domingo, 4 de diciembre de 2016

Juan la Loca. La cautiva en Tordesillas - Manuel Fernández Álvarez

Publicado por Bejarana 76 en 12:13 0 comentarios
Hace apenas tres días que me terminé de leer este libro, por eso, y antes de que se me pase como me pasa con otros tantos, quiero hablaros de él.
Siempre he tenido curiosidad por la historia sobre Juana la Loca, pero sinceramente hasta ahora no ha sido que me ha dado por comprarme un libro que realmente se adaptara a lo que fue su vida desde que nació hasta su muerte, es una mujer que pasó a la historia no por sus logros, sino por esos enfermizos celos hacía su marido Felipe el Hermoso.
Así que después de buscar unos cuantos libros sobre ella en la red, me decidí por este porque las críticas eran muy buenas, pero tiene sus cosas también negativas, las cuales más tarde os las diré, no es un libro que se diga que es perfecto.

Ficha del libro

Autor: Manuel Fernández Álvarez.
Título: Juana la Loca, la cautiva de Tordesillas.
Nº de páginas: 336.
Encuadernación: tapa blanda.
Precio: 9.45€.
Editorial: Austral.
Idioma: español.
Género: Histórica.
ISBN: 978-84-670-3457-8

El autor

Manuel Fernández Álvarez nación en 1921 y murió hace seis años, en el 2010.
Fue miembro de la Real Academia de la Historia, profesor emérito de la Universidad de Salamanca y del Colegio Libre de Eméritos y también reconocido por sus estudios históricos sobre la Edad Moderna.
Dedicó más de sesenta años al estudio sobre el siglo XVI, y fruto de ellos son sus libros Política mundial de Carlos V y Felipe II (Premio Patronato Menéndez Pelayo del CSIC),  su obra magna Carlos V, el césar y el hombre (VI Premio Don Juan de Borbón al libro del año en 2000), el monumental Corpus documental de Carlos V (Salamanca, 1973-1981) y el de los títulos Isabel la Católica; Felipe II y su tiempo; Juana la Loca. La cautiva de Tordesillas; Jovellanos, el patriota; El fraile y la Inquisición; Casadas, monjas, rameras y brujas; Sombras y luces en la España imperial; Cervantes visto por un historiador (Premio Quijote del Año de la Sociedad Cervantina de Esquivias y Premio de Ensayo y Humanidades Villa de Madrid 2006), El duque de hierro y España. Biografía de una nación (2010).
En el año 2001 recibió el Premio Ciencias Sociales de la CEOE, y en el año 2007 vio la luz su Diario de un estudiante en tiempos de la guerra civil.
Fue galardonado con la Medalla de Oro de la Ciudad de Salamanca y con el Premio de Ciencias Sociales de Castilla y León.

Argumento

Desde pequeña, Juana ha sido una mujer que sufrió mucho, primero fue separada de sus padres y fue enviada a Flandes para unirse en matrimonio con Felipe el Hermoso, y después entra ante una gran depresión inducida por los celos y culminada por la muerte de su esposo al que tanto amaba a pesar de todo lo que la había hecho sufrir; pero no todo fue esa depresión, sino que también fue víctima de todos aquellos que ansiaban el poder, ya que a la muerte de su madre iba a ser la reina de la Monarquía más poderosa de su tiempo.
Desde la muerte de Isabel la Católica, Juana fue una sombra, primero por su marido, y después por su padre Fernando el Católico, quien la recluye en el palacio de Tordesillas como si fuera una prisionera, y cuando éste muere, su propio hijo Carlos V mantiene esa situación y no hace nada para remediarlo.

Pero realmente… ¿Juana estaba loca de amor? ¿Fue víctima de una conspiración y recluida injustamente? ¿Sí en vez de Juana hubiera sido Juan, le hubiera ocurrido lo mismo que a ella?

Personajes

Esta vez os voy a hablar de los personajes como siempre lo hago, pero no os los voy a descubrir uno a uno como suelo hacer en mis reseñas, creo que todo el protagonismo tiene que ser para Juana, para mí el personaje principal de este libro, aunque sin los otros, su vida no hubiera sido de aquella manera y ahora mismo quizás estuviéramos hablando de una gran reina, quizás más que su propia madre, pero no la dejaron ni siquiera poder ponerse al frente del mando, algo que por ley la correspondía, así que en vez de ser la reina todopoderosa como lo había sido su madre Isabel la Católica, fue la gran dominada, la cautiva del poder y la prisionera de Tordesillas.
Cómo comentaba anteriormente, entre su marido, su padre y después su hijo, hicieron de ella una reina de papel, un rostro sin voz y una figura hundida en el cautiverio, y eso no duró algunos meses, o algunos pocos años, sino que duró más de medio siglo, ya que la muerte de su madre fue el 26 de noviembre de 1504 y la hubiera convertido en Reina de Castilla, y Juana no murió hasta el 12 de abril de 1555, todos esos años cautiva, en una habitación sin luz, sin ventanas, tan solamente con unas velas encendidas.

Tuvo seis hijos en una época donde la mortandad infantil era terrible, pero no solamente logró que sobrevivieran sus seis hijos, sino que los vio a todos coronados: los hijos varones, Carlos V y Fernando I, ambos fueron emperadores, uno tras otro, y las cuatro hijas, cuatro reinas: Leonor, Reina de Francia; Isabel, Reina de Dinamarca; María, Reina de Hungría, y Catalina, la hija póstuma de Felipe el Hermoso, la niña más amada de Juana, Reina de Portugal.

De pequeña, con quien ella jugaba más era con sus dos hermanas pequeñas, María y Catalina, sin embargo, con Isabel poco jugaron juntas.
Su receptor fue el humanista Alejandro Geraldino, al que debió su gran conocimiento del latín y la formación humanista que alabaron hombres tan destacados en la época como Luis Vives.
También tenía unas grandes condiciones para la danza y para la música, tocaba el clavicordio con cierta gracia.
Lo único que no aprendió en la corte castellana fue el francés, pero porque allí no se enseñaba ese idioma, pero llegó a dominarlo en la etapa de su vida en la que vivió años también de aislamiento en los Países Bajos, cuando se convirtió en condesa de Flandes al casarse con Felipe el Hermoso.

Para su madre Isabel no fue una de sus preferidas, pero como cualquier madre a su hijo, la quería mucho, pero el problema es que nunca llegó a entenderla y a dirigirla, quizás porque también desde muy pequeña, tan solamente tenía 16 años cuando la enviaron a Flandes, y esa lejanía hizo que no la pudiera conocer bien.
Isabel la Católica también era una mujer muy celosa, ya que es sabido que Fernando el Católico la era infiel en cuanto podía, por eso Juana, vivió todo eso en la corte, cuando vivía con sus padre, esos arranques de celos de su madre los vivió muy de cerca, de todas formas, su abuela, Isabel de Portugal también pasó por lo mismo que Juana, pero de distinta manera, ya que fue ella la que tras quedarse viuda se encerró en el Castillo de Arévalo con cuarenta y dos años, pero a Juana la encerraron y siendo muchísimo más joven.
Se dice que es impresionante el paralelismo que había entre la abuela y la nieta, porque ambas fueron reinas que enviudaron muy jóvenes y que arrastraron una larguísima viudez durante casi medio siglo, en una situación de enajenación mental y en lugares apartados del Reino.

En su época en Flandes, Juana ya tenía una conducta cada vez más extraña, se abandonaba al cuidado de su cuerpo, rehuía el trato de la gente, incluso descuidaba sus deberes religiosos, todo esto era algo que empezó a inquietar a los Reyes Católicos, pero por muy preocupantes que eran las noticias que llegaban de allí, los Reyes Católicos estaban asumidos en una gran tristeza porque su primogénica Isabel, murió al dar a luz a su hijo Miguel, del cual los reyes se hicieron cargo, y él iba a ser el futuro rey, pero la muerte se cebó otra vez con ellos y el príncipe también murió a los pocos meses de nacer, una muerte que alegró mucho a Felipe el Hermoso, porque ellos se convertirían en los Príncipes de Asturias.

Felipe el Hermoso era un hombre poco afectivo y muy mujeriego, pero era algo que no escondía, fue el hombre que hizo calmar los fuegos internos de Juana y también quien la destrozó, cuando él murió, Juana tan solamente tenía 26 años, y fue su padre quien la incapacitó “por su falta de seso”, para él seguir al cargo de todo.
Pero la pobre chica, enloquecida por la muerte de su marido, no consiente que se le entierre, y hace transportar su cadáver de pueblo en pueblo, cabalgando por las noches con el frío gélido del invierno de la meseta, alumbrado el cortejo por los hachones de los guardas, mientras lo clérigos entonan sus tristes rezos fúnebres, pero… ¿Esto es leyenda o realidad? Pues es no es ninguna leyenda, es la triste realidad de esta reina que nunca reinó porque no la dejaron, todo esto se conoce muy bien por los relatos de los cortesanos que siguieron a la Reina en aquel desvarío suyo.

Al poco tiempo de morir Felipe el Hermoso, Enrique VII de Inglaterra al enterarse de que estaba viuda, entró en negociaciones para convertirla en su esposa, pero esas negociaciones no se lograron, no era un hombre que precisamente le gustara a Juana, aparte de que era una mujer que le gustaba, también era una mujer joven y que engendraba con suma facilidad niños sanos y robustos, por lo que era una condición muy alabada en las Cortes regias, siempre agobiadas por el problema de la sucesión.
Además, era una chica culta y bella, la más atractiva de los hijos de los Reyes Católicos, la que mejor parecía haber asimilado la educación humanista de la Corte de Isabel, con su facilidad para los idiomas y con su especial inclinación hacia la música, por lo que era un buen partido para cualquier hombre de la Corte regia.

Por lo que pasó Juana, parece ser que venía de familia, ya que María de Hungría, hija de ésta, pasó por un proceso parecido al de su madre, también se quedó viuda muy joven, a los 21 años del rey Luis II de Hungría de quien estaba tan profundamente enamorada.
Había sido nombrada en 1531 por su hermano, Carlos V, Gobernadora de los Países Bajos; pero dos años después cae en una grave depresión, y es incapaz de superar la muerte de su marido, por lo que se ve sometida a una fortísima presión.

Opinión personal

Llegado a este punto, tengo que deciros que es un libro que me ha gustado bastante, también es verdad que me esperaba algo más, pero ya el comienzo me pareció un poco inapropiado el hecho de que nos hable de la brujería de aquella época, de las brujas y demás, quizás habla de ello porque Juana murió entre fantasmas y creyéndose víctima de brujería por las personas que estaban a su cuidado, las tenía por brujas.
Pero de todas formas, es un apartado, como otros tantos que vienen al final, que no me acaban de convencer, hay muchas páginas que sobran en el libro, y que siento que están ahí de relleno, creo que muchas de esas páginas habrían sobrado, al menos es mi parecer y mi impresión.
El libro cuenta con 336 páginas, de las cuales si quitamos la introducción, el prólogo y después al final otras tantas páginas en las que vienen la Bibliografía, la Cronología, un Apéndice documental, un Epílogo a la primera edición en Austral, y el Índice onomástico y de obras, pues la biografía de Juana se queda en nada, por eso os digo que sobran muchas páginas y si a eso le añadimos los dos primero capítulos que nos hablan de la época y de la Re Magia, pues lo que os digo, muchas páginas de relleno.

He de reconocer que aunque conocía más o menos la historia de esta chica, al leer este libro me he dado cuenta que no sabía casi nada sobre ella, la pobre sufrió desde los dieciséis años y después ha sido un sufrimiento constante, primero por la lejanía de las Cortes y de sus padres, a los que necesitaba y por los que lloró mucho en Flandes, después por los ardientes celos que sentía por su marido, era una mujer muy ardiente y su marido no siempre la calmaba ese ardor, pero sí lo hacía con otras mujeres de la Corte sin esconderse y sin problema alguno de que su mujer estuviera al tanto de todo.
A partir de ahí fue todo sufrimiento, la única ilusión fue su hija Catalina que nació después de morir su marido y ya cautiva la tuvo, y vivió con ella hasta que también se fue, otra vez que cayó en depresión.
¿Pero realmente se volvió loca por amor? En mi particular opinión no lo creo, aunque después de muerto su marido no quería ver a ninguna mujer al lado de su féretro ni tampoco a su lado, pero lo único que la pasó fue que entró en una gran depresión de la cual no supieron curarla o no les interesó, y lo mejor fue meterla cautiva, ya que suponía un estorbo, así hasta que murió entre cuatro paredes, con la única luz de las velas, y no solamente eso, sino que el Marqués de Denia fue todo ese tiempo su carcelero y la hizo la vida imposible, no solo a ella, sino también a Catalina, entre él y su mujer que se aprovecharon de la situación, a Juana no la dejaban ni salir a los corredores, algo inhumano, pero Juana, cuando murió su marido y durante todos esos años pensaba bien y hablaba de la misma manera, sin ninguna enajenación mental como su padre quiso hacer ver, podría haber estado al frente del reinado perfectamente.

Aparte de todo lo que os he comentado sobre las páginas que sobran, tengo que decir que es un libro que está muy bien escrito y que el autor estaba muy bien documentado a la hora de escribirlo, porque nos pone fragmentos escritos de puño y letra de todos ellos.
El libro es todo narración, no hay ni un solo diálogo, a veces hay libros que sin diálogos se hacen bastantes pesados, pero a mí este para nada se me ha hecho pesado, todo lo contrario, me hubiera gustado saber más sobre ella, pero también es verdad y como comenta el autor, no es una biografía muy larga la de esta mujer, no hay mucho por lo que escribir de ella, por lo cual es normal que el libro sea tan pequeño.
Es muy fácil de leer y se lee rápidamente, para mí no ha tenido ninguna dificultad y estaba esperando encontrar un ratito para seguir con él.

Así que para terminar con la reseña, tengo que deciros que es un libro que os recomiendo y que a los que os gusta la historia, os va a gustar bastante, aunque realmente, la historia de Juana la Loca, es impactante y triste, muy triste, y no era una loca de amor como nos han querido dar a entender, sino que fue víctima de una conspiración y víctima del poder.

jueves, 1 de diciembre de 2016

El trono maldito - José Luis Corral y Antonio Piñero

Publicado por Bejarana 76 en 11:30 1 comentarios
Tras terminarme de leer este libro me he puesto enseguida a escribir y hablaros sobre él, ya que es ideal para las personas que como a mí les gusta y disfrutan de la novela histórica.
Cuando le vi fue amor a primera vista, ya que el título me atrajo mucho, también la portada aunque es muy sencilla y no tiene mucho, y lo que me convenció a la hora de comprármelo fue su argumento, así que no me lo pensé dos veces y me lo llevé para casa. Así que sin más, os voy a hablar de él.

Ficha

Título: El trono maldito.
Autores: José Luis Corral y Antonio Piñero.
Páginas: 576.
Género: Novela histórica.
Editorial: Booket.
Idioma: español.
Precio: Tapa blanda – 10,40€
             Tapa dura – 20,81€
             Versión Kindle – 9,49€
ISBN: 978-8408150145.

Los autores

José Luis Corral. Nació en Daroca en el año 1957, no solamente es escritor sino que también es arqueólogo y catedrático de Historia Medieval.
Es profesor y es invitado en medio centenar de universidades no solamente españolas, sino que también extranjeras.
Está considerado el maestro de la novela histórica española contemporánea, además de novelas históricas, también ha publicado varias novelas de intriga.

Antonio Piñero. Nació en Chipiona en el año 1941, es catedrático emérito de Filología Griega, está especializado en literatura e historia del cristianismo primitivo.
Es autor de cerca de treinta libros sobre el Nuevo Testamento y el Cristianismo primitivo.
También es autor de un centenar de artículos científicos en revistas nacionales e internacionales y de la novela histórica Herodes el Grande.

Argumento

Corre el año 4 a.C. Herodes I el Grande muere y el trono de Israel queda vacante, en su testamento deja que sea su hijo Arquelao el que ocupe su lugar, pero tiene que tener la ratificación del césar Augusto, en aquel momento el emperador de Roma y gran amigo suyo. A partir de aquí en adelante, dos hijos de Herodes, Arquelao y Antipas, se disputarán el trono agriamente, en medio de esa pelea se encuentra Salomé, la tía de ellos y hermana de Herodes, la que urdirá varios planes y manejará la situación para su beneficio.
En el transcurso de esa lucha por el poder, se desencadena una truculenta historia de pasiones, perfidia, violencia y traición para ganarse al emperador Augusto, qué es el que tiene la última palabra.
En la mitad de todo esto, entra en escena Jesús de Nazaret, al que todos sus seguidores reconocen como el mesías, con sus predicaciones y sus sermones sobre el reino de Dios, revoluciona al pueblo judío, en ellos cuestiona los planes del emperador de Roma y de la casta sacerdotal judía.
Acabar con ese predicador y rebelde se convierte en el objetivo de los sacerdotes judíos y de los romanos.

Personajes

Son muchos los personajes que salen en la novela, las novelas históricas suelen ser así, los personajes son muchos, por eso tan solamente os voy a hablar de algunos pocos, no quiero extenderme demasiado en la reseña.

Salomé. Hermana de Herodes I el Grande, a pesar de su edad era una mujer que conservaba un buen cuerpo y era deseada por muchos hombres, uno de ellos su sobrino Antipas.
Era una mujer muy ambiciosa y el hecho de que su hermano le hubiera dejado el trono a Arquelao no la gustó mucho, para ella hubiera sido ideal Antipas.
Era muy amiga de Livia, la mujer de Augusto, desde siempre habían tenido una buena amistad, Livia la quería mucho y ella lo mismo.
Lo ideal hubiera sido que ella hubiera ocupado el lugar de su hermano, que el trono hubiera sido para ella, pero en aquella época una mujer no podía ser reina, ni podían ocupar cargos de hombres.
Su hermano cuando muere la deja una cuantiosa cantidad de dinero y el gobierno de la región de Gaza, en la zona costera mediterránea del sur de Israel, pero ella ambicionaba a más, no era de las que se conformaba con cualquier cosa.

Arquelao. Hijo de Herodes, era hijo de Maltace, su sexta esposa, y hermano de Antipas.
Era un chico que tenía la simpatía de los comandantes del Ejército, consideraban que tenía la misma fuerza y energía que su padre.
No era uno de los príncipes más conocidos entre el pueblo judío pero no le importaba lo que la gente pensara ya que iban a tener que obedecer al sucesor designado por Herodes.
Tan solamente tenía 20 años, un chico muy apuesto, un amante de las fiestas regadas por el buen vino, donde no faltaban las bailarinas con las que tendrían sexo, era un hombre muy lujurioso.
En su adolescencia había sufrido una y otra vez el desprecio de sus hermanos, los hijos de las otras esposas de su padre, porque su madre era una samaritana, una mujer de la estirpe enemiga de los judíos.

Antipas. Hijo de Herodes y hermano de Arquelao. A su muerte es nombrado procurador y tetrarca de Galilea y Perea.
Era más pequeño que Arquelao, pero tenía la esperanza de que el elegido iba a ser él como sucesor, al escuchar el testamento tuvo que fingir en ese momento y mostrar su rostro más amable cuando miraba a su hermano e inclinar ante él la cabeza acatando la voluntad de su padre, pero en el fondo consideraba que él debería ser el nuevo rey de Israel, y para su tía Salomé también era el ideal ya que a él le hubiera podido manejar a su antojo, como una marioneta y de alguna manera poder mandar ella desde la sombra.
De hecho, muchos pensaban que él sería un rey más tolerante y permisivo que su hermano Arquelao.

Filipo. Otro hijo de Herodes, era el segundo heredero, hijo de su esposa Cleopatra, nacida en Jerusalén. A la muerte de su padre le deja como herencia las regiones de la Gaulanítide, Batanea y Tranconítide, con el título de etnarca.
No era un chico ambicioso, era un chico bueno, a comparación de sus otros hermanos.
Arquelao se llevaba muy bien con él, y sabía que podía contar con su apoyo a la hora de que le concedieran el trono del que según él era merecedor.

Octavio Augusto. En ese momento el emperador de Roma, al que llamaban el amo del mundo, dominaba muy bien su cargo, pero siempre tenía a su lado a su mujer Livia, y en sus decisiones tenía mucho que ver ella, siempre la consultaba cuando tenía alguna duda.
Era muy amigo de Herodes, incluso en su testamento le deja mil talentos de su tesoro, y quinientos a Livia, por su amistad al pueblo Romano, con el que deseaba la paz eterna.

Livia. Como ya os he comentado, era la mujer de Octavio Augusto, y la gran amiga de Salomé.
Siempre estaba al lado de su marido, para él contaba mucho su opinión, y de hecho muchas veces la acataba aunque era él le emperador.
Eran dos personas que a pesar de todos su años juntos que amaban como el primer día.

Herodías. Hija de Aristóbulo uno de los hijos de Herodes el Grande, al que mandó ejecutar junto a otro de sus hijos, por lo que esta mujer era nieta de Herodes.
Era también sobrina y cuñada de Antipas, ya que se casó con un hermano suyo, y tío de Herodías, era ambiciosa, y por el poder era capaz de casarse con un tío, sobrino e incluso se hubiera casado con su propio abuelo.

Hipódamo. Hijo de Eurimedonte; el jefe de la Policía de Judea y de Galilea.
Cómo su padre ya contaba con mucha edad, fue contratado por Arquelao, para hacer el mismo trabajo que su padre, era un hombre fiel y nunca falló a Arquelao y luego a Antipas, que también después le contrató.
Era de origen griego, por eso no entendía las tradiciones ni religión de los judíos, pero se enamoró perdidamente de una chica judía con la que se casó sin el consentimiento del padre de ésta.

Ruth. Hija del sacerdote Jeconías y esposa de Hipódamo. Una chica buena y de origen judío, algo por lo que su padre se oponía a la relación y casamiento con Hipódamo, por lo que tomó la opción que nunca la hubiera gustado tomar, pero su amor era más fuerte que todo, y lo único que deseaba era estar al lado del hombre al que amaba.

Hasta aquí os pongo algunos de sus personajes porque hay muchísimos más, como pueden ser: Poncio Pilato, Ptolomeo, Publio Quintillo Varo, Publio Sulpicio Quirino, Tiberio, y un largo etc., así que por eso lo dejo aquí porque esto se extendería mucho.

Opinión personal

Tras léemelo tengo que decir que ha sido una novela que me ha encantado, no es fácil de leer y es muy dura en muchas de las ocasiones, porque hay muchas de las escenas donde la sangre de cientos de judíos corren por las calles como ríos, y las pareces de las casas se impregnan de ellas, y si a eso le añadimos cuando directamente cortaban la cabeza a alguno de ellos, es todo un horror, porque a partir de la muerte de Herodes se alzaron varios focos de rebelión dentro y fuera de Judea y por todo Israel.
Son unas descripciones demasiado explícitas, con las cuales en algunas de las ocasiones tuve que dejar de leer porque se me ponía muy mal cuerpo.

Herodes fue un hombre que dirigió todo su reino con mano firme y a la vez con destreza y habilidad, era odiado por todos los judíos, por eso, a su muerte no querían que sus hijos subieran al trono, porque serían igual que su padre, preferían estar en manos de los romanos que en la de los hijos de Herodes.
Murió a los 70 años consumido entre grandes calenturas y con el cuerpo lacerado por la comezón, el cuello rígido por los punzantes dolores que tenía, además de tener los pies hinchados y llenos de pústulas supurantes, el vientre hinchado, y el pene y los testículos podridos y recomidos por los gusanos. No se puede decir que tuviera una muerte buena y digna, parece ser que en su agonía pagó todo el daño que hizo en vida.
Pero aun así, en su lecho de muerte tuvo la fuerza suficiente para mandar ejecutar a sus hijos, Alejandro, Aristóbulo y Antípatro, y también a su segunda esposa Mariamme, a la mujer que más amó, pero ella le odiaba, aparte de ella, tuvo a otras 9 mujeres más, y centenares de amantes, por lo que podía tener hijos ilegítimos por todos los lados.
Durante 37 años fue el monarca de Judea, un trono que duró muchísimo años.

El libro se divide en dos partes y en 35 capítulos bastante extensos algunos de ellos.
En la primera parte transcurre todo lo de la muerte de Herodes y todo lo que conlleva su testamento, y en la segunda parte es cuando entra en escena Juan Bautista y Jesús de Nazaret, del cual incluso se pensaba que podía ser un hijo ilegítimo de Herodes por las cosas que de él y de su madre María se escuchaba y se decía.

Conclusión final


Para terminar con la reseña, solamente me queda deciros que es una novela que me ha gustado mucho, en ella nos podemos encontrar no solamente sangre derramada, sino también amor, pasión e intriga, es verdaderamente un libro que merece mucho la pena y que esta vez mi intuición me ha llevado a una buena novela histórica, no puedo deciros nada negativo sobre ella porque para mí no lo tiene, solamente esas escenas violentas y llenas de sangre de la cual os he hablado antes, pero los autores están muy bien informados y eso se nota, además de estar muy bien escrita.

viernes, 11 de noviembre de 2016

Las tumbas - Cliver Cussler y Thomas Perry

Publicado por Bejarana 76 en 9:07 0 comentarios
Hoy quiero hablaros sobre un libro que tras dos semanas con él por fin me lo terminé de leer ayer, menos mal que siempre me suelo leer dos libros al mismo tiempo, porque si me hubiera tenido que leer este solamente hubiera tenido que dejarlo a medias y es algo que no me gusta hacer cuando empiezo un libro.
Os adelanto que es un libro que me ha llegado a aburrir bastante y que no me ha gustado nada.
Una vez más me dejé guiar por su portada ya que me pareció atractiva y también por su sipnosis, pero nada más lejos de la realidad.

Ficha

Título: Las tumbas
Autores: Cliver Cussler y Thomas Perry
Páginas: 412
Precio: 6,95€ y 11€
Encuadernación: Tapa blanda.
Editorial: Debolsillo.
ISBN: 978-663-3579-9

Autores

Cliver Cussler es una persona muy aventurera y es algo que refleja muy bien en sus personajes literarios, ha batido todos los récords en la búsqueda de minas legendarias y ha dirigido expediciones de NUMA, la organización que el mismo fundó para la investigación de la historia marina americana, con ella ha descubierto restos de más de sesenta barcos naufragados de inestimable valor histórico y le ha servido de inspiración para crear dos de sus series más famosas, las protagonizadas por Dirk Pitt y por Kurt Austin. Es coleccionista de coches antiguos, y su colección es una de las más selectas del mundo.
Sus novelas han revitalizado el género de aventuras y cautivan a millones de lectores.

Thomas Perry ha publicado más de veinte títulos en Estados Unidos, donde es considerado un maestro del thriller.
Es coautor de la novela Las tumbas, de la serie Fargo, su primera colaboración con Cliver Cussler.

Argumento

Sam y Remi Fargo es un matrimonio con mucha fama mundial por sus hallazgos arqueológicos, y esta vez tienen que superar uno de los retos más difíciles y peligrosos al que jamás se hayan enfrentado: hallar el tesoro perdido de Atila, rey de los hunos.
El matrimonio participará en la excavación que es altamente secreta y que les llevará a perseguir un tesoro de valor incalculable.
En busca del tesoro de Atila y la tumba de este, viajarán hasta Hungría, Italia, Francia, Rusia y Kazajistán, y descubrirán otras cinco tumbas históricas profanadas.
Durante su aventura se verán envueltos en una trama criminal en la que se encontrarán con peligrosos individuos que no se detendrán ante nada ni nadie para conseguir apropiarse de los tesoros del gran rey de los hunos.

Personajes

Durante toda la novela nos vamos a encontrar con muchos personajes que es imposible recordad a todos, solamente se pueden recordar a los principales y ya es más que suficiente, por eso os voy a dar un repaso rápido sobre ellos y nada más, no quiero que sea una reseña tan larga como estoy acostumbrada a hacer, pero eso es cuando el libro me gusta, pero este no es el caso.

Sam y Remi Fargo. Son el matrimonio que emprende la aventura de hacer la excavación para poder encontrar la tumba de Atila y todo el tesoro que con él estaba enterrado.
Era un matrimonio que se llevaba de maravilla, y se compenetraban muy bien, tanto él como ella, estaban muy enamorados el uno del otro, se apoyaban en todo y siempre estaban unidos.
No tenían hijos y vivían en una gran casa en Estados Unidos, pero no vivían solos, sino con otras personas más que eran sus empleados.

Selma Wondrash. Era la secretaria del matrimonio. Era una enamorada del conocimiento, para ella aprender era vivir.
Había sido una niña prodigio, leía desde los dos años, y siguió leyendo, aprendiendo, estudiando y calculando, y se había convertido en una experta en todo tipo de investigaciones, y se convirtió en una persona imprescindible para el matrimonio, era una gran chica y muy eficiente, llevaba trabajando con ellos bastante tiempo y no solo era una trabajadora para ellos, sino que se había convertido en un miembro más de su familia.

Albrecht Fischer. Era un profesor de arqueología clásica en Heidelberg (Berlín). Fue él quien avisó al matrimonio Fargo, se llevaban muy bien con él y acudieron rápidamente a su llamada.

Tibor Lazar. Era un taxista húngaro con el que se encontraron cuando llegaron allí al principio de las excavaciones, él hablaba muy bien el inglés por eso él les hizo de guía por la ciudad, y a partir de ahí no se separaron ya que fue un chico que se las sabía todas.

Arpad Bako. En casi todas las historias de aventuras siempre hay un malo, y esta vez este hombre era el que seguía al matrimonio Fargo desde cerca.
Se creía que era familia del mismísimo Atila, por lo que estaba convencido de que todo el tesoro de este le pertenecía, hasta la tumba del susodicho, así que durante toda la novela es uno de los personajes que no cesará tampoco en la búsqueda del tesoro en el momento que sabe que se van a hacer esas excavaciones.

Opinión personal

Cómo comentaba al principio, es un libro que no me ha gustado nada de nada, las novelas de aventuras no son mi fuerte, pero sí que me he leído algunas y no me ha pasado como con esta.
Para empezar, el matrimonio Fargo, ambos eran como McGiver, en todo momento y toda ocasión tenían los objetos necesarios para salir del paso y de los peligros que se les pudiera presentar, las cosas tan fáciles en un libro no me gustan nada, será porque la vida no es así de fácil, ni se consiguen las cosas tan fácilmente.
Es un libro que cuenta con 34 capítulos, las páginas no es que sean muchas, porque me he leído libros con muchísimas más, pero me ha llegado a aburrir tanto que se me ha hecho eterno, para durarme dos semanas ya os podéis imaginar.
Pensé que iba a ser un libro interesante, la parte de la historia de Atila es lo único que puede pasar del libro.

El campo de batalla que iban a excavar se encontraba en Hungría y databa del año 450 dC., la zona de Szeged en esa época fue el baluarte de los hunos.
Cuando estos iban a la guerra, desmontaban el campamento y partían todos hacia el territorio del enemigo para combatir.
Lucharon contra los ostrogodos, los visigodos, los romanos, los ávaros, los galos, los alanos, los escitas, los tracios, los armenios y contra muchos otros pueblos más pequeños a los que asimilaron después de la conquista.
En un momento dado también se aliaron con cada uno de esos grupos contra uno o más de los otros.

Quitando la parte histórica, lo demás no me gustó nada, y en cuanto al final, es otro punto negativo, me pareció cansado, agotador y si lo que se quería era acción a mí me transmitió todo lo contrario, vamos, que ni el final me gustó.
Si tuviera que recomendar este libro, personalmente no lo haría.




sábado, 29 de octubre de 2016

La abadesa. María, la Excelenta - Toti Martínez de Lezea

Publicado por Bejarana 76 en 19:11 1 comentarios
Hace tiempo que tenía muchas ganas de leerme este libro, ya que su autora, me encanta como escribe y los libros que he leído de ella ninguno hasta el momento me ha decepcionado, por eso, la semana pasada indagando por Amazon lo vi y no me pude resistir a comprármelo, así que el mismo día que me llegó me puse a leérmelo, ya echaba de menos la novela histórica que es el género que va conmigo y el que más me gusta, lo que pasa que tengo temporadas en las que descanso para dar paso a otros géneros, y así no saturarme solamente de uno, por lo que por eso voy descansando, luego lo cojo con más ganas todavía, que es lo que me ha pasado con esta novela, que en tres días me la he leído, se nota cuando gusta un género y un libro, además la época es la que más me gusta, así que ha sido una lectura con la que he disfrutado mucho.

Ficha

Autor: Toti Martínez de Lezea.
Título: La abadesa. María, la Excelenta.
Páginas: 253.
Editora: Embolsillo.
Encuadernación: Tapa blanda.
Precio: 8.55€
Versión Kindle: 7.59
Idioma: Español.
ISBN: 978- 8415140481

Toti Martínez de Lezea

Nació en Vitoria en 1949, empezó a escribir gracias al impulso por la fascinación que tenía por el Diccionario Mitológico de José Miguel de Barandiarán , eso la llevó a reescribir las leyendas vascas que a ella más le gustaban, sin embargo, las obras de Víctor Hugo y Alejandro Dumas fueron las que la introdujeron en la novela de género histórico.
Hizo sus estudios en Francia, Alemania y Gran Bretaña, donde se formó para dedicarse a la traducción técnica, disciplina a la que se dedicó muchos años.
Junto a su marido creó varios grupos de teatro, y luego más tarde,  empezó a trabajar en la cadena vasca ETB.
Escribió esta novela, que fue su primera, por una apuesta que hizo con un amigo, y gracias a esta novela descubrió el placer de escribir novelas, una actividad que desde entonces no ha abandonado.
No solamente escribe, sino que también da charlas y colabora en varios medios de comunicación.
Tiene muchas novelas en el mercado y poco a poco me las voy leyendo, todavía me quedan bastantes por leerme de ella y que espero hacerlo pronto.

Argumento

María Esperanza, abadesa del monasterio de Nuestra Señora de Gracia de Madrigal, situado en Ávila, nunca pensó que su vida iba a dar un giro al recibir un breve del Papa Julio II, donde se la reconoce como hija ilegítima del rey Fernando el Católico.
A partir de ahí María Esperanza no puede dejar de pensar en quien fue su madre y emprende un camino para encontrarla, se convierte en un objetivo para ella, tenía vagos recuerdos de su madre antes de los siete años, desde entonces no sabía nada de ella ni tampoco recordaba sus orígenes.
Guiada por su intuición y por los recuerdos que le despierta una nana que escucha a una de sus novicias, llega a Bilbao pero durante el viaje va conociendo a varios de sus familiares, como a su hermanastra María, ilegítima también como ella, y a la reina Juana la Loca, que se haya prisionera entre las paredes del monasterio de Tordesillas, y así hasta llegar a su tierra de origen.

¿Encontrará María Esperanza a su madre? ¿Qué será de ella en el momento que llega a Bilbao?

Personajes

Durante la novela nos vamos a encontrar con muchos personajes, no los voy a poner todos porque es imposible y sería una reseña larga, por eso os voy a poner algunos de ellos nada más, no quiero extenderme mucho con este apartado ni con la reseña, aunque luego termine haciéndolo, como siempre me pasa, sobre todo cuando me siento a gusto hablando de un libro, como es este el caso.

María Esperanza. También llamada María “La Mayor”, ya que en el monasterio había otra chica que se llamaba de la misma manera, por lo cual la otra era María “La Menor”.
Llevaba 25 años en el convento, muy pocas monjas sabían su fecha de nacimiento, pero ella sí, gracias a una medalla que llevaba colgada en el cuello de una virgen desconocida, con la fecha de nacimiento y con su nombre.
Tenía 33 años, en la vida fuera del convento, sería ya una mujer madura, pero en la vida religiosa era todavía joven porque la mayoría de las monjas llegaban a edades muy avanzadas gracias a una vida sedentaria y sin sobresaltos, llegaban al refugio del convento donde siempre tendrían un cuenco de sopa que llevarse a la boca.
Llevaba como abadesa cinco años, todo un honor para ser tan joven. Por mucho que hacía memoria y quería recordar, no sabía de dónde provenía, cuáles eran sus raíces y quienes serían sus padres, ya que al convento siempre llegaban chicas y mujeres con un alto rango, ya que muchas de ellas provenían de familias que pertenecían a la alta sociedad.
Era una mujer que tenía que luchar continuamente consigo misma para poder evitar ese genio que tenía, pero con el tiempo lo había aprendido a disimular, muchas veces se guardaba su opinión y otras tantas callaba lo que realmente pensaba.
Para ella el ser monja era algo que se le había impuesto al igual que la disciplina, los rezos y la obediencia, si hubiera podido elegir nunca hubiera sido religiosa, pero no podía hacer otra cosa ya que no tenía familia y no tenía ningún lugar a donde ir.
Conoció a la reina Isabel la Católica, la vio dos veces en su vida, pero su experiencia con ella no fue buena, la reina siempre la rechazaba y la miraba mal, algo que ella no llegaba a comprender, y que con el tiempo lo entendió, no dejaba de ser una hija ilegítima de su marido Fernando el Católico.

María Esperanza “La Menor”. Al igual que la abadesa, esta religiosa se llamaba de la misma manera, pero al ser tres años menor que ella decidieron que sería María “La Menor”.
Entró también al monasterio con la edad de seis o siete años, las dos habían crecido y tomados los hábitos juntas, ambas tenían un cierto parecido físico, algo que las hacía reír de vez en cuando.
Era una mujer muy dulce y estaba muy bien dotada para llevar las cuentas del monasterio, su carácter era todo lo contario al de la abadesa, pero se complementaban muy bien y se llevaban de maravilla.

La hermana Joaquina. Era la hermana portera del convento, era una mujer joven y demasiado gruesa, por eso se enrojecía con facilidad al menor esfuerzo.
Siempre iba corriendo por los pasillos como alma en pena, al principio cuando llegó, las demás monjas se asustaban al verla correr, pensando siempre que algo grave ocurría, aunque pronto se acostumbraron y sus carreras pasaron a ser motivo de risas y comentarios.
Es un personaje con el que me he reído algunas veces, era muy graciosa en algunas ocasiones, sobre todo por su forma de gruñir, le molestaba todo.

Inés. Era una novicia a la que la abadesa la cogió mucho cariño, quiso que fuera ella y Joaquina quienes la acompañaran en su viaje a Bilbao, ya que ella procedía de allí y la sería de gran ayuda.
Se encontraba en el convento porque escapaba de su tío Tristán Díaz de Leguizamón, porque sus padres murieron y este hombre quería que se casara con su hijo para poderse quedar con todas sus tierras, la hacían casar con su primo, a un primo que no quería y repudiaba, por eso entró al convento, huyendo de todos ellos, aunque su vocación no era la religión.
Su padre era Martín de Múgica, había sido un naviero y comerciante principal que amasó una gran fortuna, que pasó a manos de Inés cuando sus padres murieron.
Inés era como la hija que María Esperanza no tuvo nunca y que la hubiera gustado tener, y así la trataba.
Era una chica alegre y nada que ver con las novicias que querían tomar los hábitos, a ella se la notaba que estaba allí porque no quería casarse con su primo, pero nada más, ni ella misma tenía claro de que algún día iba a tomar los hábitos.

Tristán Díaz de Leguizamón. Era un hombre todopoderoso, Pariente Mayor del linaje al que pertenecían los Larrea, su palabra era la ley y la mayoría de sus parciales la acataban sin cuestionarla porque estaban en juego otros intereses mucho más importantes que el simple honor o la defensa del buen nombre.
Era un hombre ambicioso, cuanto más tenía más quería, todo era para él, llegó a ser el paje del rey Fernando el Católico.
Es un personaje que causa rechazo y otros sentimientos por su forma de ser, son de esos personajes con los que nunca se tiene y nunca se tendrá empatía por muchas veces nos leamos el libro.

Doña Elvira. Fue la primera persona que la trató con cariño cuando María Esperanza llegó a Madrigal, la consoló, secó sus lágrimas y estuvo a su lado en todo momento.
En aquellos tiempos no era la Reverenda Madre, era doña Elvira, la abadesa.
Entre María Esperanza y ella había un lazo de unión muy fuerte y muy especial, y ellas dos lo sabían, para doña Elvira, ella fue su discípula predilecta desde el momento en que sus caminos se cruzaron y se vieron por primera vez, la enseñó a leer y a escribir, también la ayudó con el latín.
Era una mujer buena, nunca había pensado hacerse monja, antes de ello estaba prometida con un chico que conocía desde su niñez, le amaba tanto que cuando se enteró de que había muerto cuando se fue a luchar fuera, decidió que no quería ningún pretendiente más y se metió en el convento.

Opinión personal

Cómo os comentaba al principio, he vuelto con la novela histórica y tengo que decir que he disfrutado de ella, aunque a veces lo he pasado mal y otras tantas, las lágrimas querían salir de los ojos, y de hecho en alguna ocasión se han escapado, pero era normal que eso ocurriera.
En ella, y gracias a la protagonista queda retratada la vida en España del siglo XVI, sus viajes nos enseña la realidad de ésta.
Era muy normal que el rey Fernando el Católico fuera dejando hijos ilegítimos allá donde iba, era un chico joven y era considerado el hombre más atractivo de los dos reinos, tanto el de Aragón como el de Castilla.
Era sabido el gusto que sentía por todas las mujeres de cualquier condición, es algo que le daba totalmente igual con tal de satisfacer sus gustos y sus deseos, tenía fama de ser un amante fogoso e incansable, era una fama que adquirió desde muy joven, sus aventuras llenaban las conversaciones de comadres y vecinos, ya que su éxito con las mujeres era considerado como  una muestra de su extraordinaria virilidad, con lo que levantaba envidia y admiración tanto entre los hombres como entre las mujeres.

Al principio del libro viene un mapa, en el cual se encuentra los lugares por los que la protagonista, María Esperanza, pasa y viaja hasta encontrar sus orígenes, sale del monasterio en Madrigal, donde la internaron y donde pasa parte de su vida, después pasa por Tordesillas, Medina del Campo, Valladolid, Burgos, Orduña, Bilbao y Vitoria.
La historia empieza en el verano de 1476 en Bilbao, para dar paso luego a varios años después, y la novela sigue con el Epílogo para terminar luego con la Cronología.
En la novela aparece también la medio hermana de María, Juana la Loca, una mujer encerrada y cautiva en un convento donde la lucidez es tan solamente a días y a ratos, está sumida en una locura profunda por un marido que la fue infiel y el cual no la quiso más que por su poder, una triste historia la de esta mujer.
En ella también nos encontraremos con el personaje de la reina Isabel la Católica, una mujer fuerte, y orgullosa, también muy celosa, algo muy normal sabiendo cómo era su marido, pero tenía una mano ejecutora que no la temblaba a la hora de deshacerse de los hijos ilegítimos y de sus respectivas madres, aunque algunos de los niños fueron criados en palacio como si fueran hijos suyos.

En cuanto al final, tengo que decir que me ha gustado, no me lo esperaba, no es un final premonitorio, sino todo lo contario, a mí me ha sorprendido por varias razones que no las puedo comentar, porque desvelaría mucho, y no es lo que quiero, ya que los lectores que se decidan a leerla que disfruten tanto como yo lo he hecho.
Hay momentos del libro que son bastantes desagradables, pero es normal de aquella época, es algo de lo que estamos acostumbrados los que somos asiduos a las novelas de este género y sobre todo de esta época, la cual me atrae más que ninguna.

Conclusión

Para quienes nos gusta la época medieval y las novelas históricas, esta es una de ellas que os va a gustar muchísimo, sí que es verdad que como a la mitad de la novela, se me hizo un poquito pesada, pero luego remontó perfectamente y volví a disfrutar como al principio, por lo que os la recomiendo totalmente.


miércoles, 19 de octubre de 2016

La semilla de Adán - Elio Delgado Domínguez

Publicado por Bejarana 76 en 9:20 1 comentarios
Quiero hablaros sobre un libro que me he leído hace tan solamente un día, en el momento que me lo he terminado no he podido dejar de hacer la reseña para darle a conocer, a lo mejor muchos de vosotros ya lo conocéis y os lo habéis leído, pero para las personas que no se lo hayan leído aún, tengo que adelantar que es más que recomendable.

Ficha

Autor: Elio Delgado Domínguez.
Título: La semilla de Adán.
Páginas: 404
Género: Erótico
Idioma: Español
Precio formato papel: 11,94 €
Precio formato Kindle: 0,99 €
1ª Edición: 30 de agosto de 2016
Editorial: Createspace Independent Publishing Platform
ISBN: 978-1537415727
ASIN: B01LACH410

Autor

Elio nació un 20 de Marzo de 1978 en Arcos de la Frontera, (Cádiz).
Aunque comenzó Derecho, al final se dedicó al mundo de la publicidad trabajando como creativo y diseñador gráfico en diferentes agencias.
Esta novela, “La semilla de Adán” es la primera que ha escrito, espero que detrás de ella  vayan muchas más, porque escribe muy bien.

Argumento

Nunca el semen de un hombre dio para tanto, y es lo que pasó con el de Adán.
El protagonista de la novela, es obligado a ir a una clínica a donar su semen, a partir de ahí todo se le complica cuando descubren que su semen hace que los espermatozoides reconstruyan las células envejecidas, de tal modo que las convierte en células jóvenes, por lo que su esperma era “La fuente de la juventud”, algo milagroso que nunca los científicos habían visto algo igual, era totalmente inexplicable para la ciencia, un semen que podía rejuvenecer a las personas, pero también tienen sus efectos secundarios, al menos uno, el que se aplicaba su semen, sentía ganas de tener sexo a cada momento.
¿Qué pasará con Adán a partir de ahí? ¿Quién es Adán en realidad?
Las respuestas todas ellas están en el libro, os animo a que lo descubráis.

Personajes

Adán: nuestro protagonista, un hombre guapo, alto, moreno y con los rasgos muy masculinos, un hombre que atraía a todas las mujeres con solo mirarlas con sus ojos verdes y su mirada profunda.
En un principio es un ser muy enigmático y muy reacio a dar el dato de su profesión, a la hora de donar el semen era algo quería tenerlo muy bien escondido, no quería que nadie supiera a lo que se dedicaba, algo que extrañaba, pero que él tenía sus razones, las cuales nos vamos a enterar enseguida, y que yo no quiero descubrir porque eso es parte de la sorpresa de este personaje.
Según le habían contado, era hijo de una meretriz y su madre no sabía quién era su padre, le dejaron abandonado en un convento, y se crio con las hermanas Clarisas y con el Obispo Martín, que fue como un padre después para él.
Él nunca pensó todo lo que se iba a formas alrededor de su semen, se lamentaba una y otra vez de haberlo donado.

Janette: era la recepcionista de la clínica de donación de semen “El Amanecer”.
Era una chica joven, más o menos de unos veinticinco años, morena con una figura estilizada y los ojos al igual que los de Adán eran verdes.
Su pareja y ella, estaban muy unidos, pero lo perdió en un accidente, fue atropellado mientras cruzaba un paso de peatón.
A pesar de su pena por la muerte de su marido, tenía un humor envidiable, cara al público no se le notaba nada, era una chica fuerte, y hacía su trabajo de maravilla, a Adán le cayó muy bien.

José García: un hombre de unos sesenta años, junto a su mujer Natasha, conocieron a Adán en la clínica, ellos estaban allí porque le estaban haciendo un tratamiento a su mujer para tener hijos, el hombre no podía tener hijos.
Era dueño de una empresa que se dedicaba a la industria cárnica, principalmente al cerdo.
La diferencia de edad con su mujer llamaba mucho la atención, pero hoy en día no se tiene por qué, ya que hay muchos matrimonios que se llevan varios años y se llevan muy bien.
Es un personaje que aparece muy poquito en la novela, ya que tan solamente aparece al principio y después un poco más, pero muy poco y después no se sabe nada de él, pero sí de su mujer.

Natasha: era una mujer muy joven, todos le atribuía el estar con José por su dinero.
Era de nacionalidad rusa, al igual que a casi todas las mujeres que se cruzaban con Adán, a ella también le atraía muchísimo, hasta el punto de querer tener sexo con él en la clínica y solamente le conocía a penas una hora.
En un momento pensó que era enamoramiento, pero luego descubrió que eso no era así, solamente era deseo, nada más.
Es un personaje que me sorprende muchísimo, porque aunque su marido no vuelve a salir en toda la novela, ella es uno de los personajes que no deja de salir en toda la novela, y me llegó a gustar bastante.

Ruth: era trabajadora en la clínica de donación, trabajaba en el laboratorio, y fue ella quien al hacer el análisis del semen de Adán descubre todo el poder que tiene sobre las células envejecidas.
Siempre se estaba quejando del sueldo que le pagaban en ese trabajo, era muy buena en lo que hacía, pero no estaba tan reconocida ni valorado por su jefa como debería de estarlo y como se merecía.
Es un personaje con el que me he reído mucho, aunque es algo maleducada en algunas ocasiones, también descarada y muy contestona, pero durante toda la novela nos hará reír.

Eduardo: el compañero de Ruth y el jefe del laboratorio de la clínica. Era un chico joven, y muy bueno en su trabajo, fue el primero de su promoción, por lo que la directora de la clínica lo cogió rápidamente para su compañía.
Tenía un sueldo bueno, pero no aguantaba a la dueña por su despotismo, por eso, esperaba que algún día le saliera otra cosa para irse de la clínica y no volver a aguantar a su jefa, allí tanto Ruth como él se quejaban por algo, desde luego, que era para que se quejaran, y sobre todo de la directora.

Adela: directora de la clínica de donación, era una mujer de unos sesenta años, pero se conservaba muy bien, gracias a la cirugía, la gustaba cuidarse e invertía mucho tiempo y dinero para ello.
Un personaje que a mí no me ha gustado mucho la verdad, era una mujer egoísta, ambiciosa y no era mucho de fiar.
Todos su trabajadores no la soportaban, todos menos Janette, que se llevaba bien con todo el mundo, incluida ella.

Carla: era investigadora privada, una mujer de unos cincuenta años más o menos, pero se cuidaba muy poco, estaba muy abandonada y aparentaba más años.
Era viuda, su marido también era investigador como ella, esta mujer es contratada por José y Natahsa para que investigara a Adela, para que la persiguiera día y noche, que no se perdiera nada de todo lo que hiciera y a ver si la podían coger en algo no legal.
Carla también se sintió atraída por Adán desde primer segundo que lo vio, nunca antes le había pasado desde que había muerto su marido, se había acostumbrado a estar sin sexo y no lo necesitaba, pero con Adán fue diferente desde un principio.

Sara: amiga de Ruth, se conocían desde hace mucho, habían compartido casa cuando estudiaban en la universidad, Ruth estudiaba ingeniería química y Sara periodismo.
Ruth y ella eran muy distintas, la primera era muy lanzada y extrovertida, para ella la vergüenza no existía, sin embargo, Sara era todo lo contrario, era una chica más bien tímida, pero siempre terminaba siguiendo a Ruth en ciertas locuras. Trabajaba de becaria en un periódico.

Obispo Martín: era como un padre para Adán, y él le quería como a un hijo, siempre estuvo a su lado.
Es un personaje con el que desde un principio no empaticé, no sé por qué, pero no me cayó simpático el hombre.

Sor Teresa y Sor Esperanza: eran las dos monjas que siempre estaban en el comedor social con Adán, él acudía allí un día a la semana y se encontraban con ellas.
Eran ya dos mujeres muy mayores, estarían rondando los ochenta años, pero tenían una buena vitalidad.
De las dos, con la que más me he reído ha sido con sor Teresa, es una mujer con muy mal carácter y a la mínima se enfadaba, pero me pareció un personaje muy simpático, sin embargo, sor Esperanza era la cordura y era totalmente diferente a sor Teresa.
Dos personajes perfectos y aunque aparecen en la recta final del libro, a mí me encantaron y me hicieron reír bastante.

Opinión personal

Es un libro que me ha encantado, son de los libros que en el momento que se empiezan a leer no se puede para hasta sus últimas páginas, e incluso cuando se termina da hasta pena de que no siga un poquito más, pero considero que así está bien.
El libro comienza con la introducción y después está dividido en 46 capítulos, y termina con el epílogo y los agradecimientos.
En esos 46 capítulos, no muy largos, vamos a disfrutar de una historia que tiene de todo, tiene momentos de humor, erotismo, intriga y es surrealista en otras ocasiones, pero todo ello mezclado, hace de ella una novela entretenida y divertida, donde no cabe el aburrimiento, todas esas situaciones surrealistas que ocurren en el libro, lo hace mucho más divertido.
Los personajes están todos muy bien definidos, y se llega a empatizar con ellos fácilmente, sobre todo con Adán, Janette y las monjas Teresa y Esperanza, sin embargo con otros no me ocurrió eso, con los únicos que no empaticé fueron con Adela y con el Obispo Martín, han sido los dos personajes que no me han convencido, pero que son muy necesarios en la novela, son imprescindibles.
En cuanto al final, tengo que deciros que es de lo más sorprendente, no me lo esperaba de ninguna manera, hasta que no se llega a él no se tiene ni idea de lo que va a ocurrir, que son los finales que me encantan, que no sean nada previsibles.

Conclusión final

Llegado hasta este punto, tengo que decir que es un libro que recomiendo totalmente y sin ninguna duda, sobre todo si quieres pasar un buen rato, este es uno de los libros que tiene de todo, estoy segura de que no os vais a arrepentir de hacerlo, sino todo lo contrario, os dejará un buen sabor de boca como me lo ha dejado a mí.


 

Amor por la lectura Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare