lunes, 20 de septiembre de 2010

La Cortesana - Sarah Dunant

Publicado por Bejarana 76 en 21:33

Hoy os quiero hablar sobre otra novela histórica, lo tenía apuntado en esa larga lista que tengo de libros para leer que aumenta por momentos y el sábado le tocó a este libro y el martes terminé de leérmelo, que por cierto, se me ha hecho muy cuesta arriba y no sé por qué razón, no se me ha hecho una lectura fácil.
La Cortesana está escrita por Sarah Dunant, una mujer que nació en 1950 en Londres, y en la actualidad vive entre Londres y Florencia. No solo ha escrito novelas sino que también ha trabajado en televisión, ha sido actriz, también ha sido presentadora de radio y ha colaborado en distintos medios escritos y a parte de todo esto ha escrito dos libros de ensayo. Ha escrito otras novelas como Nieve de verano en 1988, Marcas de nacimiento en 1991, Conflicto explosivo en 1993, que con esta novela ganó el premio CWA Macallan Silver Dagger, Bajo mi piel en 1995, Transgressions en 1997, Mapping the Edge en 1999 y Amor y muerte en Florencia en 2003, esta última fue traducida a 20 idiomas y por último y que yo sepa, esta última de la que os voy a hablar, La Cortesana es del 2006.

El libro es de tapa blanda, de edición de bolsillo, contiene 471 páginas y el libro está dividido en tres y partes y consta de 37 capítulos, aparte de esto este comienza con una nota histórica y después del final del libro viene la Nota de la autora, los agradecimientos y la Bibliografía.
En cuanto al precio si os digo la verdad, a mí me salió gratis porque lo pedí mediante una página donde hago encuestas, así que lo vi y no lo dejé escapar.
He mirado por internet y he visto que el mío que está editado por Booket vale 8,95€, pero también los hay de otras editoriales e incluso he visto que también está traducido al catalán pero es mucho más caro.

Argumento
____________________________________________________________

Corre el año 1527 y Roma es saqueada. Fiammetta Bianchini es la cortesana del cardenal y de momento resiste a la situación y está preparando todo para alojar en su casa a unos soldados españoles, a cambio de tener protección ella consistió acostarse con uno de los soldados, pero como preveía que la protección les iba a durar poco envió a Bucino Teodoldi, su criado y persona de confianza a buscar apoyo a su amante el cardenal.
Los soldados fueron servidos por la servidumbre y todo fue bien hasta que el vino hizo estragos y empezaron a pelearse entre ellos hasta el punto de empezar a correr la sangre y dejando varios muertos de los que se encargó Bucino con el resto de la servidumbre a sacarlos fuera de la casa. Acto seguido Bucino sale en busca de ayuda al cardenal como le ordenó su ama y mientras iba andando, por el camino se iba topando con montones de cadáveres, el olor de las calles era insoportable.

De regreso ya a casa después de haber estado con el cardenal, cuando llega a casa se encuentra con la desagradable escena de que habían revuelto toda la casa en busca de fortunas y algunos de los criados estaban muertos y otros habían desaparecido, entonces inmediatamente acudió a la habitación de su ama y la vio en un estado lamentable, un grupo de luteranas la raparon la cabeza y la dejaron una fea cicatriz.
A todo esto Bucino y su ama Fiammetta, para salvar sus vidas decidieron escapar, pero antes todas las joyas que tenían en su poder las salvaron tragándoselas una a una, así en sus estómagos estarían a salvo.
Ya fuera de Roma y fuera de peligro, Fiammetta le comenta a Bucino que por mucho que mejoren las cosas en Roma no volverá por nada en el mundo y deciden viajar hasta Venecia.
Cuando llegan a Venecia Fiammetta va directamente a la casa de su madre, cuando llamó a la puerta esperaba encontrarse con su madre pero a la primera persona con la que se encontró fue con Megarosa, una mujer que sirvió a su madre, cuando Fiammetta preguntó por su madre esta le dijo que había muerto.
En el momento en que muere su madre, Megarosa se hace dueña de la casa y para sobrevivir ganaba dinero alquilando las habitaciones de la casa, cosa que enfureció a Fiammetta, así que cuando Bucino y su ama llegaron a esa casa todo cambió.

Fiammetta, como es normal, se acomodó en la habitación de su madre y durmió en la misma cama en la que ella murió, pero a los pocos días de estar allí, enferma con altas fiebres, la verdad es que la muchacha desde lo de Roma no era la misma, su físico y carácter había cambiado muchísimo y encima enterarse que su madre estaba muerta la marcó muchísimo.
Viéndose tan mal le comenta a Bucino que de niña jugaba con una chica a la que la llamaban La Draga, que seguro ella la podría curar porque era muy buena para esas cosas, así que Bucino preguntó a Megarosa si conocía a La Draga y esta le dijo que sí, entonces Bucino la ordenó que fuera a por ella para que curarse a su ama.
A lo primero sobrevivieron empeñando las joyas que viajaron con ellos en el estómago, de eso se encargaba Bucino, e iba a donde un judío turco que le pagaba bien por ellas.
Pasa el tiempo y por casualidad un día mientras Bucino está en la calle viendo una actuación, la casualidad quiso que se volviera a encontrar con Pietro Aretino, un escritor que también huyó de Roma, a partir de aquí, este hombre formará parte también de sus vidas y tanto él como Bucino y Fiammetta pasarán por varias situaciones, tanto agradables como desagradables.

Personajes
_________________________________________________________________

Los personajes de esta novela son tanto ficticios como reales, según os vaya describiendo a cada uno os iré comentando si eran ficticios o bien eran reales.
Simplemente os pondré unos pocos, solamente los que más vida tienen en la novela, y no me enrollo más y comienzo.

Fiammetta Bianchini. Según nos relata el libro, era una chica guapísima que estaba en la veintena, empezó con su profesión muy jovencita, aprendió de su madre que también ejercía la misma profesión. Cuando la raparon y la marcaron la cara, para ella eso fue morirse porque era muy coqueta y para ser cortesana tenía que estar bien cuidada.
Otro trago duro fue cuando llega a Venecia y se entera de la muerte de su madre, en un momento Bucino pagó a Megarosa para que no la dijera la verdad, que su madre murió de sífilis pero con el tiempo se enteró, ella no era tonta y desde un principio sospechó que había sido esa enfermedad la que se llevó a su madre.
Para ella Megarosa no era santo de su devoción pero la tenía en la cocina, al no tener ningún sitio a donde ir la daba como pena echarla pero lo que tenía muy claro es que no confiaba en ella, sin embargo con La Draga era distinto, con ella llegó a cambiar poco a poco de carácter.
A Bucino le tenía un gran aprecio, eran como algo más que un criado y su ama, sino como si fueran hermanos, llevaban muchos años juntos y eso con el tiempo llega a marcar, aunque también discutían a veces y muchas de ellas por terceras personas y por tonterías.
El personaje de Fiammetta es una invención de la autora, este es uno de los personajes que es ficción.

Bucino Teodoldi. Bucino como os he comentado antes, era como el criado de Fiammetta pero no solo eso, sino también su confidente, la persona que llevaba la contabilidad de la casa y todo lo demás, o sea, que valía para todo.
Siempre le fue fiel a su ama como él la llamaba. Por lo que se relata en el libro, Bucino era enano y muy feo, pero eso muchas veces no era un impedimento para él, cuando su ama tenía invitados muchas veces hacía como de bufón y actuaba, cosa que llegaba a gustar mucho a los invitados.
Cuando él contaba con 4 años su madre murió y fue su padre quien le crió hasta que murió que se hizo cargo su tío, un hombre que no le trataba muy bien y escapó de él hasta que dio con Fiammetta.
Muchas veces recordaba como su madre dormía con él y como le rodeaba con sus brazos dándole protección y todo su amor, eso hacía que muchas veces se pusiera triste mientras estaba en su habitación.
Había gente que se burlaba de él por el hecho de ser enano y feo, pero ya estaba acostumbrado y no le afectaba tanto.
Venecia no le gustó desde un principio porque odiaba el agua y además siempre comentaba que olía mal, que cuántos muertos no habría en el fondo de esa agua.
Es un personaje que era muy impertinente, no sé por qué razón nunca tragó a la Draga e incluso la echó las culpas del robo del rubí más grande que tenían, daba la impresión de que estaba celosa de ella, ya que estaba consiguiendo que su ama riera con ella y estuviera más tiempo con ella que con él.
En cuanto a Megarosa, a otra que tenía enfilada desde esa misma noche que les abrió la puerta, sus insultos eran de lo peor y es que menuda boquita tenía Bucino.
Este personaje al igual que el de Fiammeta, también es ficticio, salido de la cabeza de la autora del libro.

Megarosa. Esta era una mujer mayor, muy gruesa, tanto que no podía moverse casi y con malas ropas y según Bucino, olía muy mal.
No la echaron de casa yo creo que por pena y quizás porque les podría servir para algo, pero no confiaban mucho en ella, tanto Bucino como Fiammetta.
Según cuenta el libro, esta mujer en vez de pedir ayuda para que la madre de Fiammetta se curara, la dejó morir sola en la cama, sin compasión, quizás para poderse quedar ella con la casa y poder vivir tranquilamente del alquiler de las habitaciones de esta.
Era una mujer que también no se quedaba atrás en lo que a lengua viperina se refiere, los insultos a Fiammetta y a Bucino fueron casi inmediatamente desde que los abrió la puerta. De esta también sospecharon a la hora del robo del rubí que los hubiera sacado de algunos apuros. Este personaje no os puedo decir si fue ficticio o no, pero yo creo que sí.

La Draga. Esta chica era muy joven, casi de la misma edad que Fiammetta, todos la conocían por ese nombre pero en realidad se llamaba Elena Crusichi.
Era ciega y encorvada pero por lo que relata el libro era muy guapa. No se sabía muy bien si era una bruja o una maga, el caso es que a Fiammetta, la dio la vida curándola y haciéndola salir de todo lo malo con lo que llegó a Venecia desde Roma.
Sin ninguna razón aparente, Bucino la tenía mucha rabia y cada vez que la veía en casa, veía a los demonios, pero eso a ella la daba igual, estaba protegida por Fiammetta que además la estaba haciendo mucho bien, como os comentaba antes, yo creo que sentía celos de ella y también sentía como algo de miedo porque siendo ciega acertaba todo y podía llegar a cautivar a cualquiera y lo que más le extrañaba a Bucino, es que no cobrara nada por sus servicios por eso sospechó que ella era otra de las sospechosas que podría haber robado el rubí. Es un personaje que nos vamos a llevar muchas sorpresas con ella, quizás la que más juego de a la novela junto a Bucino.
Según la autora, la Draga sí que existió, fue un personaje real.

Pietro Aretino. Este hombre era escritor, el cual huyó también de Roma por lo del saqueo. Este personaje sí que existió, sobre todo por sus Sonetos lujuriosos, también era poeta y dramaturgo e hijo también de cortesana.
Con Fiammetta no tuvo nada porque la madre de esta lo impidió pero sí que quizás después hubo algo.
Cuando Bucino se lo encontró en Venecia les vino Dios a ver porque él los ayudó bastante aunque Fiammetta no le tragaba pero fue él quien les presentó a algunos de sus amigos de la sociedad para que ella pudiera despuntar de nuevo como una cortesana de lujo y no una simple prostituta de la calle como ellos comentaban.

Vittorio Foscari. Este chico era un adolescente de 17 años que contrataba los servicios de Fiammetta cuando esta ya estaba casi por los treinta.
Este chico fue un punto de discordia y discusiones entres Bucino y su ama porque no pagaba ninguno de sus servicios, pero ella llegó a enamorarse de él y no la importaba que no pagara, la daba placer, un placer que quizás con otros hombres no encontraba e incluso se pensaba que estaba de acuerdo con la Draga para que le hiciera un hechizo para enganchar aún más al chico y eso a Bucino le enfurecía y con desprecio siempre le llamaba el mocoso. Personaje ficticio.

Tiziano. Este hombre fue real y era un pintor italiano. En la novela, Tiziano es presentado a Fiammetta porque es muy amigo de Aretino y decidió hacerla un retrato desnuda, pero no solo la pintaba sino que también contrataba los servicios de ella.
Poco más tengo que decir sobre este hombre.

Opinión personal
________________________________________________________

Como os comentaba al principio, es un libro que se me ha hecho cuesta arriba, no entiendo por qué porque me ha gustado, aunque también he de decir que a veces se me hacía algo pesado porque no parecía que avanzara.
En todo momento el libro está narrado por Bucino, hay diálogos pero no muchos, la mayoría es narración.
La autora mediante la narración de Bucino nos cuenta un poquito de cómo vivían las cortesanas en esa época y de cómo sobrevivían.
Fiammetta era de las cortesanas que vivían muy bien porque sus clientes no eran cualquiera, sino hombres con poder como cardenales, la colmaban de joyas y de lujos, por eso en Venecia no quería ser una prostituta más de la calle, sino que quería llevar la misma vida que en Roma.
El único miedo que había entre las cortesanas era la enfermedad de la sífilis que estaba haciendo estrago entre la comunidad de prostitutas y que no tenía cura ninguna.

Hay cosas que me sorprenden cuando me pongo a leer las novelas históricas. Aquí, lo que me ha llamado la atención es que Fiammetta para empezar una nueva vida en Venecia y para que los hombres la primera vez que se acostaran con ella vieran que era virgen, la Draga hacía que eso se pudiera cumplir y hacer una virginidad fingida, así que con un tapón hecho de goma de alumbre, trementina y sangre de cerdo, esto haría que el hombre no se diera cuenta de que no era virgen.
Otra de las cosas que me han llamado la atención es que las mujeres que se casaban, al hacer el acto sexual con sus maridos, ellas siempre tenían que estar debajo, nunca encima ni hacer otras posturas, porque eso era pecado, pero sin embargo no era pecado que los maridos de estas mujeres si querían probar otras posturas se fueran con las prostitutas, eso sí estaba aprobado por la iglesia. A parte de estas cosas hay muchísimas más que me llaman la atención, como por el hecho de que Bucino fuera enano se metieran con él y le vieran como una cosa rara y fea.

Es una novela que hace sentir, los sentimientos se entremezclan, a mí lo que más me ha hecho estremecer es cuando Bucino recuerda a su madre cuando ella dormía con él y le rodeaba entre sus brazos. Y es que aunque la perdió muy pequeñito, como el calor y cariño de una madre no hay nada y se la hecha mucho de menos cuando ya no están con nosotros, nunca se las olvida, en este punto me cogió también un poco de bajada porque el 17 de septiembre hizo 12 años que mi madre murió y por eso esa escena me llegó muy adentro, porque yo la hecho cada vez más de menos, la perdí con 21 años y seguir viviendo sin ella es muy duro y no hay día que no la recuerde.

Para terminar, deciros que es un libro que me ha gustado, no para leérmelo otra vez pero sí que para una primera vez no ha estado mal. Sinceramente tenía muchísimas ganas de leérmelo y me esperaba otra cosa, quizás me hay decepcionado un poquito.
En cuanto al final, me hubiera gustado otro final diferente, no es malo pero me hubiera gustado que hubiera terminado de otra forma. Ya solo me queda deciros que os lo recomiendo.

2 comentarios:

opiniones literatura, cine, y otros on 20 de septiembre de 2010, 22:24 dijo...

te pillé :)

Sex Shop on 28 de junio de 2012, 6:21 dijo...

Muy buenooooo!!!!!!!!!!!!

Publicar un comentario

 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare