lunes, 30 de mayo de 2011

Daisy Miller - Henry James

Publicado por Bejarana 76 en 16:57
Después de una noche sin poder pegar ojo por la tormenta que ha habido pues como mi cabeza no deja de estar en movimiento, pues se me ha venido este libro a la cabeza que me leí hace muchísimo tiempo y fijaros que ahora se me viene a la cabeza, me acuerdo de él como si lo hubiera leído ayer mismo.
Es un libro que tengo desde hace por lo menos 18 años o quizás más ya que me acuerdo que me lo compraba mi madre todos los días con el periódico El Mundo, cada día entraba un libro, la colección se llamaba Las novelas del verano, quizás alguno cuando veáis la foto del libro seguro que os suena y es una colección a la cual la tengo mucho cariño sobre todo afectivo.
Daisy Miller está escrito por el autor Henry James, poco sé de él, tan solamente que nació en el año 1843 en Nueva York y en el año 1916 murió en Londres, exactamente un año después de adoptar la ciudadanía británica.
Escribió 112 relatos en lo que entre ellos están El retrato de una dama, Otra vuelta de tuerca y Las bostonianas, pero no solo escribió estos 112 relatos sino que también escribió 22 novelas.
Muchas veces usaba algún elemento literario novedoso y efectivo en los que reflejaba los dos continentes donde vivió.
Es un libro cortito y se puede leer perfectamente en un día, como mucho dos días, según también lo que le dediques al día, pero yo me lo leí en una noche de estas de insomnio.
El mío tiene exactamente 94 páginas dividido si no me equivoco en 4 capítulos, es de tapa blanda y está traducido al castellano, digo esto porque lo he estado buscando por ahí y solamente lo había visto en inglés hasta que llegué a uno que estaba en nuestro idioma y la verdad es que valía muy poco, tan solo valía unos 3€, pero estaba agotado, así que ahora no sé si lo habrá, no creo que esté descatalogado.

Argumento
________________________________________________________

Frederick llega desde Ginebra donde vivía a Vevey para ver a su tía que vivía en un hotel.
Vevey es un pueblo de Suiza donde allí los veranos se llenaba de turistas sobre todo americanos, era un lugar donde el negocio era el turismo por eso había muchos hoteles pero había uno especial que era donde se hospedaba la tía de Frederick y Daisy Miller junto a su hermano de 9 años y su madre, también americanos como la tía de Frederick.
Daisy Miller estaba conociendo Europa ya que su padre quería que lo hiciera ya que él tenía un negocio en Schenectady, era un hombre muy rico, pero su familia lo echaba de menos no solo a él sino donde vivían ya que Daisy se quejaba mucho de que en Europa no había casi vida social que era a lo que ella estaba acostumbrada.
Un día tomando Frederick un café se encontró con Randolph, el hermano de Daisy y estuvo hablando con él hasta que llegó su hermana y se quedó prendado de ella ya que según él era la muchacha más hermosa que había visto.
Estuvieron hablando y luego por la noche se volvieron a encontrar en el jardín del hotel y allí volvieron a hablar hasta quedar para ver el castillo de Chillon, ya que ni su hermano quería ir ni su madre tampoco así que aunque la familia tenía contratado un guía ella decidió ir sola con él, cosa que esa época era como si una mujer al irse sola con un hombre cometiera un delito.
Al castillo se podía ir de varías formas, una de ellas era en carruaje o en barco de vapor y Daisy eligió ir en barco de vapor porque la hacía ilusión y así lo hicieron.
Cuando llegaron allí y Frederick la iba explicando las cosas, la mayoría de ellas poco la importaba, lo único que la importaba era él, pero la cosa cambió cuando Frederick la comenta que tiene que volver al día siguiente a Ginebra y esta se enfada con él y le ruega que se quede hasta que ella y su familia se fueran a Roma, lugar donde iban a pasar el invierno pero tuvo una negativa por parte de él y la prometió que iría a verla a Roma ya que su tía había alquilado también un apartamento allí.
Llega el invierno y Daisy y su familia ya están acomodados en un hotel de Roma y llegó el día en que se encontró con Frederick en una fiesta que organizaba la señora Walker, cosa que no la sentó muy bien de que fuera a ver primero a la señora Walker que la conocía de Ginebra y no fuera a verla a ella.
Daisy estaba muy integrada en Roma y tenía una vida social de lo más movida, siempre estaba rodeada de muchachos italianos ricos pero sobre todo con el que salía mucho era con el señor Giovanelli, cosa que según iba viendo Frederick no le gustaba ya que él pensaba que esa muchacha le estaba esperando a él…
Hasta aquí os puedo contar porque si sigo os destripo la novela y no quisiera ya que es muy cortita y es difícil hablar de una novela tan corta, ahora os hablaré como siempre un poco de los personajes y os daré mi opinión sobre el libro.

Personajes
____________________________________________________________

Daisy Miller--- Voy a empezar hablando de la protagonista. Ella utilizaba ese nombre pero su nombre verdadero era Annie.P.Miller, era una niña americana muy coqueta, la encantaba estar en Europa, sobre todo en tantos hoteles.
En Roma fue muy criticada por el hecho de tener una vida social amplia y la mayoría eran hombres pero ella lo único que hacía era divertirse, nada más, se hacía respetar pero la vida que ella podía llevar en América, en Europa no podía hacer lo mismo porque no estaba muy bien visto por la sociedad.
El hecho de salir tanto con el señor Giovanelli y pasear por el monte Pincio la trajo muchos problemas porque no salía durante el día sino que lo hacía por la noche.
El único miedo que la muchacha tenía era que la pillara la fiebre romana y poder llegar a morir, pero de los chismorreos ni si quiera se daba cuenta porque ella consideraba que no estaba haciendo nada malo, ya que al señor Giovanelli lo consideraba un amigo más.

Frederick --- Yo en el resumen le he puesto el nombre ya que me parecía más fácil para mí ponerlo ya que en la novela siempre es nombrado por su apellido que era Winterbourne, por eso no le he nombrado por el apellido sino por el nombre.
Llevaba muchos años viviendo en Ginebra aunque era americano, tenía 27 años y andaba detrás de una mujer en Ginebra hasta que conoció a Daisy.
Cuando llegó a Roma y oyó todo lo malo que decían de ella, él siempre la disculpaba y decía que tan solo era una muchacha americana coqueta pero que era muy inocente y que no era como todos pensaban que era, siempre la estaba defendiendo, aunque por dentro se muriera de celos al verla con el señor Giovanelli, nunca se lo hizo notar, ni a ella ni a nadie, tan solamente a su tía, la señora Costello.
Era un hombre que nunca tenía enemigos, siempre solía caer bien a la gente.

La madre de Daisy --- Era una mujer muy consentidora con su hija, tenía otra mentalidad y eso la gente lo veía como que ella era otra descarada como la hija, pero la pobre mujer no era así. Esta mujer sufría de dispepsia al igual que su marido Ezra B. Miller y su hijo Randolph, la única que no lo padecía era Daisy.
Si con Daisy era consentidora, con Randolph no hacía carrera de él, siempre estaba protegiendo a sus hijos y era buena madre aunque de cara a la galería no lo pareciera sobre todo por todo lo que dejaba hacer a su hija.

Randolph --- Cómo ya sabéis era el hermano de Daisy, aunque tenían diferencia de edad no se llevaban muy bien pero se hizo muy amigo de Frederick desde el primer día cuando le pidió los terrones de azúcar ya que le privaban. Tenía unos 9 ó 10 años y era de lo más travieso, en ese momento no tenía ningún profesor para que le diera clases, tan solo se valían con Eugenio que tampoco hacía vida de él.
Su madre estaba esperando a que llegara el invierno para que ya asentados en Roma ponerle un profesor particular, Daisy se lo ofreció a Frederick pero este se negó, no quiso.

Eugenio --- Este hombre era el guía que la familia Miller había contratado para estar por Europa. Era un hombre muy serio y no le gustaba que Daisy coqueteara tanto con Frederick.
No aguantaba a Randolph y de hecho no se quería quedar con él nunca, pero era él el que conseguía que por las noches se acostara, de todas formas era un niño que dormía muy pero que muy poquito.
En vez de ser el guía parecía que era el guardaespaldas de Daisy y su familia, de hecho le trataban como si fuera ya uno más de la familia.

La señora Costello --- Esta señora era la abuela de Frederick y padecía de jaqueca, era una señora muy rica, tenía dos hijos en Nueva York y otro lo tenía en Europa.
Frederick tenía la ilusión de presentar a Daisy a su tía pero no la señora Costello no quiso conocerla, aunque eran americanos, la familia Miller no les caía muy bien y les consideraba como ordinarios, que eran de lo más bajo, no los aceptaba y lo que no le cabía en la cabeza es que tuvieran a Eugenio el guía como a uno más de la familia, ya que ella lo consideraría como un criado más.
Cuando llegó a últimos de enero su nieto a Roma, le comentó todo lo que de Daisy se decía ante la sociedad, y si no la caía bien con esos chismorreos menos todavía, pero ella se dio cuenta de que su nieto bebía los vientos por esa chiquilla y él le comunicó todos los sentimientos que tenía hacía ella.

Giovanelli --- Era un chico que tocaba muy bien el piano y también cantaba de maravilla.
Daisy lo consideraba como su amigo pero siempre estaba con él y ante la galería parecían dos chiquillos comprometidos.
Ni la señora Walker ni a Frederick les caía bien, e incluso la señora Walquer llegó a echarla la bronca delante de mucha gente en el monte Pincio y ella era libre y podía hacer lo que la diera la gana y a ella lo que la apetecía era estar con él quizás porque se sentía a gusto con él o bien para darle celos a Frederick, pero el caso es que Giovanelli siempre estaba a su lado, no se separaba de ella, sin darse cuenta de que la perjudicada era ella por el hecho de ser mujer.

La señora Walker --- Esta señora conocía a Frederick porque ella también vivió varios años en Ginebra y allí se hicieron grandes amigos aunque por parte de ella parece que está enamorada de Frederick, ella se portaba como una madre con Daisy y la aconsejaba y se atrevía hasta a reñirla, no la gustaba la actitud que tenía e incluso quiso poner a Frederick en contra de Daisy.
Y sobre esta mujer no tengo que decir más y con ella ya termino con los personajes.

Opinión personal
_______________________________________________________

A mí la novela romántica no es que sea mi género pero sinceramente esta es una de las que me ha sorprendido muchísimo, yo me esperaba algo peor pero que equivocada estaba porque ha pasado todo lo contrarío, que me ha sorprendido para bien.
La novela se publicó en el año 1878 y la verdad es que fue una novela que no pasó muy desapercibida, sino que fue todo lo contrarío.
El hecho de que una chica norteamericana y la moral y las costumbres que entonces había en Europa la novela tuvo mucha repercusión por la calidad literaria que tiene y porque se detectó algunas de las contradicciones sociales y culturales en esos momentos.
Para que un libro deje huella y te llegue, te haga sentir y demás, no hace falta que tenga muchas páginas, este es un libro cortito y te puede dejar muchos sabores de boca, los sentimientos se entremezclan y sobre todo te hace meterte en la piel de la protagonista.
Los protagonistas de la novela me caen geniales, e incluso Daisy me inspira ternura y tristeza por la forma en la que la tratan, y Frederick me encantaba porque la defendía a muerte viera lo que viera pero él siempre creyó que era una chica muy inocente y que se dejaba llevar por cualquiera.
Como todos sabemos, por aquellos años, los americanos estaban más adelantados que nosotros y allí la mujer por mucho que hiciera no lo veían tan mal como en Europa que entonces estaban muy chapados a la antigua y el comportamiento de Daisy para ellos era como el de una mujer de mala vida, sin embargo en Norteamérica ese comportamiento lo veían de lo más normal porque la mujer americana era coqueta por naturaleza.

Por suerte las cosas han cambiado mucho desde entonces y ya no hay esa clase de pensamientos, ahora la mujer es más libre, aunque todavía hay muchas personas que siguen pensando por desgracia igual que antes pero menos mal que los menos y siempre suelen ser mujeres las que tienen esos pensamiento, yo creo que por el hecho de que una mujer tenga amigos no quiere decir que se acuesta con ellos y si lo hace pues mira, eso que se lleva por delante.
En cuanto a los personajes que peor me han caído de la novela han sido la señora Walker y Giovanelli, no sé por qué pero cuando me leí el libro me cayeron pésimos y no lo puedo evitar, una porque se creía una gran señora europea y se ocupaba más de hablar de los demás que de mirarse ella misma y él me caía pésimo porque quizás le veía como muy falso, el caso es que esos dos personajes me han hecho tener sentimientos de rechazo hacía ellos.

En cuanto al final, es un final que no me esperaba para nada, yo pensé que iba a terminar como muchas novelas románticas que he leído pero este sí que no me lo esperaba y está muy bien porque es un final diferente, un final inesperado el cual te deja con la boca abierta.
No sé que contaros más sobre la novela, solamente me queda recomendarla y os la recomiendo totalmente, sobre todo para las personas que les gusta la novela romántica.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare