miércoles, 8 de junio de 2011

La gallina Lulú - Annete Swoboda

Publicado por Bejarana 76 en 17:28
Después de estar toda la noche sin dormir porque tengo al peque malito con catarro que me ha llegado esta noche hasta los 40 grados de fiebre me ha dado mucho por pensar y me he acordado de un cuento que trajo del colegio cuando estaba en infantiles y es otro de los libros que no se me han olvidado incluso las ilustraciones las tengo en la retina porque eran muy buenas y que al peque le encantaron y que precisamente esta noche se lo he contado porque aunque mi peque tenga 40 grados de fiebre no os creáis que se queda amodorrado sino todo lo contrarío, parece ser que la fiebre le da aún más fuerza, es un niño digno de admirar porque por muy mal que se encuentre no se queja, ni si quiera si tiene un dolor, le tengo que estar preguntando, y primero me pidió a las 4 de la mañana que jugáramos a la ajedrez pero como vosotros comprenderéis a esas horas después de estar dos días sin pegar ojo pues como que a la ajedrez no me apetecía jugar y entonces me dijo que le contara cuentos, así que me tiré casi toda la noche contando cuentos y uno de ellos fue este. Le gustó mucho volverlo a recordar.
Así que hoy os quiero hablar de La Gallina Lulú, un cuento para primeros lectores cuya autora es Annette Swoboda y la editorial es Zendrera Zariquiey.
El libro tiene 32 páginas es de tapa dura y vale 14€, lo que pasa es que la portada ha cambiado y no es la misma que la que trajo mi peque, la de mi peque es la que tiene Ciao puesta, que por cierto, me he llevado una sorpresa cuando he visto que el producto estaba en el catálogo de Ciao.

Argumento
_________________________________________________________

Lulú es una gallina que su gran sueño es viajar ya que desde que salió del huevo la pobre no había salido nunca del mismo gallinero y el día a día y la monotonía se le hacía más cuesta arriba y aburrida, así que de la noche a la mañana anuncia a sus compañeras de corral que se va de viaje mientras ella preparaba su maleta.
Todas sus compañeras se quedaron algo sorprendidas y cacareando la preguntaron que a donde se iba, pero Lulú no las contestó ya que ni ella misma sabía a dónde iban a dar sus huesos.
Bajó las escaleras del gallinero, abrió la puerta y cruzó todo el patio, pero cuando la granjera la vio, esta gritó al granjero… ¡Mira a esa gallina boba!
Los dos se echaron a reír diciendo que a donde creía que iba y el granjero cerró la puerta que daba a la carretera pero para nuestra gallina Lulú eso no fue un impedimento ya que pudo pasar por debajo de los alambres del cercado y después de saltar el estanque salió al jardín.
Andando se encontró con unas vacas que estaban paciendo en el prado y al igual que la granjera, una de ellas también la llamó boba y junto a sus compañeras se reían de ella y hacían unos comentarios de poco agrado para Lulú, así que ella con más fuerza y ganas agarró su maleta y siguió prado adelante hasta que se encontró en la carretera un tractor de un granjero vecino que estaba vigilando a sus vacas, así que ni corta ni perezosa Lulú se subió al tractor.
Sin saber que Lulú estaba en el tractor, este se puso en marcha y nuestra gallina cacareaba de felicidad, “Me voy de viaje”.

Poco tiempo después llegaron a otra granja donde el tractor se paró y Lulú se bajó de él con su maleta debajo del ala.
Allí en el patio de la nueva granja se encontraban un montón de gallinas por ahí correteando y andando, pero todas sorprendidas al ver al Lulú, cacareando le preguntaron que de donde había salido, con lo cual, Lulú dejando su maleta en el suelo se presentó y les comentó que llegaba de su aburrido gallinero y por lo cual estaba allí de vacaciones.

Todas la miraban con sorpresa porque a ninguna de ellas se les había ocurrido semejante idea, pero todas ellas fueron de lo más educadas y saludaron con amabilidad a su nueva compañera y estaban de lo mas encantadas de tenerla allí.
La dejaron que durmiera en el gallinero junto a ellas e incluso los días que estuvo allí compartieron sus comidas con ella.
Así estuvo un tiempo hasta que un día volvió a hacer su maleta y se despidió de las que habían sido sus compañeras unos días.
El hecho de volver a irse a su sitio de origen fue porque consideraba que ya se le había terminado sus vacaciones y que tenía que volver a su granja con sus compañeras de siempre.

Hasta aquí os voy a describir un poquito el cuento ya que no quiero contaros la vuelta a su granja porque si no os desvelaría todo el cuento y eso no es plan, eso como siempre os lo dejo a vosotros descubrirlos con vuestros peques, ya sean hijos, sobrinos o nietos.

Personajes
________________________________________________________________

La gallina Lulú. Voy a empezar con nuestra protagonista del cuento, es un personaje que me encanta porque es decidida y lucha por cumplir su sueño a pesar de los comentarios tanto de los granjeros y las vacas, e incluso de sus compañeras pero a ella eso todavía la daba más fuerzas para cumplir su sueño, hasta que decidió coger la maleta sin rumbo ninguno, iba a la aventura y la aventura la llevó a una granja donde fue bien recibida por las gallinas que allí residían y fue feliz durante esos días porque había cumplido su sueño.

Los granjeros. Estos ya no me caen tan bien, se ríen de la pobre gallina por el solo hecho de que quiera cumplir un deseo, y ya no solo son las risas sino que también los insultos porque para mí la palabra boba es un insulto, también según se diga pero al menos la granjera iba dicha la palabra con maldad.
Ellos pensaban que iba a llegar enseguida, bueno, es que ni si quiera pensaban que iba a salir de la granja pero se equivocaron por completo, e incluso esos días la echaron de menos.

Las vacas. Otros de los personajes eran dos vacas que como os comentaba antes estaban paciendo en el campo, ahora mismo no me acuerdo si había más, yo creo que sí pero no os lo digo seguro, pero la que empezó llamándola boba fue una negra con manchas blancas y luego había otra de color marrón con la que siguió la risa por el simple hecho de verla con la maleta, pero menos mal que Lulú no hacía caso a lo que podían decir esas dos vacas. Por lo menos ella había tenido agallas de salir de su aburrido gallinero y emprender una aventura que seguramente ellas no se atrevían.

Las gallinas de la otra granja. Aunque sorprendidas por la visita de Lulú fueron unas agradables gallinas. Mientras Lulú estaba tumbada con una sombrilla sin dar golpe, a las demás no les importaba e hicieron todo lo posible para que ella se encontrara a gusto junto a ellas, compartieron todo lo que podían compartir con ella y le hicieron los días agradables pero Lulú aunque se encontraba bien con ellas yo creo que echaba de menos su aburrido gallinero pero ese era su hogar y como en casa de uno no se está en ningún sitio.

Las compañeras de corral de Lulú. Otras que sorprendidas por la ida de repente de Lulú, no comprendían cómo iba a ser tan decidida de irse y lo peor de todo que no sabían a donde se iba, podía pasarla algo, eran buenas compañeras y ya se conocían desde siempre e incluso yo diría que la echaron de menos mientras Lulú estaba por ahí, sin ellas saber dónde y cómo estaría, pero lo que no se imaginaban es que se lo estaba pasando genial.
Sobre estas gallinas no puedo decir mucho más porque ahora mismo no se me viene a la cabeza mucho sobre ellas.

Nuestra opinión
_____________________________________________________________

Bueno, ya para terminar solo me queda dejaros plasmada nuestra opinión, digo nuestra porque mi peque también forma parte de esta opinión ya que es un cuento que le atrae mucho y que por cierto le voy a comprar, no por ahora porque este fin de semana se ha juntado con 4 libros que le ha comprado mi hermano que nos ha venido a visitar y hasta que no desaloje un poco las estanterías de algunos libros míos no me cabe ni un libro más, ni siquiera en su cuarto, eso es lo que ocurre con tener una casa tan pequeña.
Bueno, que me enrollo y voy al lío. El cuento desde luego es divino y a mí en su momento me gustó mucho al igual que a mi peque y anoche volviéndoselo a contar le volvió a gustar igual o quizás más que cuando lo trajo a casa, quizás porque antes era más pequeño y ahora se da más cuenta de muchas cosas que antes no se daba cuenta.

Cuando ya empezamos a analizar el cuento y a los personajes mi peque se da cuenta exactamente en el trato que recibe por parte de los granjeros y de las vacas por el hecho de llamar a la gallina Lulú boba y reírse de ella ya que yo siempre le tengo dicho que no se insulta a nadie y que reírse de la gente está muy mal sea como sea la persona y el defecto que tenga, además él se da cuenta porque por su trastorno muchos niños se han reído y se ríen muchas veces de él y bueno pues eso mi peque lo tiene muy presente e incluso me comenta que por qué hay gente que se ríe de otra si todos somos personas aunque físicamente no seamos iguales.
Y ahí es cuando al niño hay que explicarle bien las cosas de una forma que él lo entienda, muchas veces le comento que no importa de cómo la gente sea por fuera sino que lo que importa es como es por dentro, sé que suena a tópico pero un niño lo entiende así y crece con ello, yo muchas veces le pongo el ejemplo de una casa, hay casas en las cuales las fachadas son muy bonitas pero luego por dentro no valen nada y sin embargo hay otras fachadas que por fuera no están bien y sin embargo por dentro son una verdadera maravilla, pues lo mismo pasa con las personas.
Por eso, en el cuento, mi peque no le gusta los personajes de las vacas ni tampoco los granjeros, sin embargo siente una gran simpatía por las gallinas del nuevo gallinero ya que la trataron como ella se merecía.

Todos tenemos nuestros sueños al igual que nuestra protagonista, algunos pues nos quedamos sin ellos porque no los luchamos lo suficiente como para que se nos cumpla, sin embargo, hay otros que luchan hasta conseguirlos, les cueste lo que les cueste, por eso yo a mi niño le estoy enseñando a luchar aunque sea por poquitas cosas porque también tiene sus sueños aunque sea pequeño y él sabe que para cumplir esos sueños primero hay que ganárselos con esfuerzo y luchar por ellos y que mejor ejemplo que este cuento con la gallina Lulú.
Sinceramente es un cuento que nos gusta muchísimo a los dos y como sabéis siempre sacamos tanto cosas positivas o negativas, eso según.

De este cuento podemos sacar dos conclusiones vitales para los niños que desde pequeños hay que hablar con ellos y explicarles las cosas y una es que no hay que reírse de las personas por nada, ni si quiera porque quieran cumplir sus sueños y otra que hemos sacado de él es que hay sueños que se pueden cumplir si uno se lo propone y se lo trabaja.
Cómo no tengo el cuento en mis manos, no os puedo contar mucho más, tan solo me queda recomendarlo y os lo recomiendo totalmente para los más peques, porque fijo que les va a gustar, pero no solo el cuento, sino también las ilustraciones porque son buenísimas, ver a la gallina Lulú con su maletita, es increíble, que pena que no le saqué al cuento fotos, pero cuando se lo compre ya se las echaré y las pongo, espero no haber sido un coñazo con esta opinión que la he hecho con mucho cariño y con el cansancio de no haber dormido en dos días.
Y ya para terminar, regalar a los peque libros que no hace falta que sea un día especial para regalarles un libro, cualquier día es bueno para comprarles uno.

¡¡Muchas gracias a todos los que entráis en mi blog!!

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare