso he perdido algo y yo sin leer no puedo estar, así que tampoco entraba mucho por aquí porque es que no aguantaba ni la luz del día y menos aguantaba delante del ordenador, por lo que tengo un montón de lecturas pendientes que me vais a perdonar pero que iré leyendo poco a poco, sino os he leído antes ha sido por este problema y ya sin enrollarme más voy al grano y voy a empezar a hablaros de lo que realmente importa.
Hace tiempo que os hablé de una novela gótica que se llamaba El fantasma de Canterville, pues bien, hoy os voy a hablar de la primera novela gótica que me leí ya hace muchísimo tiempo y que para poderos hablar de ella y porque me apetecía me la he vuelto a leer.
Es una novela muy cortita que tan solo tiene 110 páginas y que perfectamente se puede leer en un día o a lo sumo dos.
Su autor es Horace Walpole que nació en el 1717 y murió en el año 1797. Este hombre fue historiador, coleccionista y parlamentario que a su vez fue hijo también de un primer ministro. Vivió por lo que se sabe en un castillo londinense y escribió varias obras de curiosidad erudita y sobre todo fue el autor que inició la novela gótica.
El libro está dividido en 5 capítulos, la edición que yo tengo es de tapa blanda y el precio no lo sé porque lo tengo hace muchísimos años pero ahora se puede encontrar en varios precios, hay dos de tapa blanda por 8€ y otro por 7.50€ y luego ya si se quiere en tapa dura pues vale unos 13€, eso es lo que suele valer en las librerías de por aquí.
A continuación voy con el argumento que no sé ni por dónde empezar y hasta donde llegar porque con estos libros tan cortitos se me hace muy difícil resumirlos sin que pueda estropearlo de todas formas perdonarme si meto la pata en algo porque estoy algo espesa, no me lio más y empiezo.

Argumento
____________________________________________________________________

Manfredo e Hippolita príncipes de Otranto tenían dos hijos, una hija de 18 años que se llamaba Matilda y después estaba el hijo que se llamaba Conrado que tenía 15 años.
Al contrario que su hermana, Conrado era un niño poco agraciado físicamente, era enfermizo y de disposición poco por no decir nada prometedora y era el hijo preferido del príncipe Manfredo, sin embargo a su hija Matilda no la manifestaba ese cariño que tenía por su hijo.

Manfredo tenía concertado un matrimonio para su hijo Conrado con la hija del marqués de Vicenza, Isabella se llamaba la futura esposa, la cual ya vivía con ellos.
La boda se concertó para el mismo día del cumpleaños de su hijo y se haría en la capilla del castillo.
Llegó el día de la boda, todo estaba preparado pero Conrado desaparece de repente, Manfredo ya nervioso llamó a uno de sus criados para que fuera a llamar al chico, pero la fatalidad de la vida quiso que esa boda no se celebrara ya que cuando el criado llegó hacia Manfredo no se presentó con buenas noticias, llegaba sin aliento y echando espuma por la boca señalando al patio.

Hippolita sin saber que había ocurrido se desmayó y cuando Manfredo llegó al patio se encontró con lo que un padre nunca quisiera encontrarse, vio como su hijo estaba despedazado y casi sepultado bajo un enorme yelmo 100 veces mayor que cualquiera hubiera hecho para un ser humano y ensombrecido por una cantidad de plumas negras.
Manfredo dio órdenes de que el cuerpo de su hijo fuera trasladado al salón aunque estuviera totalmente desfigurado.
Después de lo ocurrido Manfredo se niega a hablar con los demás y ni siquiera pregunta por su esposa y ni tampoco por su hija que las dos también lo estaban pasando muy mal y cuando habló, sus primeras palabras fueron para decir que cuidaran de la señorita Isabella.

De repente aparece un joven campesino desde una aldea próxima y este joven se fijó y vio que el milagroso yelmo era igualito que el que aparecía en la estatua de mármol negro de Alfonso El Bueno, uno de sus antiguos príncipes que se conservaba en la iglesia de San Nicolás.
Entonces Manfredo observó que eran conjeturas desprovistas de sentido y por decir eso el pobre campesino, Manfredo le agarró del cuello y por eso se lo haría pagar con su propia vida, aunque de momento no lo mató, sí que ordenó que lo arrestaran.
El joven no comprendía el por qué y qué había dicho que ofendió tanto a Manfredo y porque los invitados a la boda le retuvieron si no con sus propias manos le hubiera apuñalado sin compasión.

De repente el yelmo desaparece de la estatua de Alfonso y le echó la culpa al joven campesino de haber matado a su hijo ya que lo consideraba un hechicero.
Cómo Manfredo quería un heredero, llegó a la conclusión de que dejaría a su mujer Hippolita, la mandaría a un convento y él se casaría con la joven Isabella ya que era joven y podría darle un hermoso heredero, así que al comunicárselo a la joven esta huyó del castillo por un pasadizo subterráneo que la conducía desde las bóvedas del castillo has la iglesia de San Nicolás.

Hasta aquí os puedo contar ya que revelaría muchísimas cosas que estropearía el libro y no es plan, no me gusta contar más de lo que puedo, así que os dejo que lo descubráis vosotros si os decidís a leerlo.

Personajes
___________________________________________________________

El príncipe Manfredo. Este señor era un hombre frío y calculador, era capaza de hacer cualquier cosa para tener un heredero y no perder el principado, que por otro lado no le correspondía ya que ese puesto le pertenecía a un familiar del príncipe muerto Alfredo y que no os voy a revelar ya que sería mucho ya decir del libro y no quiero. Cuando el príncipe Alfredo murió se apoderó del principado el abuelo de Manfredo, don Ricardo, después pasó a manos de su padre don Manuel y luego ya por último fue Manfredo.

Hippolita. Cómo ya os he comentado anteriormente es la mujer de Manfredo y madre de Matilda y del pobre Conrado.
Era una mujer débil pero adoraba a su marido y a sus hijos, para ella la muerte de Conrado fue un fuerte golpe del que no se podía recuperar pero con el apoyo de su hija y de la doncella de esta tenía un gran apoyo.
Su confesor era el fraile llamado Jerónimo, para cualquier cosa siempre contaba con él o lo consultaba con él.
Era una mujer tan buena y entregada a su marido que al enterarse de lo que quería hacer Manfredo con ella no puso ninguna pega y lo que dijera su marido todo sería órdenes para ella y debía cumplirlas. Ella no tenía ningún hijo preferido, los dos eran iguales ante sus ojos y tanto la dolía uno como el otro, a los dos los había tenido y sentido durante nueve meses en su vientre y los dos habían salido por el mismo sitio, para una madre yo creo que cuando tiene más un hijo no hay diferencias.

Matilda. Era una chica excepcional e igual de buena que su madre. Ella adoraba a su madre y no comprendía por qué su padre la repudiaba, no miraba por ella y le daba igual, pero ella no tenía maldad y todos los desaires que le hacía su padre se los perdonaba porque era su padre y lo quería.
Al contrario que su hermano, era una chica sana y guapa que lo que quería hacer con su vida era meterse en un convento ya que pensaba que su vocación era de servir al señor, nunca pensó en encontrar varón que la quisiera.
Nunca se apartaba de su madre y la cuidaba cada vez que se ponía enferma y siempre estaba con su doncella Bianca.

Conrado. Poco se supo de este chico ya que casi muere al principio de la novela. Lo único que se puede decir de él es que era un chico de 15 años que estaba enfermo y quién sabe, si no hubiera muerto aquel día por el yelmo que le cayó encima, quizás hubiera muerto de su enfermedad, nació con la debilidad de su madre.
Era el hijo preferido de su padre el príncipe, solo tenía ojos para su hijo y no le importaba que estuviera enfermo para hacerle príncipe y concertarle una boda a esa edad con una chica que bien podría ser su hermana ya que la muchacha llevaba viviendo con ellos mucho tiempo.

Teodoro. Este chico es el campesino que apareció de repente sin nadie esperarlo. A pesar de que Manfredo quisiera matarlo fue quien ayudó a Isabella a escapar del dichoso castillo. El chico tenía unos 20 años y todo el servicio estaba convencido y afirmaban de que era un mago y que fue él quien robó el yelmo de la tumba del príncipe Alfonso pero Matilda y su doncella Bianca estaban convencidas de que era un príncipe camuflado de campesino y además es que era un retrato al príncipe Alfonso que había en la galería.
Este chico era una buena persona y nos va a dar muchas sorpresas.

Isabella. Era una chica muy buena y que se iba a casar con Conrado por pena y por imposición, pero no porque estuviera enamorada de él, le consideraba más como a un hermano más que como el hombre con el que se iba a casar y con el que todas las noches tenía que acostarse con él.
Llevaba viviendo con ellos muchísimo tiempo, era una chica guapa y cuando vio que su boda no se iba a celebrar fue un alivio para ella aunque la pobre no se alegraba de la muerte de Conrado, hubiera preferido que se hubiera suspendido por otra cualquier cosa que no porque su futuro esposo fuera matado por un yelmo, pero la pesadilla vino después cuando es llamada a la recámara del príncipe donde la comunica que va a dejar a su mujer para casarse con ella, eso ya sí que no lo podía soportar, casarse con una persona muchísimos años más mayor que ella y que bien a gusto podría ser su padre, tampoco sentía nada por él sino gratitud por los años que la cuidaron como a una hija.
También tenía adoración por Hippolita, no soportaba por todo lo que estaba pasando y lo que ese villano de príncipe estaba preparando para ella, anular su matrimonio, meterla en un convento para casarse con ella, un horror.
Por eso sin pensarlo dos veces huyó del castillo con ayuda de Teodoro que al principio cuando escuchó los pasos pensó que era el ente de su prometido Conrado que andaba vagando por allí, ya que no había sido todavía enterrado.

Jerónimo. Este hombre era el fraile confesor de la princesa Hippólita, sin embargo Manfredo no le tenía mucha simpatía pero sí que le consultaba de vez en cuando algunas cosas.
Este hombre sin saberlo nadie encontró a Isabella en la iglesia de San Nicolás, allí la recogió y no podía creer lo que de la boca de la muchacha salía, no daba crédito a sus oídos lo que ese malvado de Manfredo tenía planeado.
Este es otro personaje de los que nos dará muchas sorpresas.

Bianca. Esta chica era la doncella de Matilda, la servía pero también estaban todo el rato juntas y a quien Matilda le contaba todas las cosas al igual que Bianca a Matilda, eran más que amigas, eran como hermanas.
Era una chica alegre la cual no concebía que Matilda quisiera meterse en un convento para servir al señor cuando veía que era una muchacha joven y hermosa y que algún día podría tener su propia familia como casi toda mujer en aquellos tiempos, ella la paraba un poquito esa idea de la cabeza, lo que sí, al igual que a todo el castillo, la sorprendía mucho que Isabella hubiera desaparecido del castillo sin dar señales de vida, todo un misterio para ellos menos para el príncipe.

Aquí en cuestión de personajes me quedo, hay algunos más pero esos revelarían bastantes cosas del libro por eso no quiero ponerlos, así que me quedo con los que más o menos son los principales entre comillas.

Opinión personal
______________________________________________________________

Bueno, como siempre, llegado a este punto os voy a comentar lo que me ha parecido esta novela y si la recomiendo.
A mí personalmente es una novela que me ha encantado además desde un principio me enganchó hasta que termina.
Me gusta porque son de las novelas que van de menos a más y está llena de sorpresas, sobre todo el final, es un final inesperado, los finales que me gustan a mí, no me lo esperaba por nada del mundo, me esperaba que terminara de otra forma pero he de reconocer que no me dejó indiferente, sino todo lo contario, se me ha quedado clavado en mi mente.

Es una novela que está considerada como la primera novela gótica, fue escrita en 1764 y es un relato que está ambientado en la Edad Media donde en el castillo hay pasadizos secretos y ruidos misteriosos, tanto que hasta veían los criados un gigante en la galería donde estaba el cuadro del príncipe Alfonso y por decir eso uno de los criados fue despedido por Manfredo ya que pensaba que era una persona que no estaba bien de la cabeza, que estaba loco.
Es una historia muy bonita dentro de lo desagradable que era Manfredo pero en el castillo pasa de todo, sobre todo fenómenos sobrenaturales.

En cuanto a los personajes no puedo decir que todos me gusten porque al príncipe le cogí un poco de tirria por lo malo que era, pero sí que me gustó mucho los personajes de Teodoro, Matilda, Hippolita, Isabella, Bianca y de algunos criados porque el papel del fraile tampoco es que me gustara mucho pero bueno puede pasar, siempre que leo novelas de estas, el clero siempre está metido por medio, la verdad es que antes tenían muchísimo poder, un poder que por suerte cada vez lo van teniendo menos.
No sé qué deciros más sobre la novela, ya solo me queda recomendarla y os la recomiendo totalmente, además es cortita no hay nada de rollo como en muchos libros que son muy largos y meten mucha paja, sin embargo en esta no nos vamos a encontrar nada de paja y además es una lectura sencilla sin complicaciones, al menos para mí ha sido así.

¡¡Muchas gracias por vuestras lecturas!!

1 comentarios:

Xiomara Escobar on 23 de febrero de 2016, 2:33 dijo...

Gracias me ayudo muchisimo para mi tarea

Publicar un comentario

 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare