martes, 13 de julio de 2010

El tablero del mundo - Nuria Salvador

Publicado por Bejarana 76 en 10:01

El tablero del mundo es una novela que tiene una mezcla entre personajes y hechos reales y ficticios. Su autora es Nuria Salvador, si os digo la verdad, es la primera vez que leo algo de esta autora pero seguro que si tuviera más libros sin duda me los leería porque si son como este me quedaré encantada con ellos, pero de momento publicado solo tiene este que fue el segundo que escribió, el primero que escribió se llama Por los Caminos del Agua pero este no está publicado y por lo que sé tiene escrito o va a escribir un tercero llamado La Piel del Druida.
Esta chica nació en Madrid hace 38 años donde sigue viviendo en la actualidad.
Tiene los estudios de Cine y Televisión, con lo que se especializó en Producción Cinematográfica, pero después empezó con los estudios de Historia.

ARGUMENTO

Inés Aranda es la tercera de siete hermanos siendo la única chica, vive junto a sus padres, hermanos, sirvientes y esclavos.
Vivian en una gran hacienda bautizada con el nombre de La Milagrosa, situada en Santiago de la Vega, Jamaica.
Su madre Agne era inglesa y su padre Alfonso era español, exactamente de Valencia.
Alfonso de Aranda venia de una familia de nobles los cuales quedaron en la ruina y aunque tenía los títulos nobiliarios de Conde de Aranda y marqués de Virrubio, estos títulos no le sirvieron para nada en España y con apenas diecisiete años tuvo que emigrar y sus huesos llegaron hasta Jamaica, pero antes estuvo en Cartagena de Indias donde traficando con los nativos ganó algún dinero y de ahí pasó a traficar con esclavos africanos, cosa de lo que no estaba orgulloso y que si se enteraba su familia le rechazarían porque eso para ellos era una inmoral y no aceptarían nada de lo que él les pudiera enviar a España, pero necesitaba ese dinero, no solo para sobrevivir él, sino que también para enviárselo a su madre y hermanas a España para sacarlas de la situación en la que se encontraban.
Del dinero que le iba quedando lo invirtió en una próspera hacienda azucarera, La Milagrosa.
Pasaron unos años y se convirtió en uno de los productores más importante de Jamaica y ahí fue cuando dejó de traficar con esclavos y empezó a dedicarse al comercio de su propia azúcar.
Entonces en esa época empezó a ir actos sociales y así conoció a Agnes, ella era hija de un comerciante inglés con el que a veces él hacia tratos.
Alfonso vio en ella a una chica educada, la cual era perfecta para que fuera su esposa y así fue, la pidió matrimonio y se casaron.
Inés o Ainy que es como la llamaba su madre, era una niña que desde que nació no la había faltado de nada, era muy feliz en la hacienda y al igual que cada uno de sus hermanos, ella también tenía a su tata. Esta se llamaba Manini y se ocupaba de que a ella no la faltara de nada, estaba a cada momento pendiente de ella.
Pero el 11 de mayo de 1655, todo cambió en la vida de Inés ya que los corsarios ingleses invaden Jamaica, matando a sangre fría a familias enteras, quemando todo lo que encontraban y saqueando todas las casas. Pero todo esto también le pilló a la familia de Inés.
Inés logró escapar porque se la llevó Manini, ella no sabía a dónde la iba a llevar, anduvieron sin parar hasta llegar al río, lo cruzaron y llegaron a un campamento de gente de color que habían sido esclavos. Manini pensó que allí la niña iba a estar bien pero no fue muy bien recibida y recibió palos para que sintiera lo que ellos sienten cuando ellos eran golpeados por sus dueños. Allí no la querían, entonces cuando pasaron unos días, Manini para que no la llegaran a matar dio la orden de que la cruzara otra vez el río y la dejaran cerca de donde vivía y así fue.
Inés ya sola, abandonada a su suerte, sin nadie a su lado, empieza a andar y se encuentra con la hacienda, se puso tan contenta con la esperanza de encontrar con vida a toda su familia pero eso no ocurrió, ya que todos murieron en el ataque de los corsarios, pero no solo murió su familia, sino que también murió la servidumbre y los esclavos.
Cuando Inés ya se sentía sola en la vida, aparece dándola un gran susto, su hermano mayor Íñigo, que junto a ella era el único superviviente del ataque.
Vivía en un sótano que nadie sabía de su existencia y allí vivieron los dos hasta que un día, Íñigo buscando comida para los dos, se encontró un baúl con ropas.
Qué bien les vino ya que eran unas ropas de gente de bien, unas se puso él y a Inés la dio un vestido de los que ella solía usar cuando aún vivía su familia y era una señorita de bien.
El resto de cosas que había en el baúl las vendió Íñigo en la ciudad y con ese dinero se fueron a vivir a un hostal para así poder encontrar él mejor trabajo.
La habitación del hostal no era muy buena, la cama estaba sucia y la humedad inundaba la habitación, también por ahí corrían las ratas y cucarachas.
Pasa el tiempo e Íñigo no encuentra trabajo y el poco dinero que les iba quedando se lo gastaba en bebida y en prostitutas, y cuando llegaba a la habitación, maltrataba a su hermana, hasta tal punto de que Inés le tenía terror.
Aunque estaban en la peor de las miserias, Inés seguía teniendo orgullo como cuando era una niña de bien y trataba a la gente como si ella fuera alguien.
En el patio del hostal se reunían las mujeres para tender la ropa, casi toda ellas prostitutas y cuando ella bajaba no soportaba estar junto a ellas ya que ella era una señorita y no tenía que estar codeándose con esa clase de mujeres, pero ella no se daba cuenta que eran mujeres como ella que tenían que salir adelante y la única forma que podían era vendiendo su cuerpo, pero la mayoría de ellas estaban como locas por dejar esa vida y poder encontrar un hombre que las sacaran de ahí, ser la señora de la casa y tener su propia familia.
Poco a poco fue hablando con ellas y en una de esas se comentó que había una familia inglesa que buscaba sirvientas.
Entonces sin duda, Inés se presentó para el trabajo con el nombre de Ann Peterson, ya que no quería que nadie se enterase de su verdadero nombre, ni de quien era. Pero con la mala suerte de que como no sabía cocinar, ni sabía nada sobre las tareas del hogar no la hicieron caso, pero ella comento que sabía tocar un instrumento y también sabia bordar muy bien, pero también sabía escribir y leer, y así se quedo la cosa.
Cuando ella salió por la puerta Miss Moore, que era la dama de compañía de Lady Dasser, se dio cuenta que esa chica no era como las demás y que era extraño que una criada supiera hacer todas esas cosas y además leer y escribir.
Entonces Lady Dasser mandó a que fueran a por la chica al sitio que ella había dicho.
Cuando el recadero llego al hostal y preguntó por Ann Peterson, le dijeron que allí no vivía nadie con ese nombre, ya que todos la conocían con el nombre de Inés.
Pero un día mientras Inés estaba en el mercado se encontró allí con la señora Galloway, la cocinera de la casa de Lady Dasser y la dijo que la señora la estaba buscando, así que ella volvió a ir a esa casa y la contrataron.
Aunque su hermano la maltrataba, a ella la daba pena dejarle solo pero era su vida la que estaba a salvo si se quedaba con esa familia, además tendría todos los días comida, un buen cobijo y ganaría algún dinerillo, así que sin pensárselo dos veces se quedó allí y la dieron ropa limpia como la que llevaba todo el servicio.
Pasa un tiempo y Lord y Lady Dasser deciden volver a Londres, allí Inés no se llegaba a acostumbrar al clima, ya que para ella era un sitio triste donde el sol lucia poco.
Los señores Dasser vivían muy cerca del Whitehall Palace, la residencia real.
Pasan nueve años e Inés está cada día más contenta en esa casa, además es la segunda en la que confía Lady Dasser después de Miss Moore. En esos nueve años no dejó de pensar en su familia pero procuraba por todos los medios que no se la vinieran los recuerdos del pasado. En ese tiempo también aprendió y aceptó que era una criada y que tenía que guardarse ese orgullo que tenía en un principio.
Pero llega un día en que Miss Moore enferma y no se puede levantar de la cama, llaman al médico de la familia, el doctor Hunt el cual venía acompañado de su ayudante también el doctor James Andry.
El doctor Hunt le comenta a Lady Dasser que a Miss Moore le van a hacer un remedio de choque, donde primero la meterían en un baño de agua caliente y acto seguido en uno de agua fría y viceversa. Entonces para eso tenía que acudir todos los días su ayudante el doctor James para hacerle el tratamiento.
Así fue, todos los días el doctor James acudía para hacerle el tratamiento a Miss Moore y en todo ese tiempo, James se fijó en Inés y empezaron primero a salir y luego surgió el amor.
Pero llegó el momento en que Miss Moore empeora y el puesto de ella lo ocupa Inés y ahora sería la dama de compañía de Lady Dasser.
Entonces la tenía que acompañar a todos los sitios, pero se enteró de que su señora le era infiel a su marido y a ella eso no la entraba en la cabeza, que una mujer de su envergadura tenía que ser fiel a su marido hasta la muerte, pero hablando con la señora Galloway, la cocinera que era para ella como una hija, le comentó el por qué la infidelidad de Lady Dasser y la verdad es que ahí fue cuando cambió su concepto para bien hacia su señora.
Un día, de repente, se le apareció por la calle un chico y la llamó por su nombre, ella se quedó sorprendida de que ese chico la conociera, resulta que el chico en cuestión también era español y sabía mucho sobre ella y su familia.
Miguel, que es así como se llamaba el chico, quería que le ayudara para que escuchara algunas conversaciones en los asuntos de negocios que tenía Lord Dasser que no eran muy limpios.
Primero para probarla le hizo que se quedara con la conversación en una cena que daba Lord Dasser, la chica se quedó con la conversación, la apuntó y a los pocos días le dio ese papel a Migue. Éste vio que podía confiar en ella y fue cuando ya la envió en un asunto serio, nada más y nada menos que escuchar la conversación que tendría su señor con el peor pirata Morgan.
El caso que tanto Miguel como Inés se enamoraron perdidamente, ella nada más tenía a Miguel en su cabeza pero por otro lado estaba James.
James se da cuenta de que Inés lleva unos días raros, como distante y siente que la está perdiendo, entonces es cuando se arma de valor y la pide matrimonio.
¿Se casará Inés con su prometido James? ¿Qué pasará con Miguel? Esto os lo dejo a vosotros que lo descubráis, si decidís leeros el libro.

OPINIÓN PERSONAL

Es un libro que me ha encantado, hace que te metas en el papel de Inés, en las situaciones por las que pasa y según iba leyendo con más intensidad iba viviendo por todo lo que le pasaba a esta chica.
Todo va transcurriendo en tres lugares como en Jamaica, Londres y España, pero donde más se desarrolla la historia es en Londres.
Es una novela donde hay de todo, hay batallas navales, espías, piratas, muchísimo suspense y también muchos secretos los cuales no iremos descubriendo hasta casi terminar el libro.
Es un libro que te tiene mucha intriga y se está en tensión desde que empieza hasta que termina.
En la novela se mezclan hechos y personajes históricos reales como fue el pirata Henry Morgan que si que existió y como las situaciones que se dan de la conquista de Jamaica y el incendio que se desarrolló en Londres en el año 1666 pero también hay situaciones y personajes que son totalmente ficticias.
La autora nos narra el libro perfectamente y nos muestra de cómo era la sociedad inglesa de aquella época, pero no solo nos la muestra, sino que hace que nos traslademos a ella con nuestra mente, como si nosotros estuviéramos dentro del libro y lo estuviéramos viviendo realmente.
Como veis no hace falta deciros que os lo recomiendo totalmente, porque aparte de todo esto también está el romance, la pelea interior de Inés que tiene por dos hombres.

DATOS DEL LIBRO

Nº de páginas: 475
Tapa: El mío es de tapa dura pero por lo que he podido saber también le hay de tapa blanda.
Precio: Tanto el de tapa dura como el de tapa blanda vale 20€.
Editorial: S.L. ROCA EDITORIAL DE LIBROS
ISBN: 9788496791862

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare